Sin Senos no hay Paraíso

La DEA está cada vez
más cerca de Morón

Marcial se encapricha de una cantante mexicana
Como Doña Hilda sigue preocupada por Albeiro; Doña Mariela le compra un regalo y se lo hace llegar con el nombre de su hijo Albeiro para que no se preocupe. Por otra parte, Marcial decide quedarse en México, ya que se encapricha de otra mujer que es cantante. Mientras que, Yésica le vuelve a insistir a Catalina para que tenga cuidado y no hable de Marcial delante de la DEA y, por esto, Catalina se extraña, ya que Yésica no se llevaba bien con Don Marcial, pues Catalina no sabe que Yésica y Marcial se convirtieron en amantes. Cuando Julieta descubre que Jota tenía una cita con Camila (la hija de El Hombre Oscuro); Julieta se pone celosa y, poco después, ellos le cuentan a Camila que su padre Ramiro murió carbonizado en un accidente.

Catalina y Yésica comienzan el casting policial
Gracias a su dinero; Marcial conquista a una cantante mexicana, a la que confiesa que tiene a una mujer esperándole en Colombia, aunque ya no quiere nada con Yésica, después de haber conocido a la cantante y, como Don Marcial está borracho, cuando iban a acostarse con ésta, él confunde a la cantante con su amada Catalina y después con Yésica y, por esto, ella le abandona. Lejos de allí; Ximena, Julieta, Lina, Natalia y Paola comienzan a limpiarle los oídos a Jota para que vuelva a escuchar y, como no pueden hacer nada, ellas llevan a Jota a un hospital y le hacen un lavado de oídos. Y Camila está impacientada por saber a qué se dedicó su padre (Ramiro, también conocido como “El Hombre Oscuro”). Por otra parte, Yésica presenta el certamen de belleza de las candidatas policías para elegir a las más bellas, entre las que se encuentra la Agente Roxana Pinilla, para que las ayuden a capturar a Morón; mientras que Catalina, Breked y Urquía se encargan de ser los miembros del jurado.

Roxana es la virreina del certamen de belleza policial
Aunque a los agentes Breked y Urquía les parece una pantomima; finalmente eligieron a las mejores mujeres para ayudar a Yésica y a Catalina a capturar a Morón. Y la agente Roxana Pinilla resulta ser la virreina del certamen de belleza. Aunque ahora Yésica y Catalina quieren encontrar a una mujer morena que las ayude, ya que a Morón le encantan las mujeres negras. Cuando Camila pregunta a qué se dedicaba su padre (Ramiro); Jota se inventa que Ramiro (El Hombre Oscuro) se dedicaba a fabricar juguetes, ya que no quiere que ella piense mal de su padre. Además, Jota es incapaz de contarle quién mató a su padre, ya que él fue quien mató a Ramiro y La Liebre, pues así se lo pidieron a él, después de tener ese accidente de coche.

Breked desconfía de Yésica
Aunque Breked desconfía de Yésica porque no sabe si ella está a favor o en contra de los narcos; Catalina y Yésica empiezan a enseñar a las tres mujeres que eligieron, diciéndolas como se tiene que comportar con los narcos, adulándoles y siendo provocativas con ellos, además, Lina (una prepago negra) se adentra en el operativo de la DEA para capturar a Morón, ya que a él le “enloquecen” las mujeres morenas. Por otra parte, Camila sueña con su padre Ramiro, como si fuese el salvador de los pobres del barrio, ya que Jota le hizo creer eso, aunque en realidad era un narcotraficante de droga. Y al despertarse, Jota puede volver a oír y, de la felicidad, Jota y Julieta estuvieron a punto de besarse, aunque Camila les interrumpe, contándoles que soñó con su papá. Además; Jota, Julieta, Paola, Lina y Ximena planean chantajear a los policías con enseñar las fotos que se hicieron con ellas de una manera muy sensual para que las devuelvan el dinero que les robaron, aunque Camila no está de acuerdo con esto.

Yésica consigue una cita con Morón
A pesar de que Camila al principio no quería participar con Jota; ella acepta ayudarle a encontrar su dinero para sacar a las muchachas de la prostitución. Por otra parte, Clavijo (un narco, amigo de Cardona) telefonea a Yésica para pedirla que le lleve a unas jovencitas para acostarse con ellas, en una fiesta para un amigo y, aunque no saben que se trata de Morón; Yésica acepta para averiguar alguna pista sobre Morón.

Don Marcial es secuestrado en México
Como Catalina y Yésica están muy nerviosas por si Morón las descubre y las mata; Breked, Urquía y Roxana apoyan a las muchachas, diciéndolas que están respaldadas por los mejores policías y que actúen con naturalidad para que éstos no las descubran. En México; El Chivo (un mafioso mexicano) secuestra a Don Marcial, ya que quiere vengarse de él porque hace cinco años Marcial le quitó a su mujer y mucho dinero. Mientras que, Jota se encarga de recuperar el contenido que había en la caja fuerte que tiró desde el campanario para tener pruebas en contra de los guardias que se robaron su dinero y consigue llevarse algunas cosas, ya que una mujeres se dedicaron a quemar todo lo que había dentro porque, entre otras cosas, había juguetes eróticos.

Ximena, Paola y Lina son encarceladas
Como Don Marcial le hizo trampas a El Chivo para ganarle en una pelea de gallos; El Chivo quiere vengarse de éste, además, él también está furioso con Don Marcial porque le quitó a su mujer y, por eso, El Chivo le obliga a Don Marcial a jugarse su vida a las cartas y, aunque Don Marcial le ofrece mucho dinero para que le deje en libertad, él está furioso y quiere deshacerse de él. Poniendo en marcha el plan de Jota; Ximena, Paola y Lina van al aeropuerto para reencontrarse de nuevo con los guardias Noriega y Torrijos, que se las llevan detenidas a la cárcel, como ellas tenían planeado. Mientras que, Jota descubre que publicaron en el periódico que las prostitutas del burdel de Don Jairo que participaron en ‘Moda Colombia’ le sabotearon el negocio.

Albeiro busca sin rumbo fijo
El Chivo sigue amenazando a Don Marcial con matarle y, esta vez, le muestra a la serpiente que le va a matar y, después, él le obliga a jugarse la vida a las cartas. Estando en la cárcel; Paola, Ximena y Lina les amenazan con delatarles con sus superiores a los guardias Torrijos y Noriega, a cambio de que ellos les devuelvan todo el dinero que les robaron, además, ellas les enseñan las fotos que se hicieron con ellos besándose. Y después, Ximena y Paola leen en el periódico que Don Jairo confesó que ellas fueron prepagos y después prostitutas en su burdel. Por otra parte, Albeiro camina sin rumbo fijo en busca de un trabajo. Mientras que; Yésica, Catalina, Roxana y las demás policías van hasta el aeropuerto para reencontrarse con uno de los matones de los narcos, que les llevaran hasta la finca de Clavijo y Morón, para capturarles.

Albeiro quiere aclarar sus sentimientos hacia Doña Hilda
En el camino a la finca de los narcos; Roxana le sonsaca al conductor por donde van, ya que los policías que las siguen las perdieron el rastro. Mientras que, los guardias Torrijos y Noriega tienen que sacar de la cárcel a Lina, Ximena y Paola, además, éstas se citan con ellos para devolverles lo que estaba dentro de la caja fuerte de un depravado de éstos. Lejos de allí, Albeiro sigue buscando trabajo por todos sitios, pero no encuentra nada y él quiere seguir aclarando sus sentimientos hacia Doña Hilda porque quiere saber si la ama sinceramente.

Catalina, Yésica y Roxana encuentran a Morón
Cuando van a la finca de Clavijo; Catalina, Yésica, Roxana y las demás agentes (vestidas como unas prepago), encuentran allí a Morón pero, cuando los narcos las obligan a meterse en la piscina, ellas se quedan totalmente incomunicadas de Urquía y Breked, pues se las mojaron los micrófonos que llevaban guardados entre su ropa.

Del 2 al 13 de febrero de 2009