Mónica Spear


Mónica Spear protagoniza ‘Calle Luna, Calle Sol’ y la actriz nos habló sobre su personaje en la telenovela: “No juzgo a María Esperanza por no permitirse ser feliz”.

La actriz venezolana tiene en sus manos un personaje complejo que, tras un evento desafortunado, vive consagrada a su familia y se olvidó de sí misma. La sensibilidad de Mónica Spear está a prueba nuevamente con la interpretación de María Esperanza, el personaje al que le da vida en ‘Calle Luna, Calle Sol’, la nueva telenovela de RCTV Internacional. En esta ocasión, a la actriz le toca interpretar a una mujer entristecida por un evento desafortunado que le ocurrió en el pasado, y quien se refugió en su familia, estudios y trabajo para sobrellevar la carga que dejó en su ser el terrible incidente. No obstante, el amor todopoderoso de un hombre intentará devolverle la sonrisa y significará la resurrección de sus sentimientos más femeninos. La batalla por lograrlo será ardua y progresiva, y se librará en un ambiente cargado de contrastes y de diferencias de clases económicas abismales.

-¿Has encontrado puntos de encuentro entre María Esperanza Rodríguez y Mónica Spear?
Ella es una muchacha que por una mala experiencia que tuvo cuando estaba más joven se bloqueó como mujer, y se dedicó completamente a su familia. Sin embargo, creo que siempre los personajes que hago tienen algo de mi esencia. Yo me considero una mujer trabajadora, buena hija, buena hermana y buena persona como ella. María Esperanza es exactamente eso: una buena persona, porque le gusta hacer feliz a la gente, lo único es que por la experiencia que tuvo y que la marcó no se permite ser feliz ella misma.

-María Esperanza es víctima de un trauma y por eso su parte sentimental está detenida. Personalmente, ¿qué opinas de esa situación, algo te puede paralizar de esa manera?
A María Esperanza no la entiendo, específicamente no entiendo por lo que está pasando porque, gracias a Dios, jamás he vivido algo igual. Lo que pienso como Mónica Spear es que uno está en la vida para ser feliz, para querer lo que hace, lo que una es, lo que tiene. Sin embargo, no juzgo a María Esperanza por no permitirse ser feliz y lo que quiero con este personaje es buscar la manera de que ella sea feliz, porque si no eres feliz, ¿para qué estás en este mundo?

-La telenovela muestra dos realidades, un país dividido económicamente, ¿qué opinión tienes de las diferencias entre las clases sociales?
Las clases sociales están en todo el mundo, lo que a mi realmente me preocupa es que estando en un país tan rico, donde se puede hacer turismo, donde hay petróleo, agricultura, y donde lo tenemos todo haya gente muriéndose de hambre. Las clases sociales son inevitables que existan, pero no me parecen justas.

-María Esperanza es luchadora, ¿qué hace luchar a Mónica Spear?
Todo, sobre todo mi familia. Antes era yo nada más y luchaba solo por mí, pero ahora, tengo un esposo y una hija por quien luchar. Realmente criar a una persona cuesta mucho y uno quiere brindarle la mejor educación, la mejor vida y eso requiere de mucho trabajo.

-¿Qué es lo que hace más atractiva a ‘Calle Luna, Calle Sol’?
Lo importante son los libretros, porque la historia como tal es muy hermosa. También hay buenos actores, que tenemos muy buen feeling. Cuando hay un buen equipo, en el que unos apoyan a los otros todo se hace más ameno y más fácil. Cuando trabajas así todo sale maravilloso, perfecto y eso se ve en pantalla. También hay buenos directores con los que todo fluye.

-¿Qué retos representa para ti repetir como pareja de Manuel Sosa en esta producción?
Trabajar con Manuel es maravilloso, es indescriptible. Él es una persona muy profunda, aunque no lo crean por la pinta de chico malo que se ha creado en todos lados. Pero en realidad es un muchacho muy profundo, que no abre su corazón a todo el mundo, aunque es una persona hermosísima, talentosísima que le pone empeño a cada escena. Es divertido trabajar con él. El reto es hacer nuestros personajes súper reales, porque son completamente diferentes a los que hicimos en ‘Mi prima Ciela’.