Sin Senos no hay Paraíso

Morón se encapricha con Catalina

Ximena y Paola seducen a unos policías
Como están disfrazadas de campesinas; Ximena y Paola comienzan a coquetear con los policías que se encontraban en la finca de Torrijos, mientras que Noriega y Torrijos se dirigen al canal de televisión donde éstas les dijeron que les iban a delatar, ya que Noriega es un depravado sexual, y Torrijos podría perder a su esposa cuando vea las fotos en las que se está besando con ellas. Y Ximena y Paola comienzan a emborrachar a los policías que estaban vigilando la finca de sus superiores, mientras que Jota les espía hasta que pueda entrar sin que le vean y llevarse el dinero que le robaron. Por otra parte, Morón y Clavijo siguen negociando con Gutiérrez, un narco muy importante, y pretenden trasportar la cocaína de Colombia a Panamá, en complicidad con Sastoque, un narco panameño. En Miami, El Titi y Cardona siguen encarcelados y, allí, ellos se encuentran con otro narco al que también arrestaron. Mientras que, El Chivo sigue presionando a Marcial para que le informe sobre los negocios de Morón y, por eso, Marcial le pone en contacto a El Chivo con el narco panameño: Sastoque. Por otra parte, Catalina, Yésica, Roxana y las demás agentes temen que tengan que pasar la noche con Morón y sus secuaces y tengan que prostituirse.

Camila visita la tumba de su padre (Ramiro)
Ximena y Paola siguen emborrachando a los policías que estaban vigilando la finca de sus superiores (Noriega y Torrijos), mientras que Jota vestido de espantapájaros logra entrar en el gallinero de esa finca sin que le vean para llevarse el dinero que le robaron, y que Ramiro le dejó como herencia a él y a Camila. Lejos de allí, Doña Hilda sigue su viaje en autobús en busca de Albeiro. Entre tanto, Albeiro sigue trabajando, recogiendo café en una finca. Por otra parte, Don Jairo se pone furioso al descubrir los carteles que le pusieron en el burdel, en los que le acusan de que sus trabajadoras están enfermas del SIDA. Por su parte, Camila decide ir al cementerio a visitar la tumba de su padre (Ramiro, “El Hombre Oscuro”) y, aunque Jota la hizo creer que él era una buena persona, cuando va hasta la tumba, descubre que la tumba está muy descuidada, y la dicen que ahí está enterrado el demonio.

Jota encuentra parte del dinero
Finalmente, Jota encuentra el dinero en el gallinero de la finca y se lo lleva con una gallina. Y Ximena y Paola siguen pidiéndole más dinero a los guardias Torrijos y Noriega, a cambio de mantener en silencio y no mostrar las debilidades de éstos. Por otra parte, un vendedor del barrio le cuenta a Camila que su padre Ramiro (al que conocían como “El Hombre Oscuro”) que era muy bueno pero con los suyos y que murió después de que explotase su coche en el que conducía, ya que le pusieron una bomba.

Don Jairo tiene que cerrar su burdel
Albeiro le confiesa a una jovencita con las que trabaja (Jenny) que se enamoró de dos mujeres que son madre e hija, y que a Doña Hilda la dejó embarazaba y, por esto, Jenny le aconseja a Albeiro que regrese con Hilda para que se haga cargo de su hijo. Después de contar el dinero que encontraron en el gallinero; Jota, Paola y Ximena se dan cuenta de que no llega ese dinero al millón de dólares (en realidad son 700 mil dólares), pero ahora ellos planean la forma en la que pueden actuar para que Torrijos y Noriega no les maten, además, están decididos a recuperar el resto del dinero que les faltan. Por otras parte; Jota, Ximena, Paola, Camila y las demás jovencitas que se prostituían en el burdel de Don Jairo consiguieron que éste cerrase su negocio, después de acusarle con papeles que algunas de ellas estaban enfermas de SIDA, quedándose sin clientes y sin trabajadoras.

Catalina es la única posibilidad para capturar a Morón
Los policías que estuvieron vigilando la finca les dicen a Torrijos y a Noriega que estuvieron con unas mujeres de la región y, por esto, ellos no creen que Ximena y Paola les hayan robado, además, sospechan que ellas ni siquiera saben donde se encuentra su finca. En la cafetalera donde ahora trabaja Albeiro; David (un recolector de café) comienza a tener celos al ver a la jovencita de la que está enamorado (Jenny) tan unida a Albeiro. Mientras que, Doña Hilda se hospeda en una pensión de Villanueva, el pueblo donde está trabajando Albeiro, ya que está decidida a buscarle. Y Natalia les avisa a sus amigos que Lina se fue con su padre a Bogotá para comenzar con su proceso de rehabilitación y desintoxicación, y ésta quiere estar a su lado para ayudarle. En el barrio; Paola, Ximena y las mujeres que estuvieron en el prostíbulo de Don Jairo consiguen a un maquillador que las ponga con la cara demacradas para que parezca que ellas están enfermas del SIDA y, después de que le presentaran una prueba falsa de que están enfermas y después de que las viera; Jairo se va despavorido. Por otra parte, la DEA sigue con su plan para capturar a Morón y, por eso, Roxana le pide a Catalina que ella lleve todos los micrófonos escondidos en las vendas que ella tiene en sus pechos por su operación y, aunque a ella la parece muy peligroso, Catalina acaba aceptando. Además, Morón comienza a creer que los de la DEA ya se fueron de Colombia, ya que no le han vuelto a buscar.

Martínez quiere vengarse en la cárcel de Cardona y El Titi
Buscando pistas sobre quien ha podido robarles el dinero; los oficiales Noriega y Torrijos quieren ir a visitar a Johann Contreras, a quien robaron ese dinero y al que dieron una pequeña parte, ya que quieren averiguar si él comentó con alguien el negocio que hicieron. Mientras que, Johann va al barrio y encuentra a Jota, al que pregunta sobre el paradero de Paola, pero Jota le hace creer que Paola se fue de la ciudad, ya que él sabe que Johann fue el primero que se robó el botín que Ramiro (‘El Hombre Oscuro’) le dejó. En Miami; Martínez se encuentra en la misma cárcel que Cardona y El Titi y, ahora, Martínez quiere vengarse de ellos. Para evitar el dolor que siente todavía en sus senos; Catalina se toma pastillas, ocultándoselo a todos, excepto a Yésica, quien la aconseja que tenga cuidado porque se va a acabar volviendo adicta a esas “pepas”. Por otra parte; Catalina, Yésica, Roxana y las demás oficiales se preparan de nuevo para irse a encontrar con Morón y Clavijo y poderles atrapar esta vez.

Catalina y Yésica se reencuentran con Morón
Jota sigue suspirando por la mexicana Julieta y, aunque ella no le da un “sí”, ella sigue teniendo celos de Camila, al verla cada vez más cerca de Jota; además, Camila la dice a Julieta que ella también está interesada en conquistar a Jota. Y como consiguieron robarle el dinero a Torrijos de su finca; Jota, Camila, Ximena y Paola siguen insistiendo en recuperar la otra parte del dinero, que sospechan que la tiene Noriega, el otro oficial. Lejos de allí, Catalina, Yésica, Roxana y las demás agentes encubiertas se reencuentran con los narcos Morón y Clavijo en una de las lujosas fincas de éstos y, allí, Morón las dice que se van a ir de viaje todos juntos, pero esta vez el ejército está colaborando con la DEA y están vigilando la zona por la que ellos se encuentran, vigilando por tierra y aire.

Morón se encapricha con Catalina
El Chivo (desde México) le pide al narco panameño Sastoque, vía teléfono, que se asocien para ser más fuertes y así poder distribuir la cocaína, pero Sastoque teme que tenga que romper su alianza con Morón, y éste no quiere porque sabe que él es narco más importante de Colombia. Mientras que, las agentes encubiertas son incapaces de quitarse la ropa ante los narcos, pero (para que ellos no sospechen nada) Roxana se atreve a quitarse el bikini delante de ellos y, así, poder seducirles. Aunque el ejército militar estaba vigilando la zona por tierra y aire, de inmediato, ellos comenzaron a vigilar la zona del mar, ya que lo descubrieron gracias a los micrófonos que guarda Catalina tras las vendas de sus senos. Y en la finca, Morón le propone a Catalina que se convierta en su esposa y que se vaya a vivir con él después de que le vuelva a operar los senos. Y Yésica le convence a Catalina para que acepte ser la esposa de Morón, que se juran lealtad y, después, Morón intenta acostarse con Catalina, pero favorablemente Catalina le retiene y le pide que esperen a hacer el amor cuando se vayan de viaje (logrando que éste no descubra los micrófonos que esconde en sus senos).

Jenny se enamora de Albeiro
Jenny se acaba enamorando de Albeiro y, en un descanso cuando están recogiendo café, ella se atreve a besarle, pero él no siente nada por ella, además, David (un joven que está enamorado de Jenny) se enfrenta a Albeiro, ya que éste siente celos al verles siempre tan unidos; mientras que Doña Hilda sigue pensando en su amado Albeiro, deseosa de encontrarle cuanto antes. Y Albeiro sigue enamorado de Catalina, a la que no ha podido olvidar, aunque ese sea su deseo para regresar con Hilda y hacerse cargo de la bebita que ella espera.


Del 9 al 20 de marzo de 2009