Helga Díaz nos habla de su embarazo


La hermosa actriz Helga Díaz, que participó en telenovelas como ‘Te voy a enseñar a querer’, ‘Pura sangre’, ‘Quién amará a María’, ‘Muñoz vale por dos’, y en series como ‘Padres e hijos’ y ‘Mujeres asesinas’, anunció su embarazo quien ya tiene cuatro meses de gestación.

Helga Díaz sorprendió a todos hace unos meses con la noticia de su embarazo y de su boda casi en secreto con el actor Santiago Bernal. Y por primera vez revela todos los detalles de su romance, su matrimonio, su embarazo y el 'flechazo' que sintió cuando vio al que hoy es su esposo y padre de Salomón, como pretende llamar.

-¿Cómo conociste a Santiago, tu novio?
Una amiga me invitó a su finca y Santiago, que es un hombre muy espiritual, se encontraba allí. Cuando lo vi, lo primero que le dije a mi amiga fue: “¿Tú me puedes explicar ese hombre tan hermoso de dónde salió?”.

-¿Cómo fue ese primer contacto?
La noche que lo conocí hablamos mucho, nos hicimos super amigos. Nunca había salido con alguien que conociera de una manera tan casual.

-¿Fue amor a primera vista?
Sí, a los dos días de conocernos ya hablábamos de casarnos. Pero, él había pasado por relaciones muy difíciles y yo también. No quería coger mis maletas y llevarlas a ninguna parte y tampoco que alguien cogiera las suyas y las llevara a mi casa.

-¿Cómo es Santiago?
Es muy especial, muy bueno, muy espiritual, trabajador, es un hombre por el que yo me la lucharé el resto de mi vida. Además, compartimos el mismo tema espiritual, tenemos un sanador y estamos en la búsqueda de la paz y la tranquilidad.

-Y tu hija Antonia, ¿cómo tomó tu noviazgo con Santiago?
Antonia estaba de viaje y cuando llegó se hicieron buenos amigos. Mi hija está por encima de todo y así sea el hombre de mis sueños, si le cae mal, no hay nada que hacer.

-¿Hay alguna diferencia con tu primer embarazo?
Tenía 22 años cuando quedé embarazada, estaba sola y muy triste. Este es diferente, tengo a Santiago y me lo estoy gozando al máximo.

-Fuiste madre soltera por mucho tiempo, ¿cómo lo asumiste?
Sufrí mucho con Antonia cuando le fui a buscar colegio. Es increíble que en más de un colegio me dijeran que no me la recibían porque era madre soltera y no era buen ejemplo. Con el papá de Antonia no cuento para nada (Raúl Corro), es que no existe y no tenía a quién decirle venga, acompáñeme.

-¿Cómo te enteraste de que estabas embarazada?
Me enteré gracias a Santiago, yo tengo el ciclo muy irregular. Para mí era normal. Él siempre me decía: “Hazte la prueba”. Pedimos una prueba a domicilio, me la hice y dio positivo, yo no lo creía, pedimos otra, y otra vez positivo... Estabamos muertos de la risa, sí queríamos tener un bebé, pero después de casarnos y después de que yo acabara la novela ('Muñoz vale por dos').

-¿No presentaste ningún síntoma antes?
No sentía nada, además no se me pasaba por la cabeza. Un día en grabación estuve indispuesta, pensé que estaba intoxicada.

-¿Y ahora tienes antojos?
Agua con gas, mucho dulce y un té helado de durazno, no hay cosa más deliciosa que eso. Me he vuelto muy perceptiva con los olores; hay unos que me encantan y otros que detesto.

-¿Quién escogió el nombre de Salomón para tu niño?
Lo escogió mi hija Antonia y convenció a Santiago.

-Con tu filosofía espiritual, ¿tienes algún cuidado especial con el bebé?
Le hago mantras, le pongo música especial y Santiago le habla todo el tiempo. Estamos en el cuento de la estimulación temprana.

-Lo del matrimonio también fue algo sorpresivo...
Teníamos claro que no íbamos a durar siete años de novios, o lo tomábamos en serio o se terminaba. No lo publicamos porque la vida privada es privada, solo por una razón, creo mucho en las energías y, aunque uno esté cerrado a los chismes, de una u otra forma le pueden afectar. Siempre me mantengo alejada, ahora estoy casada y somos una familia muy feliz.

-¿Cuándo te casaste?
El 21 de noviembre, en Bucaramanga (Colombia). No fue en secreto ni a escondidas, queríamos algo de los dos. Si contamos, solamente la familia de ambos sumaba más o menos 300 personas. A mí no me gustan las cosas complicadas.

-¿Cómo fue la boda?
Fue por lo civil, nos casó una prima en una notaría en Bucaramanga. Estábamos en el Tayrona, la notaria nos llamó y nos dijo que ya podíamos casarnos y de regreso a Bogotá pasamos por Bucaramanga. Nos casamos por la mañana y al siguiente día nos devolvimos porque tenía que grabar.

-¿Te casarías por la Iglesia?
Sí, lo hemos pensado. Este bebé nos trajo el civil, puede que el otro nos traiga el matrimonio por la Iglesia.

-¿Y piensas tener más hijos?
Creo que sí y depende del trabajo también. Soy mamá y esposa por encima de todo, me pueden proponer convertirme en Madonna y yo digo que no.

-¿Cómo les contastéis a vuestros padres?
Estaban de viaje con Antonia, y Santiago me acompañó a recogerlos al aeropuerto. Fue divino, cuando estábamos en la casa yo destapé una botella de champaña y Santiago le dijo a mi papá que se quería casar conmigo. Para mi papá fue una sorpresa y para mí también, casi me caigo de la silla. Mi padre le miró, se metió la champaña enterita y le dijo: “Son muy jóvenes, pero usted tiene que saber que si se casa con mi hija, se casa con Antonia también”; y Santi lo tomó divinamente, a él le gustan mucho los niños, por eso es muy fácil que se los gane.

-¿Y no te has cuestionado el que, estando en el mejor momento de tu carrera, venga este embarazo?
Todos los hijos son una bendición, siempre he pensado que Dios sabe cómo hace sus cosas. Hice 'Pura sangre', 'Quién amará a María', luego 'Muñoz vale por dos' y es saludable que la gente se ventile un poquito de uno.