Andrea Noceti


Por el simple hecho de ser coronada Señorita Colombia una mujer no tiene un espacio asegurado en la televisión. Son muchas los que lo han intentado y no lo han logrado. Eso sí, las que han consolidado sus carrera como actrices figuran entre las más reconocidas y mejor pagadas. Entre ellas, Paola Turbay, actualmente radicada en Hollywood; Carolina Gómez, quien además de protagonizar telenovelas ha actuado con éxito en cine; y Valerie Domínguez, quien no ha dejado de cosechar éxitos como actriz desde que debutó en ‘Hasta que la plata nos separe’. La cartagenera Andrea Noceti es quien se roba el protagonismo en la actualidad, por cuenta de su excelente desempeño en ‘Todas odian a Bermúdez’.

Andrea asegura que no le da miedo encasillarse en los papeles de villana, quien posee uno de los rostros más bellos de la televisión colombiana, en la que se destacan sus expresivos ojos verdes. A su personalidad desparpajada y a su versatilidad, hay que sumarle su impresionante registro ante las cámaras.

-¿Cómo te preparaste para dar vida a la villana en ‘Todas odian a Bermúdez’?
Para caracterizar a Lucía Congote, mi personaje en esta telenovela de Caracol, decidí teñirme el pelo de negro y sacarme la capul (o china), pues quería verme diferente. Ese fue mi primer aporte personal a Lucía. También me preparé con un equipo de profesionales para darle un carácter diferente a Lucía, para que no se pareciera en nada a Fernanda Sanmiguel, el personaje que interprete en ‘Nuevo rico, nuevo pobre’.

-En ‘Nuevo rico, nuevo pobre’ y en ‘Todas odian a Bermúdez’ has dado vida a dos villanas, ¿temes encasillarte en personajes antagónicos?
No. Los personajes no son iguales. Fernanda era como una caricatura, mientras que Lucía es un personaje más real, más dramático, aunque de vez en cuando se le salen los típicos comentarios de mujer farta que caracterizaron a Fernanda.

- En la telenovela de ‘Nuevo rico, nuevo pobre’ tuviste que protagonizar varios desnudos, ¿cómo te enfrentaste a esto?
Cuando me dijeron que había escenas fuertes en las que se mostraba mucha piel, sí hubo susto, pero me atreví.

-Antes del éxito de esta novela, estuviste en dos producciones que fracasaron: ‘El pasado no perdona’ y ‘El engaño’...
Alcancé a perder la fe. Me sentí frustrada y recapacité un tiempo para darme cuenta si era esto lo que realmente quería y me apasionaba en la vida. Dudé mucho para presentarme al casting de ‘Nuevo rico, nuevo pobre’. Me perdí como una semana porque realmente me sentía frustrada.

-¿Y por qué decidiste finalmente aceptar el papel de Fernanda Sanmiguel?
Me parecía un reto interpretar a Fernanda porque tenía muchos matices y siempre estaba actuando, pues con el único que era sincera era con Mateo (Andrés Toro), a quien realmente amaba y hacía lo que fuese por él.

-¿Cómo fue tu paso por ‘Nuevo rico, nuevo pobre’?
Un antes y un después en mi vida. Empecé hace poco en la actuación y es superchévere ver cómo el personaje fue creciendo y poco a poco le fui agregando cositas chistosas o dichos.

-¿Es difícil encontrar el amor cuando eres una mujer conocida?
Sí. Es difícil que los hombres se acerquen. Les da cosita que uno no les haga caso y quizá no les agrada que uno sea de la farándula.

-¿Cómo es tu hombre ideal?
Mi galán ideal es aquel hombre que se muera por mí. Que me ame mucho y me respete. Que en todo momento tenga esa intención de hacerme feliz y de darme tranquilidad.

-Eres una mujer hermosa, ¿te cuidas haciendo dietas?
No. He sido un poquito floja para hacer ejercicio, pero después del certamen de Miss Colombia, me ha tocado practicarlo. Soy una mujer de buen comer, pero evito algunos alimentos como la carne. Hago pilates y creo que el beneficio de comer sano se refleja en tu piel y estado de ánimo. Aunque no hay que privarse de un buen postre.