Sebastián Martínez



Sebastián Martínez ahora es cantante y también intenta cambiar su destino: “estaba esperando un personaje que me hiciera vibrar”, confiesa este joven aficionado a las motos, que debutará como cantante solista, en un género que lo hace vibrar y emocionar, precisamente, por ser tan romántico.

Una mirada seductora, una sonrisa que dejaría sin aliento a cualquier mujer y un carisma y talento sin límites, son las principales herramientas de Sebastián Martínez, uno de los jóvenes actores más atractivos de la televisión colombiana y el protagonista junto con Camila Zárate de la nueva superproducción del Canal RCN: ‘El Penúltimo Beso’.

Después de robarse el cariño de los colombianos con su interpretación de Elkin en ‘La viuda de la mafia’ y de Ignacio Bueno en ‘Juegos prohibidos’, Martínez no había vuelto a actuar, pues según él, estaba esperando un personaje que lo cautivara y que lo hiciera vibrar. Después de tres años de ausencia de la pantalla chica, regresa con toda la energía para interpretar a Manolo Izquierdo en una novela que tiene como eje central la música y donde el versátil actor, mostrará también sus aptitudes como cantante.

La propuesta de ser el protagonista de esta fascinante historia, sedujo al actor desde el primer momento en que llegó a sus manos, no sólo por la posibilidad de volver a ser dirigido por Herney Luna, a quien considera uno de los mejores directores y de trabajar con un magnífico elenco, sino también porque nuevamente estará trabajando con su esposa, la también actriz Kathy Sáenz.

Al lado de la principiante Camila Zárate, el actor interpretará a un joven despistado, irreverente y 'mamagallista', al que la vida lo hará reaccionar. Y como prueba, solo tendrá seis meses para recuperar a la mujer que ama o de lo contrario, ella puede morir.

-¿Por qué aceptaste este papel?
Yo llevaba varios años fuera de la televisión, la verdad estaba esperando un personaje que me hiciera vibrar y, desde que me hablaron de Manolo, sentí eso porque este es un personaje que requiere de gran exigencia profesional. Lo último que hice para televisión fue ‘Juegos Prohibidos’ que curiosamente también fue dirigida por Herney Luna, otra de las razones por las cuales acepté darle vida a Manolo Izquierdo. Herney para mí no sólo es un excelente director, es también un gran amigo que cada día lo ayuda a uno a salir adelante.

-¿Qué hiciste cuando estuviste alejado de la televisión?
Me dediqué a esperar este proyecto (risas). Terminé ‘Juegos prohibidos’ con la convicción de aceptar algo que me llenara el alma, a nivel profesional y en todos los sentidos. Y bueno, se demoró cuatro años, pero llegó, que es lo más importante.

-¿Cómo describirías a Manolo Izquierdo, tu personaje?
Manolo Izquierdo Preciado es un muchacho de barrio, es lo que técnicamente se llama un “desadaptado”. Es la “oveja negra de la familia”, un rebelde sin causa, especializado en primer semestre de cuatro carreras distintas. Manolo es un joven de barrio muy cotidiano que en un momento de la vida coge esa cotidianidad, la voltea y la convierte en una fantasía muy bonita que le da una lección de vida clarísima al personaje. Lo construí basándome en la pasión del cantante, en su sueño de ser cantante y en su forma de expresarse, que es a través de la música. Me di cuenta de que todo tenía que partir de la música porque si no, no me funcionaba tan bien.

-¿Te sientes preparado para este personaje?
Pues creo que es el más hermoso, pero el más difícil también. Sobre todo de responsabilidad, porque hay que entregarle a la sociedad y a Dios a un ser amoroso y con herramientas importantes para la vida.

-La novela es musical, ¿cómo ha sido la experiencia de actuar y cantar al mismo tiempo?
Yo soy actor desde los 19 años, pero siempre he estado rondando en el mundo de la música y, aunque éste no ha sido mi enfoque, la vida me dio la oportunidad de actuar y cantar al mismo tiempo en esta novela, aquí voy a explorar mi faceta como solista porque la voz que se oye cada vez que debo cantar es la mía.

-¿Cómo fue el proceso de construcción de Manolo en la parte musical?
Todo esto ha sido un proceso de aprendizaje, interpretar tantas canciones de tantos géneros es complicado, pero a la vez emocionante. La parte que me ha parecido más difícil y más divertida de afrontar es la diferencia de interpretaciones porque cada cantante canta lo que él siente, lo que él vive, a mí me ha tocado cantar canciones de diferentes intérpretes, entonces ha sido una búsqueda bien completa, pero estoy en ese proceso de entrega total, la verdad lo estoy disfrutando mucho.

-¿Has contemplado la posibilidad de seguir una carrera musical?
Pues ya la estoy haciendo. Creo que ha sido un trabajo con músicos de verdad. He estado en clases de guitarra y clases de voz. Así que, cada proceso de la novela, ha significado un proceso profesional independiente también.

-¿Y has pensado en lanzar un disco?
Yo realmente estoy metido de lleno en la música como solista. Eso es algo que me fascina y me divierte, así que iré por la vida, como siempre, atento a lo que me muestre.

-La trama de la novela seduce a los actores a inmiscuirse en el mundo de la música, especialmente en el género de la música de 60 y 70, ¿cómo te ha ido con este género musical?
Tengo que confesar que yo no era amante de este tipo de música, pero con las grabaciones le he ido cogido un gran cariño. Realmente nunca había tenido contacto con esta música y ha sido muy divertido porque he reencontrado ese romanticismo que se ha perdido un poco en la música. En este momento, me atrevería a decir que la música se ha convertido en un motor muy importante en mi vida. Además, estoy muy contento de hacer parte de este proyecto porque creo que es la primera vez en la televisión colombiana que se aborda este género musical de esta forma.

-¿Le resultó complicado meterse en la llamada 'música para planchar' (de los 60 y 70)?
No, para nada. Me considero un tipo totalmente romántico y este género es completamente romántico. Lo que más me inspira y me agrada de este trabajo es haber podido reencontrar ese romanticismo un poco perdido en los géneros musicales que hay hoy en día.

-‘El penúltimo beso’ cuenta con un elenco de lujo, ¿cómo ha sido el trabajo con los demás actores?
Ha sido fascinante trabajar al lado de actores de gran trayectoria y de talentos nuevos, porque de cada uno he aprendido algo, además siento que es una mezcla perfecta para el éxito de la novela porque es mezclar la experiencia con el talento nuevo y eso me parece genial. Definitivamente el casting es perfecto, cada personaje es el que tiene que ser y no es otro.

-Nuevamente compartes producción con tu pareja: Kathy Sáenz, ¿cómo ha sido esta experiencia?
Yo estoy feliz de que ella también haga parte de esta novela porque es la oportunidad que tenemos de compartir mucho más tiempo juntos, a mí no me gusta estar tanto tiempo alejado de mi familia y ahora, que Kathy está embarazada, menos. Un hijo es la mayor felicidad del mundo, es un proceso de crecimiento para uno, lo que estoy viviendo en este momento es indescriptible e inolvidable, porque estoy sintiendo cosas que nunca antes había sentido.

-¿Y cómo te has sentido con este nuevo proceso de ser padre?
Ha sido una montaña rusa de amor impresionante. Emocionadísimo, he pasado por muchos estados naturales de la vida. Pero han predominado la seguridad y el amor que existe entre Katty y yo para traer un hijo al mundo, así que solo espero que llegue para verlo, porque ya es hora (risas).

-Y después de las grabaciones, ¿te queda tiempo para una de tus grandes pasiones: las motos?

No he tenido tiempo. Ahora tengo el hobbie de mi casa: de estar con mi familia. En eso me ocupo ahora.