José Julián Gaviria, una joven promesa de la actuación


La publicidad lo descubrió cuando gateaba; ahora da pasos firmes en la actuación. Este jovencito que tanto ha hecho sufrir a Mauricio Ochmann (Jerónimo) en ‘Victoria’ es en realidad un actor simpático y amable quien no le cuesta sonreír. Con 14 años recién cumplidos, José Julián Gaviria confiesa que aún no sabe si quiere dedicarse a la interpretación, y eso que lleva desde siempre en ella.

Nació el 8 de abril de 1995 en Bogotá (Colombia). Su nombre completo es José Julián Gaviria Román. Habla dos idiomas: Italiano e Inglés. Ha trabajado en ‘El auténtico Rodrigo Leal’, ‘La mujer en el espejo’ y ‘Sin vergüenza’. ‘Buscando a Miguel’ y ‘La voz de las alas’ son sus dos filmes. También canta. Ha puesto su voz a varias telenovelas infantiles y ha participado en más de 60 anuncios de publicidad.

-Martín, tu personaje, ha tenido sus diferencias con su padre. ¿Cómo te llevas tú con los tuyos?
Muy bien, entre mi madre y yo no hay secretos. Además, tengo un hermano de 19 años, Juan Alejandro, con el que mantengo una excelente relación y que también es actor. De hecho, empecé en esto gracias a él.

-¿De qué modo te ayudó tu hermano?
Cuando él era pequeño, un publicista amigo de mi madre quiso que protagonizara un anuncio. A raíz de ahí, lo fueron llamando para otros trabajos. Él me allanó el camino, porque al nacer yo, ocurrió lo mismo y, siendo sólo un bebé, grabé mi primer spot.

-¿Habéis trabajado juntos en alguna producción?
Sí, en la versión colombiana de ‘Floricienta’. Y aunque a veces saltaban chispas, era perfecto cuando compartíamos escena porque nos compenetramos genial.

-¿Te gustaría repetir la experiencia?
Sí, aprendo mucho de él.

-¿Cómo compaginas los estudios con los rodajes?
Voy a la escuela desde las siete de la mañana a las tres de la tarde. Es después cuando me ocupo de mi carrera. Tengo suerte, puesto que los profesores me dan muchas facilidades y aprovecho los tiempos de espera durante las grabaciones para llevar las materias al día.

-¿Te envidian los compañeros de clase?
No, me conocen desde pequeño y lo tienen asumido. Yo soy uno más, no ven nada raro en que me dedique a la interpretación.

-¿Quieres seguir en la actuación?
Aún no lo sé, pero creo que me queda tiempo para pensarlo. Sí estoy seguro de que estudiaré una carrera, pero ya se verá cuál.

-Vas a un colegio italiano, ¿por qué?
Porque tengo antepasados de ese país y mi madre ha querido que conserve esa cultura.

-En ‘Victoria’ compartiste sets de grabación con ilustres veteranos, ¿qué aprendiste de ellos?
Fue una lástima no coincidir en muchas escenas con Arturo Peniche (Enrique) y Victoria Ruffo (Victoria), aunque sí lo hice con Mauricio. Es una de las personas más graciosas que he conocido en esta profesión. Y me llevo estupendamente con él. Además, estoy orgulloso de la relación entre padre e hijo que interpretamos, está muy bien hecha.

-¿Admiras a alguien del mundo artístico?
Me encanta Woody Allen como director. Creo que me gustaría ponerme detrás de la cámara.

-Entre estudios y trabajo, ¿te queda tiempo libre?
Sí, y lo utilizo para escuchar música. Me fascina Freddie Mercury, considero que es la mejor voz del siglo XX. También me gusta salir con mis amigos e ir al cine.