Kristina Lilley estrena un nuevo cuerpo y novio


La actriz debuta nuevamente como novia, pues está enamorada de un filósofo; se acaba de someter a una lipoescultura, quedó talla 6 y con un pompis de infarto.

Prepara un libro inspirado en sus perros y además viaja rumbo a Europa. Kristina Lilley siempre tiene algo que contar. Es de esas mujeres que adoran la actividad.

Aunque ‘El penúltimo beso’ no logró el éxito esperado, para ella fue una labor enriquecedora el haber trabajado de la mano de Herney Luna y de Mauricio Navas. "La pasé rico haciendo de mala y de mamá amargada. Conocí gente talentosa como Javier Gneco, Camila Zárate y Sebastián Martínez... Estoy de acuerdo en que la novela rosa, sin sexo ni violencia, es una buena opción, pero no culpo a nadie".

Aprovechando que terminaron las grabaciones, la actriz se sometió a una lipoescultura con el doctor Iván Santos, intervención con la que le moldearon la cintura, le quitaron grasa de las piernas y le definieron la cola.

-¿Qué tal la cirugía?
Ese ojo crítico que tenemos las mujeres, que cuando nos miramos al espejo decimos: “me sobra aquí o me sobra allá”, me impulsó a redefinir la figura y me gustó mucho el resultado.

-¿Y por qué se subiste de peso?
Dejé de fumar y me subí; eso pasa generalmente cuando uno deja el cigarrillo y decidí hacerme la cirugía.

-¿Qué proyectos tienes en el teatro?
Voy a protagonizar una obra con María Irene Tobo; manejará una temática muy bonita. Además, estoy preparando mi monólogo: es un homenaje a la mujer y a los hombres, quiero poner a la gente a pensar...

-¿Y el libro?
Hace unos meses puse en el perfil de mi facebook un versito que me inspiraron Pipe y Spot, mi Chihuahua y mi Beagle, y así continué escribiendo más versitos todos los días. La gente me pidió que escribiera más sobre ellos, entonces se me ocurrió hacer un libro. Ya tengo 150 escritos y los estamos organizando con ilustraciones y fotos.

-¿Y el amor?
Mauricio, mi novio, es un ser espectacular, nos conocimos hace tiempo, pero nos ennoviamos hace un mes. Con él me pasó algo impresionante, pues cuando nos reencontramos experimenté eso que la gente llama flechazo, fue inmediato. Él es filósofo y se acaba de ir para España a hacer un doctorado y voy a visitarlo en unos días, pues también voy a estar con mi hija en Italia.

-¿Cómo maneja la distancia de pareja?
Cuando uno pasa una etapa de la vida se vuelve más tranquilo. Lo siento cerca, quisiera tenerlo al lado, pero las relaciones son así y esto pinta muy bien.