Valentina Rendón


La actriz da vida a una hermosa y tierna Silvia, una exitosa profesional, quien llegará a poner de cabeza a la redacción de la Revista ‘Hechos’. Valentina Rendón interpreta a este personaje, que significa un importante eslabón en su carrera artística. En ‘Todas odian a Bermúdez’, la nueva producción de Caracol, Valentina personifica a una periodista solitaria y con fama de "nerd", que pese a su éxito profesional no alcanza la felicidad personal.

Si hay personajes con los que Valentina Rendón se siente cómoda, esos son los cómicos, tal como el de Silvia Vargas, que ahora caracteriza en esta nueva historia. Desde que interpretó a Cindy, la mecánica en ‘Pobre Pablo’, Valentina descubrió que su ideal en la televisión era hacer personajes ligeros y entretenidos, tales como los que recientemente hizo en las novelas ‘Marido a sueldo’ y ‘Cómplices’.

Un año entero le costó a Valentina Rendón la escritura del guión de 'Venezzia', con el cual expondrá una nueva faceta de su carrera, la cinta venezolana que transcurre durante la Segunda Guerra Mundial, contando una historia de amor cuando los nazis llegaron al Golfo de Maracaibo para atacar al país que les suministró gasolina a los aliados. Y la actriz duerme poco por estos días, pero la causa de su insomnio no son las jornadas de grabación de la telenovela ‘Todas odian a Bermúdez’, sino afinar los detalles de su primer guión cinematográfico.

‘Venezzia’ cuenta con la actuación de la actriz venezolana Ruddy Rodríguez y el mexicano Alfonso Herrera, a partir de una idea desarrollada por Haik Gazarian, quien fue el que contactó a Valentina Rendón para que se encargara de escribir la historia que va por su quinta semana de rodaje y de la que se espera se haga la posproducción en Colombia

-Valentina, ¿cómo describes a tu personaje?
Silvia es hiperestudiosa, muy responsable, pero sobre todo muy solitaria. Es dulce y trabajadora, pero definitivamente le ha faltado tener un amor de verdad. Lentamente se va a dar cuenta que el amor no está en un príncipe azul, sino que puede estar en la persona que siempre ha tenido al lado.

-¿Por qué hay que odiar a Bermúdez, en esta historia?
Porque es el típico patán de oficina, el que se cree la última gota de agua del desierto y porque es machista, hablador y sapo, aunque al final nos damos cuenta de que Bermúdez tiene su lado humano.

-¿Has conocido a algún Bermúdez en tu vida?
Por ahí uno que otro. En la universidad había uno muy evidente. Por ahí uno se encuentra gente muy “bermudiana”, en toda parte no falta el Bermúdez.

-¿Estás a gusto interpretando a personajes de comedia?
Yo soy feliz con este tipo de personajes, uno de los primeros que hice fue el de una mecánica (en ‘Pobre Pablo’) y me divertí muchísimo. Descubrí que tenía esa venita, esa facilidad para los roles cómicos, me fascinan. Para mí son el idea para hacer televisión.

-También tienes proyectos musicales...
La música es un camino mucho más lento que la actuación. Estaba haciendo un disco con Alberto Plaza, en Miami, pero ahora estoy alternando la novela con la escritura de un guión de una película que estamos haciendo en Venezuela. Así que no me ha quedado mucho tiempo de dedicarme al disco, aunque creo que para el segundo semestre de este año podré retomar el trabajo junto a Alberto Plaza.

-¿Y de qué trata esa película?
Es una cinta en la que soy co-guionista con Jorg Hiller y que es protagonizada por Ruddy Rodríguez y Alfonso Herrera. Es una historia de amor ambientada durante la Segunda Guerra Mundial, en Venezuela, un país que fue protagonista de ese enfrentamiento. En medio de ese caos transcurre esta historia que creemos que en septiembre estará lista".

-¿Cómo nació esa afición por la escritura?
Desde niña escribía obras de teatro, canciones y hasta poesías con un marcado enfoque existencialista. Me aterra que a los 10 años escribía poemas influenciada por Sartre y hacía rimas muy desgarradas al estilo del poeta Julio Florez. Ahora no tengo esa misma energía. Incluso, tengo un guión con opción de compra que hicimos con Mauricio Miranda, un thriller de acción. Me gustan las historias de suspenso y las historias con una carga dramática fuerte al estilo de '21 gramos'.

-¿Cómo ha sido la experiencia de construir la historia de un soldado americano que se enamora de una mujer madura (‘Venezzia’) en plena época de guerra?
No se imagina las lloradas que me pegué armando toda la trama de la película porque lo cierto es que me meto mucho en los personajes y en la historia que voy escribiendo.

-Pero, también, das vida a un personaje en el film, ¿cómo es este nuevo papel?

Encarno a Graciela, una mujer del presente que se encarga de ir contando la historia de Venecia, pues el filme ofrece unos saltos temporales que van de la actualidad hasta el momento en que los nazis se acercaron a las playas del Caribe

-¿Quién se puso en contacto contigo para que escribieras la historia, idea desarrollada por Haik Gazarian?
El propio Haik me pidió que leyera lo que él había escrito y le diera una opinión. Cuando se la di, me dijo que coincidía con lo que él esperaba expresar y con las opiniones que le dieron otros productores, entonces me pidió que me hiciera cargo.

-Actriz, cantante y guionista, ¿con qué afición te quedas?
Obviamente como actriz, donde he pasado más tiempo y donde me siento más segura, mientras la escritura es una pasión que apenas estoy descubriendo, pero la música es mi vida. Creo que esas tres actividades junticas se pueden mezclar.

-¿Y cómo te sientes cuando actúas?
Me siento muy cómoda porque cuando actúo me escondo detrás de la vida de un personaje y me expongo con facilidad. Mientras que, cuando escribo, logro expresarme mejor que cuando hablo porque escapó de la timidez que me ha caracterizado por fuera de los estudios.

-¿Sigues acompañada por tus animales de compañía?
Sigo con mis gatos, ellos son mi compañía. Yo llevo una vida muy tranquila, muy casera, muy familiar, junto a mis dos gatos, aunque quisiera tener más.

-¿Cómo logra ser una persona tan tranquila, tan casera, en un medio tan dinámico como la televisión?
Creo que es muy importante la formación familiar, esos valores éticos de sentido común que nos inculcan en la casa. La clave es seguir esos valores y ser muy honesto, recordar siempre quién es uno y de dónde viene, que uno está haciendo arte no por la fama, sino porque le gusta. El amor es la solución de todo. Según dice la actriz y guionista, la idea es que la producción, que tuvo un costo cercano a los dos millones de dólares, se pueda estrenar entre septiembre y octubre de este año.