Gabriela Spanic: “En el fondo soy frágil”


Gabriela Spanic desmiente calumnias, sugiere ejercicios espirituales, asume con valentía ser una madre soltera y adelanta su nuevo proyecto: el filme ‘Soledad Violenta’.

‘El Sagrado Corazón de Jesús’, ‘La Milagrosa’, ‘La Rosa Mística’, ‘La Caridad del Cobre’ y ‘San Miguel Arcángel’, dispuestos en un pequeño altar, contemplan con ojos piadosos la sala repleta de portarretratos. Resalta la foto ubicada sobre la repisa que recibe a los visitantes en su hogar caraqueño: ella, vestida de novia, con lágrimas en los ojos, abraza a su abuela. En el estante de la izquierda, una réplica del busto que le erigieran sus fanáticos en Indonesia, gracias a su personaje de Paola, la terrible gemela de la frágil Paulina en ‘La Usurpadora’. Junto al sofá, todas mis guerras, una autobiografía de María Félix. Otras gráficas muestran a Amaranta Rey, la simpática malvada que se ganaría el cariño de la audiencia en la telenovela ‘Todo por tu amor’, estrenada en Venevisión a finales de los noventa.

La anfitriona de este encuentro, mientras entrega a los brazos de su tía a su pequeño hijo Gabriel, sostiene una taza de café y una caja de cigarrillos que darían inicio a esta conversación. Han pasado más de dos décadas desde que saliera a probar suerte como actriz en Caracas (Venezuela).

En el camino se llevó la banda de Miss Venezuela Internacional 1992. Hoy es una figura internacional radicada en Miami, donde ha trabajado para corporaciones como Televisa y Telemundo. Y la actriz adelantó los proyectos que más le entusiasman para este año: la creación de ‘Gabriela Spanic Collection’, su propia línea de ropa para mujeres (aún en plena concepción), su labor filantrópica en la ‘Fundación Artistas Unidos’ y la lectura de un guión que implicaría su debut cinematográfico, el de la cinta ‘Soledad Violenta’, que versa sobre la violencia doméstica.

-¿Harás las veces de una víctima de la violencia doméstica?
Así es. ‘Soledad Violenta’ será la primera película latina que se hará sobre este tema. Apenas ahora voy a comenzar a leer el guión, pero es algo que me tiene muy entusiasmada. A la cabeza del proyecto está José Vicente Scheuren (productor general de la telenovela ‘Prisionera’, productor ejecutivo de la serie ‘Isa TKM’ y de la cinta ‘Puras Joyitas’).

-Cuesta imaginarte como una mujer maltratada porque proyectas mucho carácter…
No me han puesto una mano encima, pero sí me han lanzado por unas escaleras. Fue una experiencia que relaté en el libro ‘Mi vida entre líneas’ (editado en Miami). El capítulo que refleja ese episodio se llama ‘Carta de despedida y adiós’.

-¿Quién te hizo eso?
Un actor con el que estuve relacionada (José Ángel Llamas). En aras de mantenerse en forma, él se inyectaba esteroides anabólicos. Y eso hizo que actuara de una manera muy particular. Si se encontraba en la ducha, se daba golpes contra la pared; si estaba en su cuarto, quería lanzarse por la ventana. Para el momento en que ocurrió el episodio donde salí maltratada (en 2004) su hijo tenía, apenas, cinco años. Recuerdo que la madre fue a buscarlo mientras yo forcejeaba con el padre. En algún momento me flaquearon las piernas y cuando desperté ya me encontraba en el hospital.

-¿Cómo fue eso para ti?
Cuando un hombre te muestra la cara y luego tú ves el sello, el asunto puede ser muy traumático. Es como lo que me ocurrió con el padre de mi hijo (el venezolano Neil Pérez). Al principio todo fue bello, pidió mi mano a mis padres y se fue a vivir conmigo a Miami. Todo iba bien hasta que empezaron las intrigas de la vecina, quien inició una campaña online para desprestigiarme. Ella y la ex esposa del susodicho me tildaban de todo, menos de buena persona. Yo, que para entonces estaba embarazada, sólo me preguntaba: “¿cómo la gente puede caer en algo tan bajo?”.

-¿Y esa campaña de desprestigio acabó con tu relación de pareja?
Él comenzó a creer todo lo que se decía de mí. Un día me preguntó: “¿cuándo es que nace el niño?”, y le respondí: “entre el 8 y el 12 de julio”. Y el pobre es tan ignorante que me dijo: “bueno, si nace el 12, es mío y me hago responsable, si nace antes, entonces, no es hijo mío”. Aprovecho para aclarar que, a pesar de lo que se ha repetido en la prensa, él nunca me pidió una prueba de ADN del bebé.

-Y ahora eres una madre soltera…
¿Y para qué quiere mi hijo un padre así? Cuando nació Gabriel le avisé que podía venir a conocerle y se negó. Me dijo que borrara su número de mi agenda. Le contesté: “un hijo no puede borrarse, quedará en tu conciencia”.

-¿A qué le atribuyes todo esto?
Muchos dicen que todo fue muy rápido entre nosotros. Pero yo creo que en el amor no hay tiempos. Algunas parejas, después de 20 años de matrimonio, comienzan a ser infieles.

-¿Cómo te fue con Miguel De León, tu ex marido?
Hay quien tiende a reclamarme que yo dejé escapar a “ese gran hombre”. Sí es un gran hombre, lo que pasa es que es un pichirre. ¿Cómo es posible que yo haya tenido que pagar todo nuestro divorcio? Esas son cosas que la gente no sabe y después vienen a juzgarme como 'la mala' de la historia.

-¿Qué te dejan estas experiencias con los hombres?
Lo asumo como que soy una más de las tantas mujeres que en este momento están sin pareja. Creo que a todos mis ex les ha molestado que yo lleve los pantalones de la relación tanto como ellos. No toleran que sea una mujer independiente, próspera, sincera, que vaya siempre al grano. Al parecer, muchos prefieren a una mosquita muerta. Pero esas son las que, al final, terminan poniéndoles los cuernos. Conmigo el asunto es que ven el cielo y después le tienen miedo a las estrellas.

-¿Será que eres como una María Félix?
No pretendo compararme con ella. Pero, en efecto, la Félix es un icono al que admiro muchísimo. Todo le resbalaba, a pesar de que la acusaban injustamente de tantas cosas. Veía a los hombres que se ponían a competir con ella como monigotes y nunca se quedó callada. La admiro, además, por su belleza, por su finura y su personalidad misteriosa. Por cierto que ella y Rómulo Gallegos deben estar revolcándose en sus tumbas con esa versión que están haciendo, actualmente, de ‘Doña Bárbara’ (en Telemundo).

-¿Le sigues teniendo fobia a los ascensores?
Lo superé cuando vi cómo metían a mi hermana gemela Daniela en una cámara hiperbárica, en plena recuperación médica. Era como verme a mí misma allí dentro.

-¿Cómo están tus relaciones con tu hermana?
Ha salido publicado que estamos mal, pero eso es una calumnia levantada por su esposo Ademar, quien quiere lucrarse con esa polémica. Porque una exclusiva diciendo que las hermanas Spanic se odian, seguramente, la pagan muy bien.

-¿Te han ofrecido dinero por una exclusiva?
Sí. Y no lo he hecho. Eso no se hace. Para mí, todos los que están detrás de los medios amarillistas son artistas frustrados que se aprovechan del morbo de los seres humanos.

-¿Y qué opinas de los artistas que se lucran con los medios amarillistas?
Es un paquete en el que me meten a mí, pero yo no tengo nada que ver con eso. Allá ellos. Cada quien en lo suyo.

-¿Cómo es para ti ser una figura internacional?
No es por nada, pero tengo que decirlo: Gaby Spanic es la única venezolana que ha logrado tanto rating dentro y fuera de Venezuela. Es un hecho del que yo misma me asombro; que en una misma calle de Rumania estén Gabriela Spanic y Andy García y los transeúntes le hayan prestado más atención a Gabriela Spanic; que llegues a Brasil y te hagan un homenaje en televisión; que en Indonesia te hagan un busto; que te ganes el premio Víctor Victoria en Eslovenia; que en países como España y Japón llegaran a competir por el rating las telenovelas ‘Todo por tu amor’ y ‘La Usurpadora’ (en la primera es contrafigura y en la segunda protagonista). Son cosas de las que muchos no tienen ni idea.

-¿Qué es lo que más recuerdas de cuando eras anónima?
Recuerdo que, desde pequeña, montaba a caballo, pescaba, sembraba la tierra y tomaba agua de manantial. También disfrutaba del espectáculo de los parranderos que todavía van de casa en casa el Día de los Inocentes, pidiendo como pago una botellita de ron. Que iba a misa de madrugada y luego me desayunaba con arepita de anís y me tomaba un chocolate caliente. Que soy una mujer de los llanos venezolanos. Eso nunca se me olvida.

-¿Te suavizó la maternidad?
En el fondo siempre he sido una mujer frágil, lo que pasa es que no me conocías y, a lo mejor, tenías una imagen equivocada de mí.

-¿Cómo eres de mamá?
Muy juguetona, cariñosa, duermo carita pegada con él. Cuando se levanta le acaricio los piecitos y le digo: “buenos días, bonito, te amo mucho”. Creo en el amor de madre y también en que los bebés imitan todo lo que ven. Siempre le leo la Biblia. También me gusta que sea sociable, ya que los niños que se refugian excesivamente en la mamá se retraen. Si se cae, trato de que vuelva a levantarse sin traumas, le digo rápidamente: “sana, sana, colita de rana”.

-¿Le has escrito algo?
Sí, le escribí un poema donde lo llamo 'mi león azul'. Porque el azul representa la inmensidad del cielo y el león es el rey de la tierra. Entonces mi hijo es una celebración entre el cielo y la tierra.

-Si sumas lo terrenal y lo espiritual que has vivido, ¿qué aprendizaje te queda?
Que la mejor pelea es la que se evita, que hay que vivir los duelos antes de pasar la página, que los verdaderos amigos los descubres cuando estás en las malas y que Dios no te envía pruebas que tú no puedas superar. He aprendido también a adorar a un viejito muy sabio que sana todas las heridas y que se llama “Tiempo”.