Sin Senos no hay Paraíso

Doña Hilda encuentra a Albeiro

Albeiro tomó la decisión de regresar con Doña Hilda
Albeiro finalmente tomó la decisión de regresar con Doña Hilda; y Jenny le confiesa a Albeiro que se enamoró de él, pero éste la dice que no la ama y que seguramente que encontrará un gran amor. Y Jenny se siente atraída por Albeiro y se despide de él con un beso en los labios. Lejos de allí, el ejército de Colombia comienza un tiroteo con los secuaces de Morón, que estaban preparando todo para huir de la DEA una vez más, pero consiguieron avisar a tiempo a Morón para que no fuese allí donde comenzaron la balacera. Y Roxana y las demás agentes no actúan en contra de Morón porque creen que éste va a encontrarse con uno de sus aliados y ellos quieren desmantelar toda la organización de Morón.

Urquía logra salvarse del tiroteo de los secuaces de Morón
Aunque tirotean el coche en el que iba Urquía con otros agentes; él logró esquivar las balas y deshacerse de varios de los escoltas de Morón; pero éstos mataron a varios policías que acompañaban a Urquía. Mientras que, Morón y Clavijo siguen huyendo en camionetas con las “prepagos”, sin saber que ellas son oficiales encubiertas.

El ahijado de Morón se deja deslumbrar por la belleza de Yésica
Morón y Clavijo logran esquivar a la DEA; y Catalina, Yésica, Roxana y las demás agentes se van de viaje en avión con estos narcos; además, Breked y Urquía perdieron la señal para saber donde están ellas con los narcos. Y después de hacer ese viaje; Pablo (el joven ahijado de Morón, que es hijo de Gutiérrez, otro narco) se deslumbra por la belleza de Yésica. Por otra parte; los oficiales Torrijos y Noriega le dan una paliza a Johann y se le llevan para sonsacarle a quien le dijo que ellos se quedaron con ese dinero. Mientras que, una mujer se convierte en la sucesora de “El Hombre Oscuro” (Ramiro), que tiene un almacén parecido al que tenía éste para manejar y exportar la cocaína.

Ximena y Paola siguen extorsionando a los policías
Carmen (una de las militares que está en búsqueda de Morón) le confiesa a uno de sus compañeros (Moreno), con el que ha mantenido un romance en secreto, que está embarazada, y él (por miedo a que le echen del ejército) le exige a Carmen que pierda a ese niño. Por otra parte, Sara (la sucesora de “El Hombre Oscuro”) pretende convertirse en una gran traficante de cocaína y superar a Ramiro en su trabajo, además; ella siempre ha odiado a Ramiro porque cuando trabajó con él, sus hombres la violaron. Mientras que, Pablo (el ahijado de Morón) le coquetea a Yésica, diciéndola que la parece un ángel, en vez de una “Diabla”; pero Yésica le ve como un jovencito muy inexperto en el amor. Lejos de allí, Torrijos y Noriega le dan una gran paliza a Johann para que les diga con quien habló sobre el dinero que se encontraron, además, éstos comienzan a sospechar que Ximena y Paola trabajan para Johann para robarles el dinero. Y Ximena y Paola, por otra parte, siguen extorsionando a los policías, pidiéndoles más dinero por teléfono. Tras conseguir de nuevo la señal de Catalina; Breked descubre que Morón y sus secuaces están yendo con las agentes encubiertas hasta Santa Marta, una ciudad de Colombia.

Marcial sigue siendo extorsionado en México
El Chivo sigue extorsionando a Marcial para que se quede en México a su lado y así puedan averiguar las rutas de Morón. Por otra parte, Sara recuerda su oscuro pasado, donde “El Hombre Oscuro” la obligó a tomarse unas dosis de cocaína para transportar la droga dentro de su cuerpo, además, en el primer viaje esa fue descubierta por la policía y la extrajeron las dosis, por esto, ella quiere convertirse en una mujer mucho más fuerte que Ramiro en el mundo de la droga. Mientras que, Albeiro tiene una pelea con David (el joven enamorado de Jenny) porque no quiere que Albeiro se enrede con Jenny y cree que éste la está pretendiendo.

Catalina sigue guardando los micrófonos en sus senos
Al llegar a la finca de Santa Marta; las agentes encubiertas tienen que bañarse en la playa para los narcos, mientras que Catalina les dice que ella no se puede bañar con la excusa de su operación de senos, aunque lo hace porque lleva escondido unos micrófonos en sus senos. Uno de los policías que tenían el dinero que les faltaba a Jota (Noriega) se va de viaje para que Ximena y Paola no puedan quitarle el dinero, ya que ellas siguen insistiéndoles en el dinero chantajeándoles con enseñar las fotos comprometedoras de los policías. Mientras que, Torrijos (el otro policía) sigue extorsionando a Johann para que le diga con quién habló sobre el dinero que se quedaron. Y aprovechando su huída; Jota, Paola y Ximena se cuelan en la casa de Noriega, donde descubren que él viajó a Santa Marta. Por su parte, Sara sigue intentando que la respeten como lo hacían con “El Hombre Oscuro”.

Doña Hilda encuentra a Albeiro
Tras haber llegado a la cafetalera que le dijeron donde trabajaba su amado; Doña Hilda se encuentra con Albeiro. Y Hilda le da una bofetada a Albeiro por haberla abandonado embarazada. Cuando Albeiro intenta abrazarla para consolarla; Doña Hilda no le deja que la abrace porque no soporta que él la haya enamorado y que la haya hecho creer de nuevo en el amor para perder a su hija Catalina y para después abandonarla. Y aunque Albeiro la jura que quería regresar con ella; Doña Hilda no le cree y le pide que se olvide de ella y de la hija que va a tener. A pesar de que Albeiro corre tras ella; Doña Hilda coge un taxi para volver a su casa. Para hacerse respetar como lo fue “El Hombre Oscuro” en su día; Sara mata con su revólver a uno de sus escoltas (Tanque), para que empiecen a hacerla caso, ya que no pudo mandar uno de sus cargamentos de droga porque tenían miedo a ser descubiertos por la policía. Como David (el joven enamorado de Jenny) se enteró que Albeiro abandonó a una mujer en estado; David le da una paliza a Albeiro porque cree que esté estuvo coqueteando con Jenny, sin importarle haber dejado abandonada a Doña Hilda.

Albeiro se queda sin trabajo
Después de haberse peleado con un cafetalero; el patrón echa de su finca a Albeiro, que está dispuesto a buscar a Doña Hilda para que le perdone, pero Doña Hilda ya tomó rumbo a su casa en un autobús. Por otra parte; Jota, Ximena y Paola están dispuestos a tomar rumbo a Santa Marta en busca del dinero que les robó Noriega. Mientras que, Roxana logra comunicarse con el micrófono que tiene Catalina escondido en sus senos, contándoles que los narcos las llevaron a una finca cerca de la playa en Santa Marta, además, Catalina sigue teniendo fuertes dolores en sus senos. Y ahora Catalina, Yésica, Roxana y las demás agentes quieren emborrachar a Morón y sus secuaces para lograr capturarles. Por su parte, el narco panameño Sastoque sigue trabajando con Morón, a la vez que con El Chivo para que le lleven droga desde Colombia y desde México. Después de extorsionar a Johann; él identifica a Paola en una foto que tenía el Oficial Torrijos.

Martínez amenaza en la cárcel a El Titi y a Cardona
Camila se siente defraudada al no encontrar el almacén de juguetes donde Jota le dijo que trabajaba, pero Jota le sigue afirmando de nuevo que esa juguetería existe pero se destruyó, y Jota la miente para que Camila siga creyendo que su padre era una buena persona. Más tarde, Jota descubre que los policías les están buscando, ya que el amigo de Johann les dice que secuestraron a Johann para averiguar el paradero de Paola. Por su parte, Sara sigue recordando lo que la hizo pasar el desgraciado de “El Hombre Oscuro”, que la utilizó para que la policía la detuviera y distraerlos para que otras mujeres que llevaban cocaína en su cuerpo pudieran trasportarlo a otro país. En la cárcel de Miami; El Titi y Cardona descubren en el patio que allí está encerrado también Martínez (el narco mexicano que estuvo aliado con Lorena). Y Martínez les exige a El Titi y a Cardona que les den bastante dinero o, de lo contrario, él y sus amigos de la cárcel les darán una gran paliza. Y ahora, El Titi y Cardona no saben cómo conseguir el dinero para Martínez. En México, El Chivo le exige a Marcial que se vaya con él hasta Panamá para encontrarse con Sastoque.


Del 9 al 20 de marzo de 2009