Geraldine Bazán y Gabriel Soto ya son padres



La pareja está feliz con la llegada de Elisa Marie, quien nació el pasado martes 17 de febrero de 2009 en la ciudad de Miami. La bebé pesó poco más de tres kilos y se encuentra en perfecto estado de salud.

La actriz mexicana Geraldine Bazán dio a luz a Elisa Marie, en el Hospital South Miami, en Florida, junto a su pareja, el también actor Gabriel Soto. "Todo está muy bien gracias a Dios, pesó siete libras y ocho onzas (tres kilos y 18 gramos)", dijo en breve entrevista telefónica el emocionado histrión, quien no dio más detalles sobre el nacimiento de su primer hijo.

La pequeña nació el pasado martes 17 de febrero a las 14:00 horas por parto natural, dijeron a su vez los familiares de la pareja y, de acuerdo a los informes médicos, se encuentra en perfecto estado de salud, al igual que la actriz.

Hace unas semanas Gabriel Soto, de 33 años, declaró que Elisa Marie traía "torta bajo el brazo", pues la productora Carla Estrada lo quiere para que forme parte del elenco de su próxima telenovela, y en marzo se integrará a la filmación de la película 'La casa de la sanación'.

En el mes pasado de julio, Geraldine Bazán, de 26 años, dio a conocer en forma sorpresiva que se encontraba embarazada de Gabriel Soto, y la pareja declaró que el matrimonio, por el momento, no se encontraba entre sus planes. Y es que meses antes de que se diera a conocer el embarazo de Bazán, medios de comunicación mexicanos daban cuenta de la ruptura de la pareja, la cual finalmente se reencontró para esperar unida a su bebé.

Cuando Geraldine Bazán y Gabriel Soto estaban a punto de ser padres nos contaron como se sentían. “Nuestro amor pudo más que la distancia”. Pusieron a prueba sus sentimientos y el resultado no ha podido ser mejor: una niña que los colmará de felicidad. Su amor nació en los sets de grabación y se ha prolongado hasta convertirlos en una de las parejas más populares de la televisión. Desde la tranquilidad del mar en Miami, Geraldine Bazán (Paula en ‘Victoria’) y Gabriel Soto compartieron detalles de su vida en común y de lo difícil que fue mantener su relación en la distancia.

-¿Cómo y cuándo os conocisteis?
Gabriel Soto: “En Miami, hace dos años, cuando trabajamos en ‘Bajo las riendas del amor’. Empezamos siendo amigos y, al terminar la novela en diciembre del 2007, nos hicimos novios”.

-¿Sabíais algo el uno del otro?
Gabriel Soto: “No, sólo la había visto un par de veces en televisión”.
Geraldine Bazán: “Yo sí que sabía quién era él, pero nada más”.

-Resulta curioso que, siendo mexicanos y dedicándoos a la misma profesión, nunca coincidierais en vuestro país...
Gabriel Soto: “Pues sí, pero es que trabajamos en diferentes cadenas. Sin embargo, su hermano Ángel grabó conmigo ‘Amigas y rivales’ hace ya algunos años”.

-¿Quién de los dos tomó la iniciativa en la relación?

Gabriel Soto: “Yo, pero porque me di cuenta de que era correspondido. Recuerdo que, desde que la vi, me pareció una mujer muy hermosa. Un día había una reunión de amigos de la telenovela y yo averigüé su número de teléfono. La llamé para preguntarle si quería ir conmigo y ahí empezó todo”.

-Decidnos qué fue lo que más os gustó del otro...
Geraldine Bazán: “Gabriel sigue la misma filosofía de vida que yo. Me di cuenta de que no sólo es guapo, también tiene muy buenos sentimientos. Eso me encantó desde que lo conocí”.
Gabriel Soto: “A mí me atrajo su personalidad, siempre ve el lado positivo de la vida, sin problemas y con ganas de superar las adversidades. Es independiente, pero al mismo tiempo necesita cariño, es muy sensible. Posee esa dualidad bella e interesante”.

-¿Llegasteis a pensar que vuestra relación iría tan lejos como para convivir y esperar un hijo?
Gabriel Soto: “No, porque Geraldine estaba en Colombia grabando ‘Victoria’ y yo en México. No sabíamos hasta dónde nos iba a conducir el destino”.
Geraldine Bazán: “Tratamos de no depender mucho el uno del otro para no sufrir. La separación resultó complicada, pero decidimos hacerlo así para ver cómo salía y todo ha ido bien. Nuestra relación es linda, basada en el cariño, la comprensión, el respeto, la confianza y la comunicación. Un amor que ha superado las fronteras y la distancia”.

-¿Quién es más romántico?
Gabriel Soto: “Ella. Yo sólo a veces”.
Geraldine Bazán: “Es verdad que lo soy, pero sin empalagar. Todo debe estar en su medida. No me considero cursi, pero sí tengo detalles con él. Me gusta darle sorpresas cuando menos se lo espera”.

-¿Y quién es más cerebral?
Gabriel Soto: “Ninguno de los dos”.
Geraldine Bazán: “Es que somos muy soñadores. Aunque sabemos lo que anhelamos, idealizamos la vida. Aun así, cuando tomamos decisiones somos objetivos. Hemos formado un buen tándem”.

-¿Hay una fórmula para ser feliz?
Geraldine Bazán: “Todo está en la actitud. Si uno persigue la felicidad y vive dichoso, puede contagiar ese sentimiento a los suyos”.
Gabriel Soto: “Hay dos atajos: uno, el agradecimiento a Dios por todo lo que poseemos en vez de preocuparnos por aquello de lo que carecemos. Otro, vivir el presente sin obsesionarnos con el futuro”.

-¿Pensáis casaros?
Gabriel Soto: “No. Para nosotros la estabilidad dentro de una relación es el amor y no un papel. Sí vamos a hacer una ceremonia simbólica junto a nuestras familias para celebrar la unión”.
Geraldine Bazán: “El matrimonio nunca me ha quitado el sueño. Creo en un compromiso espiritual y eso vamos a enseñarle a nuestra hija”.

-¿Os ha cambiado la forma de entender la vida desde que habéis sido padres?

Gabriel Soto: “Sí, ya somos otros. Ser padre te hace crecer como persona, madurar. Se deja de pensar en uno mismo para hacerlo en la criatura y, además, sin esperar nada a cambio”.
Geraldine Bazán: “Como mujer, esa realidad se agudiza más. Desde que supe que estaba embarazada, se produjo un cambio en mí. Ha sido un proceso de emociones, miedos, dudas. Y soy más consciente de mí y de lo que me rodea”.

-¿Gabriel te estuvo mimando cuando estabas embarazada?
Geraldine Bazán: “Sí, mucho”.
Gabriel Soto: “He intentado no excederme para no malacostumbrarla (risas). Me gusta darle masajitos y ponerle música para que se relajen ella y el bebé”.

-Geraldine, ¿piensas dedicarle todo tu tiempo a la niña?
Geraldine Bazán: “La verdad es que no tengo prisa. El primer año y medio es vital para su formación, así que no me separaré de ella. Después me encantaría retomar mi carrera. Serán unas vacaciones merecidas”.