Sin Senos no hay Paraíso

Catalina y Yésica acaban
su misión con la DEA

Jota perdió el dinero que estaba buscando
Gutiérrez y sus secuaces (que todos están disfrazados como militares del ejército) encierran a Catalina y a Yésica en medio de una jaula del bosque. Como sabe que están buscando a Camila; Sara planea matar a Camila, envenenándola con ácido sulfúrico. Y Natalia y la otra muchacha son capturadas por los secuaces de Sara, ya que ella se atrevieron a entrar a la fábrica en búsqueda de Camila. Sin saber que este mató a su hijo; Doña Felicia (la madre de Noriega) hace una fiesta en honor de Torrijos (el supuesto amigo de su hijo) y, como tenía escondido el dinero en un asador, el dinero se quemó, mientras que Jota y las muchachas están furiosos al enterarse del incendio del dinero que El Hombre Oscuro les dejó. Al regresar al barrio; Doña Hilda tiene que acompañar a Doña Mariela hasta el lugar donde Sara tiene secuestrada a Camila para salvarla la vida.

Camila es rescatada y descubre quién era su padre
Jota está furioso desde que descubrió que su dinero se quemó que no lo podrá recuperar. Finalmente, los policías consiguen entrar en la fábrica donde Sara traficaba con droga y se la llevan detenida a ella y a sus secuaces y, gracias a que Doña Hilda y Mariela llamaron a los oficiales para que salvaran a Camila y a Natalia, a las que estaban a punto de asesinar. Después de haber finalizado la captura de Morón; Breked y Urquía les dan unas vacaciones a las oficiales encubiertas que se hicieron pasar por prostitutas, prometiéndolas que las condecoraran por su valentía en la misión. Tras ser rescatada, Camila llora desconsoladamente porque se enteró de que su padre (Ramiro, alias “El Hombre Oscuro”) era un hombre malo que traficaba con drogas y que trabajaba con sicarios y, por habérselo ocultado, Camila está muy enfadada con Jota y con todo el mundo que se lo ocultó.

Unos hombres intentan violar a Paola y Ximena
Aunque Ximena y Paola creían que Catalina se estaba dando la gran vida junto a un narco millonario; Catalina y Yésica siguen secuestradas, encerradas en una jaula en medio del bosque. Y Catalina se da cuenta de que Carmen, una de los guerrilleros que las tienen secuestradas, está embarazada, aunque ésta tendrá que perderlo porque no pueden tener hijos en su tribu. Lejos de allí, Ximena y Paola van a una fiesta en la playa donde encuentran a dos hombres que las coquetean, mientras que Jota está deprimido por haber perdido su dinero. Y esos hombres llevan a su yate a Ximena y a Paola, a las que drogan, metiendo las pastillas en la bebida de éstas, y esa droga hace que ellas pierdan la voluntad y después intentan violarlas. Como Doña Hilda está furiosa porque él la abandonó; Albeiro emborracha sus penas en el alcohol.

Albeiro quiere regresar a Pereira
Cuando los dos hombres intentan abusar de Ximena y Paola; Ximena le quita la pistola a uno de ellos, oponiéndose a que las violen y les atan con una cuerda en el yate, mientras ellas se van en una moto de agua hasta la orilla de la playa, además, ellas les tiran la droga que éstos tenían en su poder al fondo del mar. Como se gastó todo el dinero en el alcohol; Albeiro le limpia el coche a un hombre, a cambio de que él le lleve hasta Pereira, pues él quiere regresar con su amada Doña Hilda. Por su parte, la madre de Natalia sigue muy dolida con su esposo, que sigue en la cárcel por haber embarazado a una jovencita del barrio. Dispuesta a remediar el daño que hizo su padre (“El Hombre Oscuro”); Camila quiere dar el dinero que tiene Jota (de la herencia de su padre) a todas las personas que hizo daño su padre.

Catalina se queda sin pastillas para combatir el dolor de sus senos
El Chivo y Marcial viajan a Panamá para verse con el narco más importante de ese país, Sastoque, que les informa de que Morón fue capturado, por lo que El Chivo se pone alegre, ya que ahora podrá traficar mejor con la droga y tener más contactos. Mientras que, Catalina sufre mucho por estar encerrada junto a su amiga Yésica en una cárcel en medio del bosque, además, Catalina se toma la última pastilla que hace que no la duela el pecho, ya que ella sigue teniendo dolores en los senos tras la última operación.

Catalina y Yésica huyen de Gutiérrez
En la cárcel; El Titi y Cardona descubren que Morón, su aliado, fue capturado por la DEA; mientras que a Morón le encierran en una celda de castigo, en la que está alejado de todos los presos, sin apenas luz y en un cuarto muy pequeño con una cama. Y Martínez quiere vengarse de Morón, ya que él no le aceptó cuando intentó aliarse con él para traficar con droga. Como Carmen también quiere huir del poblado porque quiere salvar al hijo que lleva en su vientre porque Gutiérrez (el narco que secuestró a Catalina y Yésica) no les deja a sus soldadas que tengan hijos; Carmen saca de esa cárcel a Catalina y a Yésica y huyen por el bosque de Gutiérrez y sus esbirros.

Yésica estuvo a punto de hundirse en un río
Cuando Catalina, Yésica y Carmen huyen del campamento donde Gutiérrez y sus esbirros las tenían presas; a Catalina la comienzan a dolor sus senos y tienen que detenerse, sin saber que Gutiérrez ha descubierto que ellas han escapado y rápidamente corren detrás de ellas, además, el mismo vigilante que dejó en estado a Carmen se despistó porque se estaba acostando con una de las mujeres que también trabaja para Gutiérrez. Y cuando siguen su rumbo y tienen que atravesar un río; Yésica se hunde porque no sabe nadar, pero favorablemente Catalina logra salvar a su amiga Yésica.

Camila quiere regalar el dinero sucio de su padre
Cristina (la jovencita que está esperando un hijo de Hernán, el Rector del Colegio) se pone en contacto por teléfono con Natalia porque sigue interesada en que Jota se case con ella y se haga cargo de su hijo. Y la madre de Natalia está furiosa porque su hija está ayudando a la muchacha que su padre dejó en estado. Por su parte, Camila le deja una carta a Jota y decide irse muy lejos y regalar el dinero sucio de su padre (“El Hombre Oscuro”) a los hombres que su padre hizo más daño.

Catalina y Yésica consiguen salvarse la vida
Finalmente, el ejército militar de Colombia encuentra a Catalina, Yésica y Carmen, que les avisa que hay infiltrados de Gutiérrez (el narco) dentro del campamento donde ella estaba y que, por eso, ella tuvo que desertar de su puesto. Pero, Gutiérrez y sus esbirros comienzan a huir. Y el hombre que dejó embarazada a Carmen la dispara a ella por haberle traicionado; cuando Carmen, Catalina, Yésica y una patrulla del ejército huían para subirse a un helicóptero que les llevó a su destino, aunque desgraciadamente Carmen fallece cuando era trasladada en una ambulancia. Y Catalina y Yésica lloran por la muerte de la mujer que las salvó la vida.

A Catalina y a Yésica las ofrecen ser oficiales de la DEA
Después de ser revisada por un médico; Catalina se da cuenta de que tiene una infección en sus senos. Y Breked y Urquía les ofrecen a Catalina y Yésica que sean oficiales de la DEA colombiana para que dejen su pasado a un lado, pero ellas les piden un tiempo para pensárselo. Por otra parte, Martínez y los demás encarcelados les exigen a Cardona y El Titi bastante dinero para que puedan seguir vivos en la cárcel. Finalmente, el ejército de Colombia encontró por el bosque a Gutiérrez y sus esbirros, y los detuvieron.

Albeiro está decidido a regresar con Doña Hilda
Cuando Jota llega a su casa; él se da cuenta de que Camila se marchó y que se llevó el poco dinero que tenía de “El Hombre Oscuro” (Ramiro), además, Jota encuentra una carta de despedida de Camila, donde le muestra todo el resentimiento que siente por él por haberla engañado al hacerla creer que su padre era un hombre bueno, cuando en realidad era un traficante de drogas. Mientras que, Camila les da dinero a las familias que su padre hizo daño. Por otra parte, Albeiro llega a Pereira con unos músicos para pedirla disculpas a Doña Hilda, mientras que Doña Hilda se deshace de todos los recuerdos que le quedaban de Albeiro.

Doña Hilda rechaza de nuevo a Albeiro
Jota comienza a sentir que se está quemando él y su dinero y, por eso, él se arroja varios cubos de agua, y Julieta está muy preocupada por Jota, que cree que se va a volver loco por haber perdido todo el dinero y, después, Jota se va a la calle casi desnudo, creyendo que está vestido. Y más tarde, Jota le da una patada en los genitales a su amigo Albeiro por haber abandonado a Doña Hilda. Además, Jota comienza a tener alucinaciones con Ramiro (alias “El Hombre Oscuro”). Aunque Albeiro le lleva una serenata a Doña Hilda; ella sigue muy enfadada con su amado y le arroja un cubo de agua fría por haberla abandonado. Y como los músicos le piden más dinero de lo que él tiene; los músicos discuten con Albeiro y le rompen una guitarra en la cabeza, aunque favorablemente Paola y Ximena le defienden.

Catalina y Yésica salen de la DEA
Las prostitutas que estaban en el burdel de Don Jairo les cuentan a Ximena y a Paola que, como Jairo piensa que tiene el SIDA, él se metió en un grupo religioso. Mientras que, Albeiro sigue atormentado porque Doña Hilda no le perdona. Totalmente recuperada y sin dolor en sus senos; Catalina y Yésica retoman su vida, saliendo de la organización de la DEA y, aunque Catalina quería trabajar con ellos, Yésica no quiere aceptar la propuesta para trabajar con policías.

Marcial quiere regresar a Colombia
Yésica se despide de Catalina con un abrazo, ya que sabe que va a perder a su mejor amiga cuando se vaya con Marcial, aunque Yésica la hace creer que se va para otro lado para seguir como proxeneta. Después, Catalina recibe una llamada telefónica de Pelambre (el escolta de Marcial), que la hace creer que Marcial sigue desaparecido y que podría estar muerto. Y Pelambre sigue muy enamorado de Catalina y estaba muy preocupado por su paradero. Mientras que, Don Marcial sigue en México con El Chivo, rodeado de hermosas mujeres, pero Marcial quiere regresar ya a Colombia para estar con su amada Yésica, pero El Chivo le obliga a seguir allí.

Del 20 de abril al 8 de mayo de 2009