Virus de culebrón


Con la gripe porcina al acecho, en México hay un sector "seriamente" afectado: el de los hacedores de telenovelas, género que en el país azteca produce besos y caricias al por mayor y de alcance mundial.

La decisión de la industria ha sido no parar; un negocio de semejante tamaño no puede entrar en cuarentena. Sin embargo, los enamorados están teniendo que aparcar momentáneamente su romanticismo: desde que se dispararon los casos de gripe A, están prohibidos los besos y cualquier tipo de contacto físico entre los actores, incluyendo las simples caricias.

Guionistas y actores se han visto obligados a exprimir sus cerebros y mostrar el amor de otras maneras. El resultado no es precisamente creativo, pero es lo que hay. Según Nicandro Díaz, productor de 'Mañana es para siempre', una de las telenovelas más exitosas de Televisa, se está intentando mostrar el amor "por medio de las miradas". Pero no miradas cualquiera, sino de esas que lo dicen todo...

"Desde que estalló la alarma por la epidemia no se ha grabado ninguna escena que contenga besos. Cuando llegue el momento entendería que alguno de los protagonistas se negara a hacerlo. Estaría en todo su derecho de proteger su salud", aseguró Díaz.

Otra telenovela de éxito, 'Un gancho al corazón', vive una situación similar. José Luis Estrada, encargado de relaciones públicas de la serie, afirma que "aunque los actores no están poniendo ningún problema porque se les ha garantizado que todo está controlado, en la grabación también se están restringiendo las escenas de besos y todo el mundo va con mascarilla". Desde luego, lo de las mascarillas no es muy romántico.

Tampoco en TV Azteca se han suspendido los rodajes de las telenovelas y, según afirman desde la cadena, no hay bajas de ningún tipo entre los trabajadores.

Otros de los espacios que también se están viendo afectados son especialmente los reality shows en los que conviven varias personas en una casa, ha explicado Rubén Galindo, productor de programas como 'Bailando por un sueño'. En otros programas, por ejemplo, las grabaciones se están realizando sin público en el plató.