Doña Bárbara

Bárbara pierde el bebé

Santos se pone celoso al ver a Marisela besándose con Gonzalo

El Sapo, al que ahora conocen como el nombre de Fidel Castel, le ofrece mucho dinero a Gonzalo para que le colabore y se haga su aliado, y Gonzalo lo acaba aceptando. Por otra parte, Melesio va a apuntarle con su escopeta a María Nieves por no casarse con su nieta Altagracia, ya que piensa que él la dejó preñada, pero él no quiere casarse aún porque no tiene dinero para mantener a una familia; sin saber que podría ser Genoveva quien está embarazada. Mientras que, el Doctor Arias le confiesa que Eustaquia no está bien de salud y que, por eso, la envío a una clínica de la capital, diciéndole también que ha advertido a La Doña en varias ocasiones para que se cuide del embarazo porque es una mujer mayor y puede correr peligro su embarazo. Más tarde, Santos le confiesa a su tía Cecilia que él se siente culpable de que Marisela se haya distanciado de él por todos los errores que cometió. En San Fernando, Marisela visita en la clínica a Eustaquia, que la da fuerzas para que no se dé por vencida y que viva para poder estar al lado del niño que va a traer al mundo La Doña. Además, Eustaquia le explica a Marisela que ella no volvió a ser la misma niña risueña y empezó a odiar a los hombres, desde que Bárbara fue violada por esos hombres y perdió a su padre y a su novio Asdrúbal. Y Eustaquia la dice a Marisela que ella es una mujer que tiene miedo a querer y que, por eso, ella perdió la ternura; y Bárbara escucha la conversación y no puede evitar emocionarse, ya que vio a su hija Marisela llorar por no haber tenido su amor de madre. Y días después, Bárbara se lleva de nuevo a Eustaquia a la hacienda, donde ella sigue guardando reposo. Por su parte, Cecilia consigue abrir una biblioteca en el pueblo, donde le da las gracias a Santos por haberla ayudado, además, ella se siente muy orgullosa de su sobrino. Y para darle celos a Santos y para que ya no la busque más; Marisela se atreve a besarse apasionadamente con Gonzalo, bajo la mirada celosa de Santos...

Gonzalo necesita que Marisela se decida
Cuando descubre a Marisela besándose con Gonzalo; Santos se pone muy celoso y comienza a pelearse con Gonzalo. Y después, Bárbara le amenaza a Gonzalo con convertirse en su enemiga, a cambio de que él no haga daño a Santos, ya que Gonzalo se quería vengar de él después de la golpiza que le dio. Más tarde, Marisela le pide a Santos que rehaga su vida sin ella y que se ocupe del hijo que le va a dar Bárbara, y ambos se despiden con un dulce beso en los labios. Además, Bárbara se emociona cuando descubre que su hija Marisela renunció al amor de Santos para dejarle rehacer su vida con ella. Mientras que, Pajarote sigue dándole celos a Genoveva cuando está bailando con la hermana de los Mondragón y, por eso, Genoveva intenta también darle celos con el fotógrafo de El Progreso; pero Genoveva se acaba enfadando cuando ve a Pajarote besándose con esa muchacha y después él no puede acostarse con la hermana de los Mondragón porque está siempre pensando en Genoveva. Pero, Genoveva sigue muy enfadada y decide irse con Marisela a San Fernando, que al igual que su amiga, huyen al verdadero amor. Por otra parte, el Doctor Arias les comunica a la familia de Lucía que su vida corre peligro por su embarazo, por lo que su padre Encarnación está sufriendo mucho, además, Antonio se siente culpable por haberla dejado embarazada. En San Fernando; Gonzalo le dice a Marisela que ya no puede soportar su indiferencia y, por eso, necesita que ella decida si quiere comenzar un noviazgo con él.

Gonzalo hace negocios sucios con El Sapo
Santos va a buscar a Doña Bárbara para decirla que él se hará cargo del hijo que ella espera. Mientras que, Gonzalo le pide matrimonio a Marisela, aunque ella no acepta porque sigue amando a Santos. Cuando Gonzalo lleva a Marisela a una reunión con Fidel Castel (“El Sapo”); ella se pelea con El Sapo porque la da dinero para que se distraiga y que les dejara solos. Y El Sapo le propone a Gonzalo que le ayude, a cambio de que él también le ayude para ganar las elecciones y que Gonzalo pueda ser Gobernador. Y el fotógrafo del periódico de San Fernando descubre a Gonzalo con Fidel y les hace una foto para que todos crean que éstos están aliados. Como María Nieves no tiene donde vivir con su amada Altagracia; él le pide ayuda a Santos, que promete ayudarle comprándole los materiales para que se haga su propia casa en “Altamira” para vivir con Altagracia. Mientras que, Altagracia descubre que ella no está embarazada y, por eso, “Las Terneritas” sospechan que Genoveva podría ser quien esté en estado.

Genoveva está embarazada
Santos le pregunta a Bárbara que si el hombre que aparece en el periódico junto a Gonzalo es El Sapo, uno de sus violadores, pero Bárbara le hace creer que ese hombre no es El Sapo, aunque es otra de las mentiras de La Doña. Y poco después, Santos visita a Eustaquia, que sigue recuperándose en su habitación, donde la dice que no va a volver con La Doña. Al descubrir que El Sapo tiene negocios con Gonzalo; Bárbara teme que ese desgraciado haga daño a su hija o que pueda violarla, como lo hizo en el pasado con ella misma. Y Bárbara decide ir a visitar a Gonzalo para que le diga qué tipo de relación tiene con El Sapo, pero él la hace creer que es estrictamente profesional su relación. Mientras, que Fidel (El Sapo) le da una paliza al fotógrafo que les hizo una foto a él y a Gonzalo, y éste viaja de inmediato a El Progreso para contárselo a Santos y a su amigo Andrés. Como Marisela y Genoveva creen que podrían estar embarazadas; ellas van a una clínica a hacerse una prueba y, aunque Marisela no está en estado; Genoveva se da cuenta de que está esperando un hijo de Pajarote. Y a pesar de llorar desconsoladamente porque su abuelo Melesio cree que no lo va a aceptar; Genoveva recuerda los momentos bonitos vividos con su amado Pajarote, quien comienza a extrañarla.

Marisela acepta ser la novia de Gonzalo
Como Lucía está en peligro por su embarazo; Cecilia le aconseja a Antonio que está a su lado y que la apoye, dándose cuenta Antonio de que “su mariposa” (como llama cariñosamente a Cecilia) es una buena mujer que no desea nada malo a nadie, ni siquiera a la mujer de su amado Antonio. Por otra parte; Melquíades (mandado por su Doña) intenta disparar a El Sapo, pero no puede hacerlo porque en ese momento Santos estaba hablando con El Sapo (al que conocen ahora con el nombre de Fidel Castel). Mientras que, Bárbara le advierte a su hija Marisela que tenga cuidado con El Sapo. Y más tarde, Santos siente ternura por Bárbara y le toca la barriga para sentir a su hijo que viene en camino y, al ver esto, Marisela se pone celosa y, aunque Santos intenta explicarla que él no va a regresar al lado de La Doña; Marisela se acaba yendo furiosa. Por otra parte, León Mondragón intenta acostarse con Gervasia, pero ella le rechaza y huye de él despavorida. Y Santos le aconseja a Antonio que tengan cuidado con Fidel Castel (El Sapo) porque es un criminal, y Antonio así se lo dice a Gonzalo, pero Gonzalo no le hace caso a sus advertencias. Además, El Sapo está pretende matar de una forma muy dura a Bárbara para que sufra. Por la noche, Marisela recibe unas flores de Santos, con una nota diciéndola que la ama y que jamás dejará de quererla, pero ella no quiere saber nada más de Santos y, por eso, Marisela acepta ser novia de Gonzalo, por lo que le tiene que besar, aunque realmente esté enamorada de Santos.

Santos descubre que Marisela aceptó a Gonzalo
Cuando su escolta Facundo le informa a su patrón de que Bárbara está embarazada; El Sapo está dispuesto a eliminar a Bárbara y deshaciéndose primero del hijo que ésta lleva en su vientre para hacerla sufrir aún más. Después de haber sido besada por Gonzalo; Marisela se lava corriendo los dientes, ya que no soporta ser besada por él, además, Marisela siente hasta náuseas al recordar como la besó. Y Gonzalo intenta sorprender a Marisela con su petición de mano, pero todo es un fracaso, ya que Marisela estuvo a punto de tragarse el anillo de compromiso. Hablando de sus penas de amor; Marisela y Antonio se dan cuenta de que están en la misma situación, ya que consiguieron a otras parejas para alejar a sus verdaderos amores. Mientras que, Bárbara está feliz al enterarse que Gonzalo consiguió que Marisela aceptase comprometerse con él. En cambio, Santos se pone furioso, cuando Juan Primito (mandado por la propia Bárbara) le chismosea a Santos que Marisela se casará con el Señor Suluaga y, por esto, Santos decide irse en avioneta hasta San Fernando para reencontrarse con “su Sol”. Por su parte, El Sapo le obliga a Gonzalo a que le ayude a traficar con dinero, a cambio de que él le ayude económicamente con sus próximas elecciones para ser el Gobernador y, por eso, Gonzalo le obliga a un oficial a retirar las lanchas patrulleras y, así, podrán traficar por el río con el dinero sin que nadie descubra a El Sapo y sus secuaces. Por otro lado, Néstor (el fotógrafo al que El Sapo golpeó) coquetea con Genoveva en San Fernando, y Pajarote se pone muy celoso al verlos juntos, ya fue hasta allí para ver a su amada Genoveva.

El Sapo prende fuego a la finca de Bárbara
Santos, al llegar a San Fernando, le pide a Marisela que no acepte a Gonzalo porque la ama; pero Marisela no quiere separar a Santos del hijo que espera Bárbara. Y después de repetirla varias veces que está enamorado de ella; Marisela estuvo a punto de besarse con Santos, y Gonzalo les descubrió en ese momento, pero Marisela rechaza a Santos en ese instante. Después de que Pajarote fuese hasta San Fernando; él la hace creer a Genoveva que fue allí a por unas cosas para la hacienda y; aunque está realmente enamorado de ésta, Pajarote también la hace creer a Genoveva que él siente lo mismo por ella que por otras mujeres y, por eso, ella vuelve a enfadarse con él y no le dice que está embarazada. Aunque Melquíades intenta matar con una pistola al último de los hombres que está vivo tras violar a La Doña y, aunque éste consigue esquivar la bala, El Sapo consigue herir con su revólver a Melquíades, que va a decirla a Marisela que salve a su Doña porque su enemigo puede hacerle daño. Y Marisela va a decírselo rápidamente a Santos, que en ese momento estaba borracho, ahogando sus penas de amor. Y mientras Melquíades (herido de bala) huye por el bosque; Marisela, Santos, Antonio, Genoveva y Pajarote van a salvar a Bárbara a El Progreso. Pero éstos llegan tarde, pues los secuaces de El Sapo prenden fuego a la hacienda “El Miedo”, donde se encuentra Bárbara, Eustaquia y los demás trabajadores.

Santos sospecha que El Sapo incendió la hacienda
Al incendiar “El Miedo”; los secuaces de El Sapo comienzan una balacera para eliminar a La Doña, mientras que Bárbara saca de allí a Eustaquia, que se desmayó por el humo y la esconde en el sótano del establo, donde escondió a Gonzalo y los demás “revoltosos”. Y Bárbara se atreve a disparar en contra de los hombres que intentaron quemar su hacienda con ella dentro, pero favorablemente llega Santos, que ayuda a Bárbara a dispararlos, junto a Antonio y un oficial, consiguiendo ahuyentar a los secuaces de El Sapo. Y aunque Bárbara no quiere decirle a Santos que El Sapo es quién intentó matarla; Bárbara sí se lo confiesa a su hija Marisela, advirtiéndola de que él podría hacerla daño. Pero, Santos les dice al Comandante Pernalete y a Mujiquita que él sospecha que el incendio lo provocó Fidel Castel (anteriormente conocido como El Sapo), pero él no puede denunciarle porque Bárbara no quiere poner ninguna denuncia. A pesar de que Bárbara tiene molestias por tanta agitación por el incendio; ella (acompañada por Juan Primito) decide ir hasta “La Chusmita”, donde se encuentra Melquíades, herido de bala por ser disparado por El Sapo. Mientras que, Marisela está preocupada por lo que pueda pasarla a Bárbara y al hijo que lleva en su vientre.

Bárbara pierde al bebé y se lo oculta a todos
Después de tener varias molestias en el vientre; Bárbara comienza a sangrar y pierde a su bebé y, entristecida por la pérdida de su hijo, Bárbara se va al lago a bañarse. Y Bárbara les oculta a todos que ella haya perdido al niño, ya que cree que Santos regresará a su lado si cree que ella le va a dar un hijo. Pero, Melquíades sí la cuenta a Eustaquia que su Doña perdió a la criatura. Cuando Gonzalo la exige que regrese a San Fernando; Marisela le deja muy claro que siempre ha hecho lo que ha querido y que no va a soportar que él la dé órdenes. Al ir a buscar a La Doña a “El Miedo”; Carmelito, María Nieves y Pajarote se encuentran con la hacienda quemada y con los Mondragón, que intentan golpearlos, pero les avisan de que su madre (Leoncia) está herida de bala en el brazo.

Bárbara podría estar volviéndose loca
Gonzalo y El Sapo se alían para destruir a Santos, al que quieren hacer pasar por mafioso. Y como ahora se hospedó en “Altamira” porque quemaron su hacienda; Bárbara comienza a mandar como la dueña y señora de la casa, pidiendo que pongan flores por los alrededores, y ella todavía finge que sigue embarazada. Y por la noche, Bárbara festeja con su amado Santos y con su hija Marisela que la hayan rescatado del incendio y, allí, Bárbara les hace creer a todos que se volvió una buena persona gracias al hijo que está esperando, además, Bárbara les pide a Antonio y a Marisela que sean los padrinos de su futuro hijo. Por su parte, Cecilia cuida de Lucía en la clínica donde está reposando, que la confiesa cómo fue su gran amor por Lorenzo. Al día siguiente; Bárbara le pide a Melquíades que reconstruyan lentamente “El Miedo” para poderse quedar en “Altamira”, cerca de Santos. Mientras que, un hombre (mandado por El Sapo) va hasta la redacción del periódico del pueblo para avisar a Andrés que Santos está robando dinero de la asociación de ganaderos de El Progreso. Y Melquíades sospecha que Bárbara podría estar volviéndose loca porque con él fingió que ella está embarazada, a pesar de que ella sepa que Melquíades la dio la noticia de que perdió a su bebé, además, ella está muy simpática y calmada con todos.

Del 9 al 20 de marzo de 2009