Doña Bárbara

Gonzalo es descubierto
y encarcelado
Marisela decide alejarse
Marisela se va muy enfadada con Santos por haberla rechazado, ya que él se enfadó desde que descubrió que ella le ocultó que Bárbara había perdido al bebé. Y Juan Primito también se enfurece con Santos, porque Santos hace sufrir a todas las mujeres con las que mantiene romances (Bárbara, Marisela y Luisana). Después de descubrir que Bárbara volvió a ser la misma mujer malvada, llena de odio y rencor; Marisela enfrenta a su madre por haberla hecho creer que se convirtió en una mujer tierna después de haber perdido al bebé, además, Bárbara le confirma que ella misma quería lograr que Santos la dejase por haberle engañado. Y para demostrar que no es igual que su madre, Marisela decide irse muy lejos, alejándose de Santos y Bárbara, aunque antes de eso Bárbara le pide disculpas a su hija por haberla hecho daño. Al anochecer, Bárbara entra con su hombres hasta la habitación de El Sapo y, aunque éste no está allí, Bárbara dispara y saquea el cuarto de su peor enemigo. Mientras que, El Sapo lleva ratones a la fábrica de lácteos de Santos, para estropearle el trabajo. Por otro lado, Melesio le aconseja a Santos que regrese con Marisela porque ella es una buena mujer que no hace cosas con maldad, ya que se comportó como una buena hija con La Doña.

Santos se enfrenta a Gonzalo
Como El Sapo incendió su hacienda; Bárbara le paga con la misma moneda a El Sapo, quemándole la casa. Aliado con El Sapo; Gonzalo manda a una inspección para que revise la fábrica de lácteos de Santos, para que vean que está lleno de ratones, pues El Sapo metió a los roedores el día anterior. Y al final, Sanidad cierra la fábrica de lácteos de Santos, tal y como El Sapo y Gonzalo planearon. Y por la forma de actuar, Bárbara descubre que El Sapo fue quien arruinó la fábrica de Santos. Y los ganaderos se ponen furiosos con Santos por lo ocurrido en la fábrica, pero Santos les explica que todo fue un sabotaje, aunque ellos no le creen y, apoyados por Don Encarnación, destituyen del cargo a Santos. Por la noche, en una cena romántica; Antonio le declara su amor a Cecilia y, al verlos tan enamorados, Don Encarnación se pone furioso, además, él no soporta que Antonio ahora no le deje ver a su nieta. Además, Don Encarnación mandó a un abogado que les investigara a Cecilia y a Antonio para tener pruebas de que ellos son amantes y poder acusarle de que ambos planearon la muerte de Lucía para quedarse después con su hija y el dinero. Como Marisela regresó a trabajar como la secretaria de Gonzalo; ella escucha una conversación telefónica, en la que El Sapo le dice a Gonzalo que quiere matar a Bárbara. Por temor a que le pase algo malo porque cree que El Sapo irá a enfrentarla; Bárbara le exige a Eustaquia que se vaya a vivir con Juan Primito a “La Chusmita”, la chabola donde vivió Marisela con su padre. Investigando lo sucedido; Santos descubre que Gonzalo mandó a la inspección de sanidad para que le cerraran el negocio. Y por esto, Santos llega enfurecido hasta la gobernación, donde le propina un puñetazo a Gonzalo, acusándole de usar su poder para combatir con sus adversarios y, al reencontrarse con Santos; Marisela le dice que ella está dispuesta a seguir trabajando con Gonzalo.

Bárbara previene a Santos de las fechorías de Gonzalo y El Sapo
Antonio descubre que Gonzalo está intentando poner a todos en contra de Santos. Ahora que Santos busca de nuevo a Marisela; ella le rechaza, ya que está dolida con él. Además, Marisela quiere quedarse cerca de Gonzalo para averiguar que planes tiene Gonzalo en contra de sus seres queridos. Cuando Don Encarnación intenta poner a todos los socios ganaderos en contra de Santos; Bárbara defiende a Santos, diciéndoles que son unos desagradecidos porque todos han ganado mejorías en la región gracias al esfuerzo de Santos. Y aunque intenten cerrarle la fábrica láctea; Santos quiere desinfectarla de los ratones y les va a pagar a los trabajadores (los ganaderos) de su propio dinero. Más tarde, Bárbara le advierte a Santos que Gonzalo se convirtió en su enemigo y que le quiere hacer daño, que está aliado con El Sapo (al que ahora llaman Fidel Castel) para hacerle daño, contándole también que ese hombre la desgració la vida, violándola con otros maleantes. Después de decirse lo mucho que se aman; Antonio y Cecilia acaban haciendo el amor. Por otra parte, Gonzalo intenta acostarse con Marisela, pero ésta le rechaza.

Marisela acepta casarse en una semana con Gonzalo
Después de hacer el amor, Cecilia y Antonio se dicen que se aman y que nacieron el uno para el otro para ser felices juntos. Cuando Bárbara le cuenta a Santos que Fidel (alias “El Sapo”) quiere destruirle para hacerla daño a ella; Bárbara le dice también a Santos que se proteja y que no confíe en nadie porque ella le ama y no quiere perderle, aunque él ya no quiere estar junto a ella. Mientras que, Melquíades se da cuenta y avisa a La Doña de que El Sapo está formando un ejército para deshacerse de ella. Aunque Gonzalo le pide que se acueste con él para demostrarle que pude confiar en ella; Marisela se opone a entregarse a Gonzalo, y ésta le dice a Gonzalo que ella no hará el amor con él hasta que se casen porque no quiere convertirse en su amante y, por esto, él la pide matrimonio para casarse en una semana, y ésta acepta; aunque Marisela lo único que quiere es desenmascararle. Por otra parte, Antonio se enfrenta a Gonzalo por ser un hipócrita, diciéndole que es un fiasco como amigo y como ser humano. Al ir a San Fernando; Bárbara le pide a su hija Marisela que no se case con Gonzalo porque podría hacerla mucho daño, dándose cuenta ambas de que Gonzalo y El Sapo están aliados.

Bárbara y Marisela se unen en contra de El Sapo
Marisela le acaba diciendo a su madre (Bárbara) que ella está al lado de Gonzalo para saber qué planes tiene él y El Sapo en contra de ella (Bárbara) y de Santos y, así, poder salvarles. Y Bárbara se enorgullece de que su hija esté preocupada de ella, y Bárbara la dice a Marisela que aguante a Gonzalo para seguir investigándole, prometiéndola que no dejará que ella se case con Gonzalo. Por otra parte, Pajarote se pone furioso con un periodista, al ver que éste está pretendiendo a su amada Genoveva. Mientras que, Santos y Andrés se dan cuenta de que El Sapo y Gonzalo están traficando con drogas en El Progreso. Y Antonio enfrenta a Gonzalo, diciendo que se dio cuenta de que él no es el mismo hombre que llegó a El Progreso huyendo de la guardia porque exigía un Gobierno de Libertad y que, ahora, él se ha convertido en un corrupto asqueroso y en un funcionario inmoral, por esto, Antonio renuncia de su puesto de trabajo, pero Gonzalo pretende vengarse de él, ya que éste le hizo firmar cosas como Secretario de Estado que Antonio ni siquiera leyó. Aunque Marisela se sigue quedando al lado de Gonzalo; Antonio regresa a El Progreso con su sobrina Genoveva. Para desenmascarar a Gonzalo; Santos va a visitar a Morís a la ciudad para pedirle ayuda, y él le da una cita con el marido de una amiga suya, que es un Ministro del Gobierno. Finalmente, Bárbara convence a Eustaquia para que se vaya con Juan Primito y con la madre y la hermana de los Mondragón hasta “La Chusmita” y, así, no corran peligro sus vidas de El Sapo y sus secuaces. Como Marisela no quiso regresar con Antonio; Cecilia va a hablar con Marisela, que la hace creer a su tía Cecilia que ella está dispuesta a casarse con Gonzalo porque es el único hombre que la ama sinceramente. Al encontrar a un hombre de El Sapo expiando por su casa; Bárbara y Melquíades le matan. Y por la noche, Bárbara se vaya en el pantano de “Los Suspiros” para invocar a sus Dioses Indios y que la ayuden a derrotar a su peor enemigo: El Sapo.

León Mondragón dispara a Carmelito y Mª Nieves
Aunque a Santos le duele que Marisela se vaya a casar con Gonzalo; él prefiere no oponerse porque sigue enfadado con Marisela. A pesar de que Cecilia no consigue sonsacarla a Marisela nada; Cecilia sospecha que Marisela le está ocultando algo, ya que Marisela está dispuesta a casarse con el hombre que siempre despreció. Más tarde, Gonzalo estuvo a punto de descubrir a Marisela husmeando por sus cosas, pero ella logró que no la descubriese, pues ella se dio cuenta de que Gonzalo recibió un maletín lleno de dinero. Siguiendo sus pasos de Carmelito y María Nieves; León Mondragón dispara a Carmelito, pero él logra esquivar la bala, aunque María Nieves acaba siendo herido por esa bala que León disparó para matar a Carmelito, ya que León quería vengarse de él por estar casado con la madre de su hijo: Gervasia. Pero, León consigue disparar en el pecho a Carmelito. Como no tienen suficiente dinero para pagar la clínica donde está su hija recuperándose, pues Lucía tuvo que traer al mundo a la criatura a los seis meses de gestación; Cecilia se ofrece a vender su casa de El Progreso para poder pagar la clínica, pero Antonio no quiere que ella venda una de sus propiedades por su hija, pero ella le dice que a esa niña la considera como si fuera su hija.

Juan Primito es torturado por El Sapo
Después de disparar a Carmelito y a María Nieves; León Mondragón huye con el dinero que éstos tenían, que llevaban a su patrón (Santos). Y María Nieves consigue arrastrarse hasta la carretera, donde se desmaya, y Mujiquita le socorre, llevándole hasta una clínica, mientras que Carmelito sigue estando muy grave desmayado en medio del bosque. Y Altagracia llora por los disparos que recibió su amado María Nieves, al que visita hasta la clínica y empieza a rezar para que se mejore. Cuando los secuaces de El Sapo raptan al pobre Juan Primito; El Sapo extorsiona a Juan Primito, obligándole a decir donde están Bárbara y Eustaquia y, como él no les dice dónde están; El Sapo marca con un hierro fundido en fuego sobre la espalda de Juan Primito, como se hace con las reses. Y Juan Primito consigue huir de los secuaces de El Sapo, y Bárbara se pone furiosa al ver lo que han hecho a Juan Primito y, por esto, Bárbara está dispuesta a comenzar su venganza en contra de El Sapo. Por otra parte, la policía encarcela a Antonio, ya que Gonzalo le inculpó de hacer un desfalco en contra de los bienes públicos. Pero, favorablemente, alguien paga la fianza para sacar de la cárcel a Antonio, además, también paga la clínica donde estuvo internada la hija de éste. Y Cecilia cree que Marisela les pagó todo, por eso va a verla de nuevo, y Cecilia va a agradecerle a Marisela, pidiéndola que no se case con Gonzalo porque la hará infeliz, pero ella tiene que seguir con su plan. Buscando por el bosque; Santos y Pajarote encuentran muy mal herido a Carmelito por el disparo que recibió.

Carmelito muere
Aunque Santos intenta reanimarle; Carmelito acaba muriendo desangrado, tras haber sido disparado por León Mondragón. Y Gervasia llora desconsolada por la muerte del gran amor de su vida: Carmelito, al que promete que jamás le olvidará y que . Y Bárbara está segura de que la culparan de esa muerte y del robo del dinero, por eso, le pide a su compadre Pernalete que averigüe quién fue el verdadero culpable. Y Bárbara y Melquíades sospechan de León, de El Sapo y de Gonzalo. Mientras que, María Nieves sigue en la clínica en coma, disputándose entre la vida y la muerte. Cuando Genoveva ve llorando desconsoladamente a Pajarote por la muerte de su amigo Carmelito; ella se entristece y le consuela; y éste decide contarle que él fue un niño que sus padres le rechazaron y le dejaron tirado en un orfanato. Como María Nieves no murió; León le pide a su hermano (Tigre) que vaya hasta el pueblo y que remate a María Nieves.

Gonzalo intenta abusar sexualmente de Marisela
Pajarote está cada vez más enamorado de Genoveva, pero ellos se despiden porque ella tiene que irse a San Fernando para seguir con su trabajo de secretaria en la gobernación. Como Marisela tiene que ir a El Progreso al entierro de Carmelito; Marisela y Santos se reencuentran y se besan apasionadamente y, después, Marisela le pide a Santos que se olvide de ella y, como sabe que Marisela le ama; Santos comienza a sospechar que Bárbara la está obligando a casarse con Gonzalo. Al ver cerca de la clínica a Tigre Mondragón (el hermano de León); Altagracia le pide su revólver a su abuelo Melesio para custodiar de María Nieves. Por otra parte, el desgraciado de Gonzalo manda a sus guardias que encarcelen de nuevo a Antonio. Estando en la cárcel; Antonio recibe la visita de Gonzalo, que le dice que él se ganó a pulso estar tras las rejas, por haberle abandonado. Y después, Cecilia va a enfrentarse a Gonzalo por meter preso una y otra vez a Antonio. Aunque su madre y su hermana comienzan a sospechar que León puedo haber matado a Carmelito; él se lo niega enfurecido, exigiéndolas que no vuelvan a decir nada de eso. Más tarde, Gonzalo lleva hasta su cuarto a Marisela, donde intenta abusar sexualmente de ella, pero ella le propina una patada en los genitales para librarse de él.

Marisela es golpeada por Gonzalo
Al encontrar a Marisela husmeando por sus cajones; Gonzalo se pone furioso porque se entera de que Marisela le estaba mintiendo para descubrir sus secretos y, por esto, él la abofetea y la golpea duramente, y jura vengarse de ella, de Santos y de Bárbara. Mientras que, Santos le dice a Bárbara que la amó mucho, pero que él no puede reprimir los sentimientos que tiene ahora hacia Marisela, aunque La Doña aún no se da por vencida y quiere que él siga a su lado. Además, Bárbara le confiesa a Santos que se siente muy orgullosa de Marisela y que la quiere, pero que no puede dejar de sentirse dolida cuando le ve junto a ella. Más tarde, Santos viaja a San Fernando, en busca de Marisela. Lejos de allí, Don Encarnación se enfrenta a Cecilia y la prohíbe que vea a su nieta, aunque Cecilia le dice que se va a arrepentir por separarla de la niña porque la propia Lucía le pidió en su lecho de muerte que cuidara de la niña y que estuviese al lado de Antonio. Tras el entierro de Carmelito; Gervasia sigue llorando desconsoladamente por la muerte de su esposo, pero su abuelo Melesio la consuela, aunque ella tenga ganas de morirse por haber perdido al amor de su vida. Y al día siguiente, Gervasia se enfrenta a León, al encontrarle en el pueblo, culpándole de la muerte de Carmelito y, por esto, León se pone furioso y es capaz de intentar golpearla, pero favorablemente Pajarote le detiene. En la clínica; León intenta matar con su cuchillo a María Nieves, pero favorablemente Altagracia consigue ahuyentarlo al disparar con la pistola que le dejó su abuelo, después de ver una sombra que se acercaba a la habitación. Y Genoveva busca a Marisela, pero Gonzalo no la recibe y la echa de allí con sus guardias, por eso, Genoveva se lo cuenta a Cecilia y Santos. Y poco después, Santos va a salvar a Marisela y, aunque los guardias no la reciben, una de las sirvientas le cuenta a Santos que Marisela está herida tras haber sido golpeada por Gonzalo. Y Santos consigue colarse en la gobernación y rescata su amada, que se reencuentran con un beso en los labios. A las afueras de “El Miedo”; León comienza a coquetear con Bárbara, y ésta se deja querer por su peón.

Gonzalo intenta huir con Bárbara como su rehén
Aunque La Doña no se acuesta con León Mondragón; ella le intenta sonsacar si él robó el dinero a Santos y que, para ello, asesinó a Carmelito; pero León le jura a Bárbara que no tuvo nada que ver con eso, aunque es mentira, aunque Bárbara se da cuenta de que León fue quien hizo todo eso en contra de Santos y sus peones. Y después, León le dice a su hermano Tigre que deben de escaparse muy lejos, pero los primos de los Mondragón sospechan que ellos tienen un gran botín que no quieren compartir (pues La Doña les avisó de los propósitos de León). Después de que rescatase a Marisela; ella le cuenta a Santos que la golpeó al enterarse de que ella estaba con él para averiguar sus negocios sucios. Y Marisela le dice a Santos que él no pagó la fianza para sacar a Antonio de la cárcel y, por eso, piensan que Bárbara podría haberla pagado. Más tarde, Bárbara va hasta San Fernando para enfrentarse a Gonzalo, pero dos de los esbirros de Gonzalo sorprenden a Bárbara apuntando con su revólver a Gonzalo, y éste consigue arrebatarla la pistola. Y Gonzalo quema todos sus papeles y se lleva todo el dinero que consiguió del tráfico de drogas con El Sapo, pues sabe que ya le están buscando por traicionar al Gobierno y por traficar con drogas. Y Gonzalo intenta huir al aeropuerto, utilizando a Bárbara como su rehén, pero Santos llega para impedírselo, acompañado por varios guardias. Pero, después de un forcejeo y de enfrentarse a los policías; Gonzalo se escapa, pero favorablemente Santos retiene a Gonzalo. Al enterarse del malestar de la hija de Antonio; Cecilia enfrenta a Don encarnación y le pide que deje verla y cuidar de la pequeña para que se mejore.

Gonzalo es arrestado
Después de ser acorralado por Santos; Gonzalo es encarcelado por los guardias, enfrente de la celda de Antonio, pero Santos consigue que saquen de la cárcel a su amigo Antonio. Y cuando le pide que se vaya a vivir con él; Marisela no acepta porque no quiere hacer daño a su madre. Para la mejoría de su nieta; Don Encarnación le deja a Cecilia que siga cuidando de la niña. Por otra parte, El Sapo va hasta “La casa de las muñecas” para hospedarse allí y esconderse de los policías y de Bárbara, obligándole a Pernalete que clausure ese lugar para que no entre nadie más. Por otra parte, Juan Primito le confiesa a Eustaquia que escuchó a León como le decía a su madre y a su hermana que él mató a Carmelito y que le robó el dinero que tenía de Santos. Como se rumorea que El Sapo murió; Bárbara les cuenta su verdadera historia a los periodistas de El Progreso para que la publiquen en el periódico del pueblo y, así, desmeritar a El Sapo, contándoles que ella misma mató a todos sus violadores. A pesar de que María Nieves sigue inconsciente y en coma; Altagracia siempre le habla y, por primera vez, él se despierta aturdido y comienza a nombrar a su amigo Carmelito.

María Nieves despierta del coma
León decide huir de La Doña, y su hermano Tigre desentierra el dinero que le robaron a Santos y después reencontrarse con León, pero Melquíades atrapa Tigre, que le confiesa donde está guardado el dinero y, después, Bárbara ata a un árbol a Tigre. Por otra parte, Antonio (que ahora es el Gobernador, ocupando el puesto de Gonzalo) le dice a Don Encarnación que está decidido a rehacer su vida con Cecilia, pidiéndole que acepte eso o de lo contrario, él tendrá que prohibirle que siga viendo a su nieta. Y después, Antonio le aconseja a Marisela que se vaya con Santos a El Progreso porque deben de ser ya felices juntos. Y con la ternura que ve que Cecilia le da a su nieta; Don Encarnación se disculpa con ella por haberla faltado el respeto, al decirla que ella estaba deseosa de que Lucía muriera para casarse con Antonio. Al despertarse del coma; María Nieves se entristece al enterarse de que su amigo Carmelito murió, contándoles que León Mondragón fue quien mató a Carmelito. Y María Nieves le dice a Gervasia las últimas palabras que dijo Carmelito, que siempre la iba a amar. Y por esto, Santos se pone furioso y va a hablar con Bárbara, que le entrega su dinero, contándole que ella no tiene nada que ver con eso y que fue León Mondragón por su cuenta quién le robó y quien asesinó a Carmelito. Y Bárbara le dice a Santos que ella va a recuperarle y que va a esperarle porque ella se va a convertir en una mujer buena cuando se deshaga de El Sapo, pero Santos la responde que jamás volverá con ella porque él ama a Marisela. Por la noche, Santos obliga a Tigre a que le lleve al escondrijo de León y, al encontrarse, Santos y León se disparan a la vez...

Santos se siente mal por haber disparado a León
Después de que Santos obligase a Tigre Mondragón a que le llevase al escondrijo de León; al ver que León le iba a disparar; Santos dispara a León y éste acaba muriendo y, después, Tigre se pone furioso con Santos porque él mató a su hermano, pero Santos acaba llevando a Tigre a la cárcel. Por su parte, Federica le sana la herida a Mujiquita, que El Sapo le hizo por defenderla, ya que ella intentó escapar con su hijo y la golpearon. Además de tenerles encerrados en su propia casa; El Sapo se acuesta con Josefa, quien no lo soporta. Al llegar a su casa, Santos comienza a sentirse mal por haber matado a un hombre y comienza a sentirse como su padre, cuando se mató por haber asesinado a un hombre de su familia. Y Bárbara consuela a Santos, diciéndole que León se merecía morir por el daño que hizo. Y a Bárbara la alivia saber que Santos hizo lo que tanto a ella la criticó: matar a un hombres indeseables, y Bárbara le dice a Santos que ellos son iguales. Y la madre y la hermana de los Mondragón culpan a La Doña por la muerte de León. Al recibir los informes que hicieron a los cuerpos calcinados del avión; Antonio descubre que eso muertos no son ni El Sapo, ni su esbirro. Mientras que, Pajarote le explica a Santos que él fue quien mató a León Mondragón, ya que Santos le disparó a los pies, y Pajarote les estuvo siguiendo para que no le hiciesen daño.



Del 20 de abril al 8 de mayo de 2009