Doña Bárbara

Santos está enamorado
de Marisela

Santos besa apasionadamente a Marisela

Cuando Santos va a recoger a Antonio y María Nieves en la cárcel; Santos se encuentra a Marisela a las afueras de la cárcel, y ella huye sin decirle nada en un taxi y, por eso, Santos está empecinado en encontrar a Marisela. Cuando Bárbara va a pedirle disculpas a Cecilia por darla una bofetada; Cecilia le responde con otra bofetada y se niega a ayudarla a hacer una fiesta para Antonio, al igual que Melesio, ya que ellos no quieren saber nada de La Doña. Después de acostarse con ella; Antonio le deja muy claro a Lucía que él no quiere comenzar una relación con ella porque ama a Cecilia y quiere reconciliarse con ésta. Y Marisela le pide ayuda a su amigo Morís para ocultarla de Santos, y éste acepta porque cada vez admira más a Marisela, quien ha estudiado rápidamente para superarse así misma y ha cuidado a los niños de un asilo. Por otra parte, Eustaquia le aconseja a Bárbara que cambie su forma de ser y que le confiese a Santos todo lo malo que ha hecho, para que se dé cuenta de que ella está arrepentida, pero Bárbara cree que Santos podría alejarse mucho más de ella. Como Santos no encuentra a Marisela en la casa de Morís; Santos va hasta su antigua casa, que se la vendió a Morís y la convirtió en un asilo de niños y, aunque niegan que Marisela está allí, él está seguro de que allí está su amada y se queda en la puerta esperándola, junto a María Nieves y, hablando con éste, Santos descubre que está enamorado de Marisela. Mientras que, Antonio regresa a El Progreso y va a ver a su padre y a “La Terneras”. Al día siguiente, Santos logra que Marisela salga de su antigua casa y, cuando se encuentran, él besa apasionadamente a Marisela.

Santos descubre que está enamorado de Marisela
Aunque Marisela se siente muy ilusionada porque Santos fue el primero en besarla, Marisela le responde a Santos con una cachetada. Y Santos le confiesa a Marisela que se dio cuenta de que la extrañó y, después, estos se besan apasionadamente, pero Marisela le vuelve a rechazar cuando recuerda que está besando al hombre de su madre. Y poco después, Santos se da cuenta de que es un inmoral porque vive con la madre y está enamorado de la hija. Y más tarde, Santos y María Nieves regresan a El Progreso. Mientras que, La Doña está furiosa porque sospecha que Santos podría estar con Marisela y, cuando Bárbara se toma el atrevimiento de abrir una carta de Santos; ella descubre que un anónimo advierte a Santos de que ella es una asesina. Lejos de allí, Antonio visita a Cecilia para conocer a su hijo y, después de abrazarle, Antonio besa a Cecilia, pero ella le rechaza y se enfrenta a él, porque le encontró besándose con Lucía cuando le visitó a la cárcel con su hijo, mientras que él discute con ella por haberse casado con un moribundo (Lorenzo). Y Cecilia le dice a Antonio que le ama, pero que debe de respetarla para comenzar una relación, aunque Antonio no soporta que Cecilia siga siendo una cobarde y no luche por su amor y, por eso, ellos deciden rehacer sus vidas separado el uno del otro. Creyendo que Cecilia le mandó una carta a Santos para culparla de asesina; Bárbara va a enfrentarse con Cecilia, pero ella niega que le haya escrito anónimamente una cata a su sobrino. Al llegar al pueblo; Santos y Antonio se reencuentran y se cuentan sus penas. Mientras que, Carmelito y Pajarote se alegran mucho al reencontrarse con su amigo María Nieves, al que confiesan que Altagracia tiene un pretendiente en el pueblo (Bartolomé, el sobrino de Mujiquita). Cuando Santos se reencuentra con Bárbara; él rechaza a La Doña y, por esto, ella comienza a interrogarle, y Santos la confiesa que se vio en la capital con Marisela y, poco después, Santos se va a dormir a otro cuarto, lejos de Bárbara. Y en la capital, Morís le aconseja a Marisela que luche por el amor de Santos porque se nota que ellos se aman sinceramente, aunque ella no quiere seguir luchando por un amor imposible. Por la noche, Antonio le confiesa a Lucía que terminó para siempre con Cecilia y que quiere rehacer su vida junto a ella, y Antonio y Lucía se besan apasionadamente.

Santos le confiesa a Cecilia que él ama a Marisela
Bárbara se desnuda enfrente de Santos para seducirle y acostarse con él, pero éste la rechaza, diciéndola que no podrá seguir con ella porque no puede estar con una mujer que ha hecho tanto mal y que le ha engañado. Además, Bárbara sigue haciendo fechorías, esta vez, ella le robó ganado a Don Encarnación, ya que quiere quedarse con la finca de éste y poco a poco le irá echando de allí. Por otra parte, Santos le confiesa a su tía Cecilia que vio a Marisela y que la besó. Además, Cecilia se da cuenta de que Santos y Marisela se aman sinceramente, y Cecilia le aconseja a su sobrino que luche por ella. Y Santos se entusiasma cuando Cecilia le dice que Marisela podría ser la mujer de su vida, y que ella le ama y que intenta ocultarlo como si ahora le odiase y, por eso, Marisela no quiere verle. También, Santos le confiesa a su tía Cecilia que, aunque al principio amó a Bárbara, él ahora siente compasión por ella por todo lo malo que la pasó en el pasado. Por otra parte, Balbino le entrega el diario del gringo Mr. Dánger a un hombre que quiere deshacerse de La Doña y apropiarse del petróleo que hay en las tierras de “La Chusmita”. Mientras que, María Nieves va a visitar a Altagracia para decirla que la ama y la besa apasionadamente, pero ella sigue sin aceptarle y le hace creer que Bartolo es su novio, aunque en realidad ella está enamorada de María Nieves. Por su parte, Santos descubre a Melquíades, quitándole la correspondencia al cartero de Santos, dándose cuenta de que Bárbara ahora quiere revisar su correo. En la capital; Marisela recibe la visita de Cecilia y de su hijo, que le lleva una carta con la última voluntad de su padre (Lorenzo).

Santos rompe con Bárbara
Santos recibe un anónimo con el diario de Mr. Dánger, dándose cuenta de que ella es una ladrona y una asesina, ya que descubre que ella estuvo robando las reses de su hacienda “Altamira” y que mató a Orestes y a su padre Apolinar para robarles sus tierras, pero ella niega todo eso y le jura a Santos que todo eso es mentira, pero él ya no la cree. Y La Doña va a exigirle a Mujiquita que investigue sobre la muerte de Nicolás Meléndez. Después de la rabia que siente al enterarse que Cecilia se fue con su hijo a la capital sin avisarle; Antonio le pide matrimonio a Lucía, y ésta acepta encantada, sin saber que él lo hace por despecho. En la capital; Marisela les confiesa a Cecilia y a Morís que Meléndez quería hacerla daño a ella y a Bárbara, como una vez violó a Bárbara, y por defender a su madre de éste; ella (Marisela) tiró a Meléndez contra un objeto punzante y él murió, contándoles que ella no aceptó la hacienda “La Barquereña” (“El Miedo”) porque Bárbara la obligó, ya que la amenazó con delatarla ante la policía, culpándola del asesinado del Coronel Meléndez. Tras los anónimos que está recibiendo Santos; Bárbara sospecha que El Sapo (el único violador que queda vivo de Bárbara) quiere destruirla y, así es, además, El Sapo quiere comprarle “El Chaparral” a Don Encarnación, al enterarse de que ella quiere apropiarse de esas tierras robándole ganando y dejando en la ruina a Encarnación. Al leer la carta de su padre; Marisela decide hacer caso a su padre y luchar por recuperar la hacienda “La Barquereña” (que ahora se llama “El Miedo”). Mientras que, Santos decidió romper su relación con Bárbara, dejándola muy claro que jamás volverá con ella. Y aunque Bárbara quiere quedarse en “Altamira”, esperando a Santos, que se fue al hotel del pueblo hasta que ella se vaya; Eustaquia convenció a Bárbara para que regresarán a “El Miedo”. Al día siguiente, Marisela le dice a su tía Cecilia que regresa con ella a El Arauca para recuperar lo que es suyo.

Marisela regresa al Arauca
Finalmente, Antonio se casa por lo civil con Lucía (la hija de Don Encarnación) en la alcaldía del pueblo. Mientras que, Bárbara planea vengarse de Santos, haciendo que él la odie y que después la ruegue para no perdonarle. Después de casarse con la hija de Don Encarnación, Antonio tomó las riendas de la hacienda de su suegro y recibió jugosas propuestas de dinero para vender “El Chaparral”, de parte de Bárbara y del secuaz de El Sapo, pero él se negó. Y por eso, Bárbara quiere ver en la ruina a la familia de Don Encarnación y les manda a sus peones que envenenen el agua del ganado de esa finca. Cuando Antonio y Lucía iban a pedirle una fecha al padre Pernia para casarse ante Dios; Antonio se encuentra con Cecilia y su hijo, que se pone celosa al enterarse de que Antonio se casó con Lucía en un matrimonio civil. Por otra parte, Marisela regresa a El Progreso, y Santos se alegra de ver a “su Sol” cuando ésta estaba visitando la tumba de su padre.

Santos quiere ayudar a Marisela a recuperar “La Barquereña”
Cuando el secuaz de El Sapo le ofrece mucho dinero a La Doña por su hacienda; Bárbara se niega y le advierte que no se meta ni con ella ni con sus negocios, advirtiéndole que El Sapo es el “único” que queda vivo, ya que ella sospecha que ese hombre es uno de los secuaces de El Sapo. Y después, el aliado de El Sapo visita a Santos para proponer comprarle su hacienda porque El Sapo quiere adueñarse de todo el pueblo de El Progreso, pero Santos se niega rotundamente. Cuando se encuentra con Marisela; Santos le promete que la ayudará a recuperar “La Barquereña” porque es la última voluntad de Lorenzo. Y como está entusiasmado con su llegada, Santos le pide a Marisela que se quede viviendo con él en “Altamira”, pero ella no acepta y le dice que quiere estar alejada de él. Mientras que, Cecilia sufre mucho y llora desconsolada al enterarse de que su amado Antonio se casó con Lucía. Cuando descubre que Marisela regresó al Arauca; Doña Bárbara se pone furiosa y teme que su hija le arrebate a su amado Santos, por eso, ella va a buscar a su hija a “Altamira”, aunque no la encuentra y Santos la deja muy claro que él no volverá con ella por todo lo malo que hizo. Como Marisela no quiere aceptar la ayuda de Santos como abogado para conseguir “La Barquereña”; a Melesio y a Santos se les ocurre la idea de pedirle ayuda a Andrés (el amigo de Gonzalo y esposo de Josefina), el poeta que estudió la carrera de abogado y, aunque nunca ejerció de abogado, él acepta la propuesta porque Santos le dice que le ayudará con el caso. Por la noche, Marisela se atreve a ir hasta la casa de su madre, donde la dice que regresó para apropiarse de “La Barquereña” (hacienda que La Doña se adueñó y que la puso el nombre de “El Miedo”).

Marisela le declara la guerra a Bárbara
Marisela le dice a Bárbara que no teme que la denuncie a la policía por haber matado a Meléndez, confesándola que va a luchar por quitarla “La Barquereña”. Además, Marisela le deja muy claro a Bárbara que ella no quiere nada con Santos y que regresó para recuperar la hacienda de su padre. En el cumpleaños la amargada Genoveva (una de “las terneras”); Marisela las convence para celebrarlo en el bosque. Y allí, aunque siempre han discutido; Genoveva y Pajarote coquetean. Además, Marisela comienza a escalar un árbol, y ella se cae y es recatada por los brazos de Santos y, al verles tan juntos, Bárbara se pone muy celosa.

Bárbara intenta poner en contra a Marisela de Santos
Bárbara se pone furiosa al ver tan unido a Santos y Marisela y, por eso, La Doña comienza a insultarles. Y cuando se quedan solas; Bárbara le dice que Santos la va a utilizar diciéndola cosas bonitas para enamorarla y aprovecharse de su ingenuidad de su juventud, pero Marisela no la cree, además, La Doña la intenta hacer creer que Santos también la quiere manipularla para apropiarse de “El Miedo” (“El Chaparrral”). Mientras que, Genoveva y Pajarote se besan apasionadamente, ya que ellos se atraen, a pesar de estar discutiendo continuamente y, a pesar de que ella le dice que es un “bruto”, mientras él la dice que es una “sangrona”; ambos se dan cuenta de que se aman y, cuando Pajarote se le declara, ella se duerme en sus brazos por tomar alcohol y emborracharse, por lo que él se vuelve a enfadar y la abandona en medio del bosque y, al despertar, Genoveva cree haber vivido un sueño también se enfurece con él. Más tarde, Antonio se da cuenta de que el ganado de “El Chaparral” (la hacienda de Don Encarnación) se está muriendo, dándose cuenta de que alguien envenenaría el agua del que beben las vacas y, por eso, ellos le piden a Mujiquita que comience a investigar quien pudo haber envenenado el agua de los animales; además, Santos le aconseja que lleve sus reses a su hacienda (“Altamira”) para que no sigan corriendo peligro. Y Mujiquita descubre que el agua fue envenenada para matar a las reses de Don Encarnación y, al descubrir que Juan Primito compró bastante de ese veneno, todas las culpas recaen sobre él, aunque Juan Primito lo compró por encargo de los peones de La Doña (los hermanos Mondragón y Balbino) y, por eso, arrestan y meten en la cárcel al pobre Juan Primito. Y aunque creen que fue La Doña quien envenenó a ese ganado; Bárbara denuncia que hayan envenenado también a sus reses y que a ella también la están ofreciendo mucho dinero por su hacienda. Poco después, Cecilia y Lucía conversan sobre Antonio porque Lucía está angustiada porque cree que Antonio sigue enamorada de ella (Cecilia), pero Cecilia la dice a Lucía que no tiene por que temer, ya que ella no volverá con Antonio; aunque Lucía se da cuenta de que Antonio y Cecilia siguen enamorados. Mientras tanto; Bárbara tiene una discusión con su viejita Eustaquia, cuando la reprocha que siga haciendo daño, sobre todo a su hija, además, Eustaquia la aconseja que se vayan lejos de allí y que compre otra hacienda con todo el dinero que tiene.

Marisela y Santos se besan
Frente a la Virgen de la Corteza; Santos encuentra a Marisela y la dice que la quiere y, aunque ella le dice que le pidió a La Virgen que la alejará de él; Santos y Marisela acaban besándose apasionadamente, cuando él la pide una oportunidad, confesándola que la ama. Y después de besarse mucho, Marisela acaba rechazando a Santos, haciendo caso a las palabras malintencionadas de su madre, que la dijo que él quería aprovecharse de su ingenuidad. Aunque defiende a Juan Primito; Mujiquita tiene que meter en la cárcel a Juan Primito, ya que es el primer sospechoso y, como no puede sacarle de la cárcel, Bárbara se pone furiosa con los Mondragón, además; ellos la dicen que, si les abandona, ellos la delatarían, contando todas sus fechorías. Y cada una por su parte, Bárbara y Marisela defienden a Juan Primito para sacarle de la cárcel y, finalmente, como no tienen pruebas en su contra, acaban sacando de la cárcel a Juan Primito. Aunque Santos cree que no debería de luchar por el amor de Marisela porque es menor que ella y es la hija de la mujer con la que estuvo; Antonio le aconseja a Santos que luche por el amor de Marisela. Por otra parte, Mujiquita se hizo amante de Federica, pero no puede complacerla sexualmente porque él tiene muchos problemas en la jefatura y no puede concentrarse. Acompañado por su s amigos (Antonio, Pajarote, María Nieves y Carmelito) contratan a unos músicos y se lo llevan a la ventana de su cuarto, para cantarla una serenata, y para pedirla a Marisela que sea su novia.


Del 2 al 13 de febrero de 2009