Doña Bárbara

Bárbara está embarazada

Bárbara está esperando un hijo de Santos
Gonzalo regresa a El Progreso para acabar con la corrupción de que se está viviendo en ese pueblo. Y Gonzalo felicita a Marisela y a Santos por su noviazgo, aunque Gonzalo sigue enamorado de Marisela, a la que pregunta si no la da vergüenza estar con el hombre que estuvo con su madre. Y Gonzalo le acaba proponiendo que a Marisela que sea su esposa y que podría llegar a ser la esposa del gobernador de la región, ya que él pretende ser gobernador, aunque ella se niega porque ama a Santos y, por eso, Marisela besa a Santos delante de Gonzalo. Como representante del comisionado del estado; Gonzalo comienza a investigar los movimientos de Pernalete en El Progreso para que no vuelva a haber corruptos allí. Mientras que, Bárbara se siente feliz cuando el Doctor Arias le dice que ella podría estar embarazada y, después de hacerse unas pruebas, el Doctor la confirma la noticia. Y de inmediato; Doña Bárbara va a la iglesia para darle las gracias a La Virgen por haberla dejado embarazada, además, Bárbara está dispuesta a corregir todo lo que hizo mal, incluso a personar a su hija porque quiere ser una mujer buena, y Cecilia se da cuenta de la conversación que mantiene Bárbara con La Virgen. Por otra parte, la policía detiene a Melquíades por haberse escapado de la cárcel y ser el presunto asesino de Balbino Paiba.

Bárbara y Gonzalo se alían para separar a Santos y Marisela
Cecilia le acaba confesando a Marisela que Bárbara está embarazada y, por esto, Marisela comienza a llorar desconsoladamente. Mientras que, el Doctor Arias le cuenta a Santos que Bárbara está esperando un hijo suyo, diciéndole también que ella está embarazada de tres meses, el tiempo que ha transcurrido desde que él mantuvo relaciones con ella por última vez. Y Santos va a visitar a Bárbara, que le confirma que va a ser papá, pero él no le cree y, aunque él sospecha que ese hijo es de otro hombre, ella se lo niega. Y Bárbara le deja muy claro a Santos que cuidará de su hijo y que lo tendrá, aunque él no quiera. Pero, Santos la dice que él se asumirá la paternidad de ese niño si ese hijo que espera es suyo. Además, Santos comienza a recordar los últimos momentos apasionados que vivió con Bárbara, dándose cuenta de que la última vez que hizo el amor con Bárbara, él la buscó a ella, por lo que se atormenta. Y después, Bárbara le confirma a su hija Marisela que está esperando un hijo de Santos, además, Bárbara le hace creer a Bárbara que él se acostó con ella cuando ya mantenía un noviazgo con ésta (Marisela), pero Marisela no la cree. Por otra parte, Eustaquia cada vez está más cansada de tener que soportar a los Mondragón, ya que ahora están metidos en la casa, con la excusa de que la grosera de su madre y su hermana (que coquetea con Pajarote) está en la hacienda de Bárbara, de sirvientas. Como Gonzalo sigue interesado en Marisela; Gonzalo se alía con Bárbara para separar a Santos de Marisela, utilizando ese embarazo como excusa.

Gonzalo se convierte en el paño de lágrimas de Marisela
Después de que Santos la dijese a Marisela que él no sabe si el hijo que espera Bárbara es suyo; Marisela se pone furiosa y le da una bofetada a Santos porque cree que él estuvo enredado con las dos a la vez, cuando ya empezó su relación con ella misma (Marisela), a pesar de que él la promete que se acostó con La Doña hace tres meses, antes de comenzar su relación con Marisela, pero ésta no le cree y rompen su relación. Como Gonzalo sigue interesado en conquistar a Marisela; Gonzalo se alía con Bárbara para separar a Santos de Marisela, utilizando ese embarazo como excusa, pidiéndola a Bárbara que reconquiste a Santos para que el deje el camino libre a él (Gonzalo) con Marisela. Hablando del amor entre Santos y Marisela; Antonio y Cecilia se dicen el uno al otro que se siguen amando y que jamás dejarán de quererse, y Cecilia no es capaz de besarle porque recuerda que él ahora está casado con Lucía, quien le va a dar un hijo. Al reencontrarse con Gonzalo en la pensión del pueblo El Progreso; Marisela abraza a Gonzalo para que la dé apoyo después de haber roto su relación con Santos y, allí, Gonzalo intenta defender a Santos, aunque con el único propósito de que ella se desilusione aún más de Santos, además, Gonzalo le aconseja a Marisela que se aleje de Santos para que no la siga haciendo daño. Por otra parte, Genoveva y Pajarote deciden dar el primer paso y se besan apasionadamente hasta que llegan a hacer el amor por primera vez.

Bárbara quiere comprarle “La Barquereña” a Marisela
Aprovechándose de que Marisela aún no le reclamó “La Barquereña”; Bárbara manda a hacer unos papeles de cesión de la hacienda, que le pide a Marisela que los firme a cambio de mucho dinero, como si La Doña le comprase la finca, pero Marisela no sabe aún qué hacer. Después de hacer el amor en varias ocasiones; Pajarote le dice a Genoveva que sean amigos que se quieren mucho y con planes de futuro, ya que ella sueña con casarse con él. Por otra parte, Gonzalo le pide que le ayude y que se asocie con él para ser su secretario de Gobierno, ya que Gonzalo está seguro de que pronto será Gobernador de la región y, aunque éste no quiere por no alejarse de hijo Toñito y de su amada Cecilia, Lucía le aconseja que acepte esa propuesta. Por su parte, Santos se emborracha a causa del rechazo de Marisela. Cuando Cecilia se entera de que Marisela le firmará los documentos de cesión a Bárbara para entregarla “La Barquereña”; Cecilia le pide a Santos que impida ese disparate que Marisela está dispuesta a hacer. Más tarde, Cecilia y Antonio estuvieron a punto de hacer el amor, pero ella le acaba rechazando porque recuerda que él está casado con una mujer que le va dar un hijo y, para que esto no vuelva a ocurrir, Antonio cree que lo mejor sería viajar a la capital con Gonzalo y aceptar su propuesta de trabajo. Después de que Marisela aceptase el dinero de su madre a cambio de la hacienda; Marisela decidió también aceptar la propuesta para irse con Gonzalo a San Fernando.

Marisela no perdona a su madre
Cuando Antonio le dice a Cecilia que se debe de ir a la capital junto a Gonzalo para asumir su nuevo cargo de Secretario del Gobierno; Cecilia se pone muy triste y se despide de su amado con un dulce beso en los labios. Sin importarle que haya comenzado un romance con Genoveva; Pajarote sigue coqueteando con Celeste (la hermana de los Mondragón), quien está cansada de su familia y de su nueva patrona (Bárbara). Mientras que, Genoveva descubre que “Las Terneras” (Gervasia, Altagracia y demás) junto a los peones de “Altamira” (Carmelito y María Nieves) les hicieron creer a ella (Genoveva) y a Pajarote que suspiraban de amor el uno por el otro, aunque eso lo hicieron para que se diesen una oportunidad y, poco después, Pajarote también lo descubre; pero ellos no pueden evitar sentirse atraídos y Genoveva y Pajarote vuelven a hacer el amor en el medio del bosque. Por otra parte, Gonzalo manda encarcelar en El Progreso a Santos por no permitir a Marisela que le firmara un documento de cesión de “La Barquereña” a Bárbara, además, Santos comenzó a golpear a Gonzalo por estar apoyando en eso a Marisela. Pero, Santos y también Cecilia están casi seguros de que Gonzalo está comportándose de esa forma porque quiere conquistar a Marisela. Estando en la cárcel, Santos le pide a Bárbara que no vuelva a buscarle porque él no la quiere a su lado y, también, Santos la promete que la quitará a su hijo si ella le hace daño como lo hizo con Marisela. Después de las duras palabras de Santos, Bárbara tiene una pesadilla en la que ella imagina que pierde a su hijo por haber hecho daño a tanta gente y tratar mal a sus seres queridos. Y más tarde, Bárbara la pide perdón a Marisela por todo lo malo que la hizo, pero Marisela no está dispuesta a perdonarla una vez más, por todo el daño que la hizo. Por su parte, Gonzalo celebra con sus amigos que pronto será Gobernador (aunque ahora sólo sea el encargado del comisionado del Gobierno), prometiéndoles que ellos trabajarán para él; Cosme como Contratista y Andrés como el Director de un periódico y, cuando éstos descubren que Antonio Sandoval será el Secretario del Gobierno, ellos se molestan con su amigo Gonzalo por no haberles dado ese puesto a ellos.

Marisela se va con Gonzalo
Aunque Gonzalo promete que será un buen Gobernador del Estado; Cecilia, Santos y Melesio no creen en Gonzalo, pues eligió a Antonio como Secretario del Estado, cuando él la única experiencia que tiene es manejar haciendas. Y finalmente, Antonio y Marisela se van con Gonzalo a San Fernando para comenzar una nueva vida, donde Gonzalo pretende ser el Gobernador del Estado. Y poco después, Mujiquita saca de la cárcel a Santos, que trata con indiferencia a Bárbara, además, él no llega a tiempo para interrumpir el viaje de Marisela a San Fernando. Después de hacer el amor, Genoveva y Pajarote se siguen peleando como de costumbre. Como Bárbara quiere cambiar, ella va hasta la iglesia, donde el cura empieza a darla clases de catecismo para bautizarla. Pasados unos días, Santos va hasta San Fernando, diciéndole a Gonzalo que varios hacendados de la región se han asociado para que pueda haber mejoras en sus tierras, pidiéndole que demuestre que es un buen Gobernador, como lo ha prometido. Y ahora, Santos se da cuenta de que Gonzalo es un traidor, aunque él pensara que era un buen amigo. Cuando descubre que Santos se fue hasta San Fernando; Doña Bárbara va al lado de su amado. Mientras que, Santos se encuentra con Marisela, pero él se va de allí y ni siquiera la saluda y, por esa indiferencia que muestra al verla, Marisela se entristece, ya que sigue amándole.

Santos y Marisela son los padrinos de los niños de El Progreso
Santos se cuela vestido como un ratero al cuarto de Marisela para decirla que la ama y que no puede vivir alejado de ella. Y Marisela le exige a Santos que la deje en paz y que no quiere saber nada más de él. Y al regresar al hotel donde se hospeda; Santos se encuentra en su habitación con Bárbara, que lo esperaba en la cama y que le pide encarecidamente que la dé otra oportunidad, pero éste la rechaza diciéndola que a la única mujer a la que ama es Marisela. Por otra parte, Santos y los demás hacendados se reúnen para poder hacer una cooperativa con la que puedan conseguir mejoras y, como Gonzalo (como el Gobernador) no les ayuda; Bárbara decide asociarse con éstos dando un gran capital para hacer la cooperativa, aunque ella sólo lo hace para impresionar a Santos. Por otra parte, Mujiquita echa del pueblo a su sobrino Bartolo, porque él está celoso al descubrir que su sobrino también se acuesta con Federica, pues ahora Mujiquita se enamoró de Federica, quien sigue ejerciendo como prostituta en “La casa de las muñecas”, junto a Josefa (la esposa de Mujiquita). Cuando bautizan a los hijos de Cecilia, de Gervasia, de Melesia y de Josefina; todos descubren que ese mismo día el Padre Pernía también va a ser bautizada, además, Santos y Marisela son los padrinos de los niños. Y la madre de León Mondragón se presenta en la ceremonia, donde exige ver a su nieto (el hijo de Gervasia)...

Marisela quiere enamorarse de Gonzalo
Cuando la madre de León Mondragón se presenta en la ceremonia, exigiendo ver a su nieto (el hijo de Gervasia); Santos culpa a La Doña que haya llevado a sus matones para que eche a perder la fiesta de los bautizos. Al salir de la iglesia, León Mondragón se pelea con Carmelito, ya que tiene celos de que éste le haya quitado a su mujer y a su hijo, además, cuando Carmelito estaba distraído; León intentó matarle acuchillándole, pero Santos logra detenerle para que no le haga nada, aunque León Mondragón está dispuesta a vengarse de Carmelito. Y más tarde, León comienza a planear con su hermano Tigre la forma para matar a Carmelito, pero Bárbara se lo prohíbe, además, Melquíades le obliga a defender a los de “Altamira”. Por otra parte, Genoveva se enfada con Pajarote al ver a éste coqueteando con la hermana de los Mondragón. Al día siguiente, Genoveva aconseja a su amiga Marisela que se quede con Santos para ser feliz, y que se olvide de todo lo malo que le hizo su madre y de que ella va a tener un hijo de su amado. Después de otro desmayo de Eustaquia; Bárbara consiente a “su viejita”, ya que la ha querido como a una madre y no quiere perderla. Después de estar en el bautizo de su hijo Toñito; Antonio tiene que regresar a trabajar a la ciudad, muy apenado por abandonar de nuevo a su hijo y a su amada Cecilia. Y aunque Marisela quería quedarse de nuevo en EL Progreso al lado de su amado Santos; Marisela se arrepiente al ver a La Doña abrazando a Santos de forma muy cariñosa y diciéndole que va a ser un buen padre para su hijo. Al llegar de nuevo a San Fernando; Marisela le dice a Gonzalo que va a intentar amarle, para olvidarse de Santos.

Antonio comienza a darse cuenta que Gonzalo es un traidor
Genoveva le deja muy claro a Pajarote que, hasta que él no se comprometa con ella a tener un noviazgo con ella o para pedirla matrimonio, no se la vuelva a acercar porque hasta ese momento ella ni le va a besar, ni se va a costar con él. Después de enterarse de que Marisela regresó a San Fernando con Gonzalo; Santos va hasta la ciudad para volverla a decir a Marisela que la ama y que regrese con él, pero ésta le rechaza. Mientras que, Bárbara tiene un nuevo plan para reconquistar a Santos, haciéndole despertar admiración por ella y sin ir detrás de él para que Santos acabe buscándola. Y pasadas dos semanas; Cecilia (con ayuda de su sobrino Santos) abre una biblioteca en El Progreso con todos los libros de su familia. Además, Andrés consiguió sacar su primer número del periódico del pueblo, contando toda la verdad. Y Marisela, que sigue recibiendo una rosa a diario de parte de Santos, no ha podido olvidarle y tampoco ha podido enamorarse de Gonzalo. Como ahora es el Secretario de Gobierno; Antonio comienza a darse cuenta de que Gonzalo es un traidor porque no está ayudando a sus amigos de El Progreso. Y a pesar de que Eustaquia sigue enferma; ella sigue aconsejando a Bárbara, que la dice que no puede olvidarse de los hombres que la violaron, además, ella quiere vengarse de El Sapo, deshaciéndose de él, como lo hizo con los otros. Y el Doctor Arias le comunica a Bárbara que Eustaquia corre peligro de muerte y, como Bárbara no quiere que se muera “su viejita” (que es como su madre), ella la lleva hasta una clínica de San Fernando para salvarla la vida. Y allí, Bárbara descubre que Santos le envía rosas cada día a Marisela y, por eso, Bárbara se pone furiosa y rompe las rosas, dándose cuenta de que Santos ama más a Marisela que a ella. Por otra parte, Melesio se pone furioso con María Nieves porque cree que él dejó embarazada a Altagracia, exigiéndole que se case con ella; aunque podría ser Genoveva quien podría estar esperando un hijo de Pajarote, ya que Melesio lo sospecha porque cantó el Aldabarán (el pájaro que anuncia los embarazos).


Del 9 al 20 de marzo de 2009