Paola Rey


Con un personaje astuto, humano y popular, Paola Rey llega a la nueva producción del Canal RCN, ‘Las Detectivas y el Víctor’. Luego de siete años de haber sido artista exclusiva de Telemundo, la inolvidable Paola Rey regresa al mundo de las telenovelas con sello colombiano.

Llegó la versátil actriz, Paola Rey, para comenzar un nuevo reto en su vida ahora de la mano del Canal RCN. “Yo estaba buscando un personaje que fuera muy humano con el que pudiera volver a sentir muchas cosas y por eso decidí hacer esta novela, desde el primer momento me enamore de Chabela y quise hacerlo”, confiesa la actriz sobre su personaje en la novela.

Para está talentosa mujer los retos son parte de su vida cotidiana, desde muy joven tomó la decisión de abandonar sus estudios de Ingeniería Industrial para emprender camino en el competido y difícil mundo de la actuación. A su corta edad ya se suman múltiples reconocimientos entre los que se encuentran: India Catalina, Latin Pride, Tv y Novelas y Premios Maná, entre otros.

Paola Rey cuenta con un sin número de participaciones en novelas destacándose siempre por ocupar personajes protagónicos dentro de sus producciones como ‘La Baby Sister’, ‘Pasión de Gavilanes’, ‘La mujer en el espejo’, ‘Amores de mercado’ y ‘Montecristo’, entre otras. Ha sido la imagen de prestigiosas marcas y productos de belleza destacando una figura de belleza natural y latina.

A la larga trayectoria de esta colombiana apasionada por su trabajo llega una propuesta que la sedujo desde el primer momento en que llegó a sus manos, un personaje diferente en su vida y que requería de gran exigencia profesional, Chabela, una mujer humilde, absolutamente optimista que vive cada día como el último y que no se deja derrumbar ante las dificultades y acontecimientos trágicos de la vida. Una mujer que exigía una compleja preparación física en disciplinas como Boxeo, manejo de armas y polígonos incluso para su caracterización se requería de un corte de cabello radical y un lenguaje propio de una extracción popular. Elementos con los que Rey se emociona.

Paola mostrará una faceta de detectiva con la que muchas mujeres colombianas se podrán identificar pues con seguridad en algún momento de sus vidas, todas, han espiado a sus parejas en busca de algún indicador de infidelidad, como el celular, la camisa, el mail. Una cómica situación que pondrá en apuros a más de un hombre en su casa.

-¿Qué expectativas te despertó esta propuesta de novela?
Bueno en realidad desde el principio me gustó, el día que tuve la primera reunión con Pepe Sánchez, el director, los libretistas y todo el grupo de producción. Me encantó Chabela, la protagonista, y honestamente también me hablaron de hacer el personaje de Jenny Rico, la antagonista. Pero tengo que confesar que desde el primer momento me enamore de Chabela y quise hacerlo.

-¿Cómo te llegó la propuesta de ser Chabela?
Me hablaron del proyecto, nos reunimos con Pepe Sánchez y los libretistas y me enamoré de la historia. Además, después de realizar tantas producciones con formato internacional, sentí que era hora de realizar un producto 100 por ciento colombiano.

-¿Y el cambio de look?
Fue idea de ellos, me preguntaron que si aceptaba y les dije que sí. No sabía que me lo iban a cortar tanto, pero es un aire renovado al estilo de Paola Rey. Ese día probamos con varias pelucas y esa fue la que más les gustó. Dejé una Paola atrás para iniciar con una nueva etapa.

-¿De dónde salió el lenguaje popular de Chabela?
Es una mezcla de experiencias con personas que he conocido a lo largo de mi vida, de diferentes lugares del país y de distintos estratos económicos. Chabela también es la mezcla de dos personas muy cercanas a mí, la primera es una esteticista que desde hace 10 años va una vez a la semana a mi casa a hacerme masajes, de ella saqué todo lo relacionado con la estética, de la forma de trabajar del personaje y de lo prudente que se debe ser en esa profesión. Y la segunda fue mi mamá, en quién me inspiré para la personalidad de Chabela, pues ella es una persona positiva, entusiasta y feliz a pesar de las circunstancias, puede tener el problema más grande encima, pero siempre te recibe con una sonrisa. Mi mamá no se queda en los problemas, va en busca de las soluciones.

-¿Cómo fue el proceso de construcción del personaje?
En realidad todo se dio en condiciones extremas porque en ese momento yo estaba ensayando para una obra de teatro, entonces no tenía mucho tiempo para preparar el casting, por esta razón, todo tuvo que ser de un día para otro y me deje llevar un poco por mi instinto y empecé a buscar de adentro hacia afuera, busque las características principales de Chabela, que habían dentro de mí como por ejemplo la verraquera y el optimismo también me base mucho en mi mamá. Mi mamá es muy así no se deja deprimir ni afectar por las cosas negativas que llegan a la vida por eso me base mucho en ella. Y estoy feliz porque afortunadamente hice una propuesta que definitivamente gusto mucho.

-Fuiste entrenada para el manejo de armas y boxeo, ¿cómo fue esta experiencia al practicar estas disciplinas?
Tengo que confesar que tengo una fobia increíble por las armas, me muero del susto y me pongo muy nerviosa, por esta razón fue muy difícil ir al polígono. Yo pensé que en otra vida me habían disparado y, por eso, hoy le tengo miedo a las armas. Pero estando ahí, mis compañeros y yo nos dimos cuenta que tal vez fui una asesina, era impresionante le di en blanco a todas las dianas, fue increíble.

-¿Qué es lo más difícil de este personaje?
La verdad, mi corte de pelo, fue un cambio drástico, tengo que confesar que nunca pensé que me quedara bien el pelo corto. No sé que piense la gente, pero ya me estoy acostumbrando. Al principio fue una propuesta que me gustó, siento que es un nuevo proyecto en mi vida, un nuevo paso en mi carrera, una nueva empresa y, por eso, me decidí a hacerlo y estoy feliz.

-¿Qué enseñanza te deja Chabela?
Nunca me había divertido tanto haciendo una novela. En el pasado, mis personajes habían sido sufridos, mártires. Chabela, en cambio, es un ser muy colorido.

-¿Qué semejanzas tienes con Chabela?
Todas las mujeres tenemos algo de Chabela. Ella tiene un matrimonio feliz y estable. De pronto surge un rumor acerca de su marido. Ella empieza a investigar y a atar cabos hasta que descubre la verdad. Eso es de todas. Las mujeres somos muy astutas.

-¿Cómo te has sentido con la primera producción que grabas junto al Canal RCN?
Emocionante, me siento contenta, plena, quería hacer algo que me llenara y logré un personaje con matices y al que le pasan cosas; es una alegría y una responsabilidad. Estoy feliz, es una experiencia completamente nueva, me siento rara, pero muy bien. No conozco a nadie, es la primera vez que trabajo con cada uno de mis compañeros de set, pero estoy feliz. Pepe Sánchez es un director excelente, un ser humano increíble y con un humor impresionante. Siento que fue un cambio muy positivo y diferente en mi vida.

-¿Qué nuevos elementos encontraran los televidentes en esta producción?
Creo que uno realmente toma opciones de vida y yo estaba buscando un personaje que fuera muy humano con el que pudiera volver a sentir muchas cosas, un personaje que fuera un poco más complejo que otros y, por eso, decidí hacer esta novela. Entonces, creo que los colombianos encontrarán en esta producción una serie de situaciones atípicas, propias de una producción original, donde el malo no es el malo, donde el bueno no es el bueno, y donde exista el drama, la comedia y la acción.

-¿Cómo veías el trabajo de RCN desde afuera?
La verdad siempre quise trabajar en RCN. Ya Natasha Klauss y Jorge Cao habían venido y siempre tenía mucha curiosidad y yo les preguntaba cómo les parecía el trabajo en RCN y me decían que lo mejor del mundo y efectivamente no se equivocaron. El trato es súper humano, la gente es muy linda y yo me siento como de vacaciones, aunque trabaje me siento así porque para mí es un trabajo muy agradable y, cuando uno encuentra un ambiente de trabajo con estas características, se te pasa el tiempo más rápido.

-¿Cómo es tu trabajo con tus compañeras?
Me encanta, el equipo es una maravilla, hay buenos actores y con Heidy y Jo me llevo muy bien, son buenos seres humanos y eso para mí es muy importante. En este trabajo es clave la confianza y el feelling, ellas han sido personas maravillosas y siento que hemos podido crecer juntas y somos muy amigas.

-¿Pero el rating no ha sido el esperado?
A uno le interesa que la gente vea la novela y es una medición importante para este mercado, pero no dependemos de él. He tenido la suerte de ver las curvas y el comportamiento de la novela es positivo. El programa anterior nos entrega la novela muy bajita, pero la subimos, se nota que estamos haciendo algo bien.

-¿Y cómo comenzaste la relación con tu novio Juan Carlos Vargas?
La primera vez que nos vimos fue en un ensayo y la escena era que me dijera que nos amábamos y que me propusiera matrimonio. Nunca había sentido algo tan fuerte con él.

-¿Juan Carlos Vargas es factor fundamental para esa armonía?
Sí, experimento una estabilidad muy grande, paso por el mejor momento de mi vida y eso se nota. Conocer a Juan Carlos fue algo mágico, creía en el amor de las películas y llegó en un momento en el que tú dices: “eso nunca me va a pasar”. Es el hombre más dulce, cariñoso, tierno, tranquilo y paciente. Mi familia lo ama.

-¿Y qué tal los suegros?
A los veinte días de haber salido la primera vez, los conocí en Villa de Leyva (Colombia), pues viven allá. Son adorados, tiernos, igualitos a Juanca y hemos construido una verdadera familia.

-¿Crees que encontraste a tu gran amor?
Sí, y lo descubrí porque no solo tenemos una intensa conexión a nivel de amantes y de amigos, sino a nivel espiritual: compartimos los mismos sueños, principios y valores, es un regalo de Dios.

-¿Cómo se encontraron la primera vez?
Estaba en Europa cuando me ofrecieron 'Montecristo', regresé a trabajar, nos presentaron y durante tres meses nunca nos vimos, aunque hubo una conexión increíble.

-¿Cómo fue la primera cita?
Era un viernes en la noche y estábamos con todo el equipo de la novela y se acercó y me preguntó: “¿Quieres ir a cenar conmigo?”. Me quedé sin palabras porque él es muy tímido. Todo el mundo miraba y repitió: “Todos estamos esperando la respuesta”. Me puse muy nerviosa y cenamos con vino, a la luz de las velas. Desde entonces no nos separamos.

-¿Cuánto tiempo llevan juntos?
Un año y siete meses.

-¿Y hasta se casaron?
Algo así. Un día en Villa de Leyva (Colombia), él vio unas argollas en una tienda, las compró y me preguntó que si me quería casar con él. Le dije que sí e hicimos un ritual de amor y de compromiso sólo para nosotros.

-¿Te gustaría tener hijos?
Ya tengo 28 años y obvio que quiero, lo hemos hablado y no me gustaría pensarlo mucho porque, sino, nunca sería el momento; mi compromiso con la novela va hasta octubre y de aquí para allá hay tiempito para decidirlo.