El penúltimo beso

Manolo tendrá
que salvar a Noelia

En algún lugar del universo, donde nacen las historias de amor y donde se inspiran las canciones que nutren el alma de los enamorados, alguien estaba poniendo atención cuando Manolo le juró a Noelia que, si él pudiera retroceder el tiempo, no volvería a cometer ninguno de los errores que desencadenaron el rompimiento de su noviazgo y la decisión irrevocable por parte de ella, de alejarse, olvidarse de ese amor y contraer matrimonio con Eddy, el buen partido que había sido su novio antes de conocer a Manolo.

Quien quiera que fuera el personaje que oyó el juramento del protagonista de esta historia, también tuvo el poder para concederle a Manolo su deseo, solo que esa oportunidad de volver a vivir para reparar las equivocaciones, tiene una condición implacable: Si en un lapso de seis meses, Manolo no es capaz de cumplir su juramento, Noelia estará irremediablemente condenada a morir la noche del 6 de septiembre.

Ese plazo comienza a correr la mañana en la que Manolo se despierta en la clínica después de haber sobrevivido a un grave accidente automovilístico que ocurrió cuando él “iba conduciendo a más de cien”, cegado por la desesperación de tratar de disuadir a Noelia, a quien Manolo ahora supone muerta. Cuando Manolo logra entender que Noelia está viva, gracias a que a él lo devolvieron seis meses en el tiempo, también se entera de que la única manera de evitar que el destino fatal se cumpla es que él no cometa ni un solo error.

El destino hará inevitable el encuentro entre Noelia y Manolo
Con la llegada de Noelia (Camila Zarate) al barrio, el destino fijará una cita inevitable con Manolo (Sebastián Martínez). La química enlazará para siempre los corazones de este par de jóvenes. Sin embargo, Manolo se enfrentará cara a cara con el profeta (Santiago Moubre), quien le dará las claves que necesita para entender el por qué se devolvió 6 meses en el tiempo y qué debe hacer para salvar a su amada Noelia. Esta noche no se pierda el tercer capítulo de estreno de la novela que pondrá a cantar a los colombianos.

Adolfo estuvo a punto de traicionar a su amigo Manolo
Bien dicen por ahí que camarón que se duerme se lo lleva la corriente y en este capítulo a Manolo (Sebastián Martínez) este conocido refrán le caerá como anillo al dedo, pues descubrirá que Adolfo (Mauricio Bastidas), su amigo, intentará conquistar a su amada Noelia (Camila Zarate). Por otra parte, Victoria (Kristina Lilley) cansada de sospechar que su esposo tiene una amante, le pedirá a Damita (Patricia Tamayo) que la ayude a desenmascararle.

Manolo sufrirá de nuevo un accidente
Con el único propósito de terminar la pesadilla que está viviendo, Manolo (Sebastián Martínez) se robará el carro de su padre y junto a su gran amigo Blas (Ulises González) recorrerá las calles de su barrio a toda velocidad. Las consecuencias de esta locura las pagará Blas, quien sufrirá un fuerte golpe cuando las llantas del auto se estallen. Este hecho hará recapacitar a Manolo e intentará manejar las cosas con mucha más calma. Por otra parte, Manolo recibirá una agradable noticia, pues le llegará una propuesta de trabajo como mensajero en la empresa de los padres de Noelia (Camila Zarate).



Del 2 al 13 de febrero de 2009