Chantal Baudaux


Chantal Baudaux es Gabriela Bustamante en ‘Calle Luna, Calle Sol’. “No importa cuanto tengas, todos estamos en la búsqueda de la felicidad”, comenta la actriz sobre su participación en el melodrama.

La actriz le dará vida a una mujer clara, que trabaja por conseguir sus objetivos en la nueva telenovela que transmite RCTV Internacional. Chantal Baudaux es una de las protagonistas, en la historia, le dará vida a Gabriela Bustamante, una muchacha inteligente con un norte de vida claro, en el que su profesión y el amor por su novio son factores decisivos. Con ella, la actriz asegura guarda en común: “las ganas de superación, el amor al trabajo, el empeño en que las cosas se hagan bien y la creencia en que la vida es un compendio de cosas: amor, trabajo, perseverancia y diversión”. Y aunque con el correr de los días Gabriela aflorará su lado más oscuro, para la actriz no se trata de una villana, si no de una mujer como cualquier otra, porque nadie es completamente bueno o malo.

-¿Cómo es Gabriela Bustamante?
Gabriela es una mujer con una visión muy clara de la vida, sabe lo que quiere y trabaja para conseguirlo, está llena de sueños, aspiraciones y metas. Es una mujer inteligente, educada y sensible, enamorada de Manuel Mastronardi, con quien creó una vida futura llena de proyectos, entre los cuales está casarse. No obstante, para ella, a diferencia de muchas mujeres, el matrimonio no es una necesidad, porque piensa que primero está la realización personal antes de dar ese gran paso. También es una mujer que cuenta con una gran seguridad propia, algo que juega a su favor la mayoría de las veces, pero con Manuel le jugara en contra.

-¿Hay muchos aspectos similares entre tú y ella?
Gabriela y yo tenemos mucho en común, somos mujeres reales que puedes conseguir cualquier día en las calles de Venezuela. Compartimos las ganas de superación, el amor al trabajo, el empeño en que las cosas se hagan bien y la creencia en que la vida es un compendio de cosas: amor, trabajo, perseverancia y diversión.

-Gabriela se alía con la mamá de su novio para hacerle la vida imposible a María Esperanza, ¿qué tan mala consideras que es?
Gabriela no es mala, es una mujer real. Como mujer he podido descubrir en ella ese alter ego que poseemos todas dentro porque nadie es totalmente bueno o completamente malo; en la vida todo se balancea en una fina línea que divide lo bueno de lo malo, el blanco del negro, lo bonito de lo feo y otros extremos. Son las situaciones que se presentan en la vida las que hacen que tu balanza se mueva de un lado a otro haciéndote perder el equilibrio y quizás llevándote a descubrir el lado de ti que permanecía oculto, pero que créanme, toda mujer posee. Gabriela quizá descubra su lado más oscuro y todos puedan verlo, pero quizá, al final, descubra su lado más brillante.

-Ella es vanguardista a la hora de ver el mundo. Personalmente, ¿en qué aspectos te consideras vanguardista?
Ya no sé que significa vanguardia hoy en día, pero tengo muy claro que no lo es. Soy una persona de mente abierta a lo que la vida me ofrece, y quizá lo más importante que puedo hacer por mí y por los demás es no juzgar, tratar de no perder la capacidad de asombro y entender que cada persona es un calidoscopio de opiniones, gustos, virtudes y defectos como yo. Para mí eso es lo que me lleva a ser vanguardista: reconocer que somos seres imperfectos, pero al mismo tiempo saber que son las imperfecciones lo que hacen a cada ser individualmente adorable, sino la vida no tendría nada de poética.

-Gabriela sueña con casarse, pues profesionalmente ya tiene muchos logros, ¿qué opinas de esa situación, sobre el momento ideal para casarse, sobre la realización personal?

El momento ideal para el matrimonio existe como personas hay en el mundo, y es que sólo quien lo vive reconoce ese momento como el ideal. Es difícil poner un límite o hacer planes cuando se trata del amor, creo que uno se casa en el momento en que decide libremente amar sólo a una persona en el mundo, los papeles llegan después, si es que llegan. En realidad es el amor el que une a dos personas para toda la vida.

-¿Qué es lo más resaltante de la producción de la novela?
Que es una producción sencilla, basada en las vivencias de los personajes que la conforman, en los sentimientos que son los que mueven al mundo como el amor, los sueños, el odio, etc. Esta telenovela es una muestra de dos realidades presentes no sólo en Venezuela si no en el mundo, la realidad del que no tiene dinero y el que lo tiene en exceso, pero lo mas importante es que logra acercarlas y demostrar que no importa cuanto tengas, todos estamos en la búsqueda de la felicidad, pero en distintos decorados.

-La novela ha sido inspirada en una de los años ochenta, ¿cómo está actualizada la trama de ‘Calle Luna, Calle Sol’?
Toda telenovela que gire en torno a los sentimientos será tan actual como puede ser hoy en día la obra de Shakespeare. Los sentimientos no pasan de moda, sólo cambia la manera de contar la historia y, de verdad, creo que cualquiera que tenga la oportunidad de ver ‘Calle Luna, Calle Sol’ podrá ver algo de si en alguno de los personajes. Ese es el propósito de todos los involucrados en este proyecto, partiendo de los escritores, hasta llegar a nosotros los actores, que somos los últimos de esa larga cadena que se necesita para que la telenovela sea posible. Será actual mientras esté de moda amar.