Bárbara Mori presenta en España la película 'Cosas insignificantes'


La actriz estuvo en Madrid (España) presentado la película ‘Cosas Insignificantes’. Superada la dolencia y el susto, esta guapa morena de ojos verdes ve la vida con ilusión y mira hacia el futuro.

Sin duda, esta película marcará un antes y un después en la carrera y en la vida de Bárbara Mori, uruguaya con nacionalidad mexicana desde hace seis años. Por hacerla rechazó contratos millonarios en varias novelas y en mitad del rodaje le detectaron un cáncer de útero.

Bárbara Mori negó ser estéril. La actriz desmintió que el cáncer cervicouterino que sufrió le haya afectado la matriz. "Mi cáncer fue en el cuello del útero, ¿porqué dicen que fue cáncer de mama?. Además, ya fue superado hace dos años, ya nada que ver. Puedo tener hijos si quisiera, pero no está en mis planes, la verdad".

Desde que acabó la exitosa telenovela ‘Rubí’, Bárbara se centró en el cine. Además de ‘Cosas insignificantes’, ha protagonizado ‘Kites’, una película en inglés de que se ha rodado en Bombay (India). “Narra la historia de amor entre un joven indio y una bailarina mexicana”, ha explicado Mori. El guapo intérprete Hrithik Roshan fue su afortunado compañero de reparto.

En el año 2006, la actriz comenzó un romance con Manolo Cardona, el nuevo protagonista de ‘Sin tetas no hay paraíso’. Dos años después rompieron, pero mantuvieron su amistad. Hace unos días los pillaron muy acaramelados a la salida de un restaurante en México y se rumoreó que habían retomado la relación. Pero ella lo ha desmentido: “Lo vi porque estaba haciendo una película con un amigo mío. Manolo es fabuloso y nos llevamos genial, pero nada más. Creo que va a conquistar a las españolas”.

-Ahora que ya ha pasado lo peor, ¿nos puedes contar cómo te enteraste de que estabas enferma?
Se paró la película durante dos meses, aproveché para hacerme un chequeo y me diagnosticaron la dolencia. Por fortuna no me tuvieron que dar quimioterapia, me intervinieron y punto, pero cuando recibes la noticia te quedas de piedra. Eso sí, me fue muy útil para dar vida a mi personaje.

-¿Y ahora ves la vida de una forma distinta?
Sí, claro. Es cierto que no me desahuciaron ni se me cayó el pelo. Sin embargo, fue un toque de atención y me di cuenta de que en cualquier momento puedes dejar de estar aquí. Pero salí de ello y ahora me encuentro bien.

-¿Qué ha significado para ti protagonizar la película ‘Cosas Insignificantes’?
Ha sido un trabajo muy interesante y desde que leí el guión me gustó. El reto que implicaba interpretar a Paola, una madre a la que le estorba su hijo y no se encarga de él hasta que no se entera de que padece leucemia, me fascinó. Soy madre y no hay nada más importante en el mundo que tu niño.

-¿Cómo preparaste el personaje?
Junto a Andrea Martínez, la directora, pasé meses recorriendo hospitales en los que había niños enfermos de cáncer. Hablamos con sus mamás y nos contaron sus historias.

-¿Qué fue lo que más te impactó de esta experiencia?
El hecho de que hubiera muchas madres abandonadas. Por lo que nos dijeron, en México, cuando surge un problema de estos en una familia, los padres huyen y dejan a las mujeres solas con los chicos.

-¿Cómo piensas que va a acoger el público español esta película?
No es bueno crearse expectativas, pero espero que marche bien, pues pretendo volver a hacer cine en España. Algunas actrices sueñan con trabajar en Hollywood, pero yo deseo hacerlo en España y en Argentina.

-Para encarnar a Paola, te hiciste un corte de pelo radical, ¿qué sentiste al grabar esta escena?
El día antes no pude dormir por culpa de los nervios y cuando estaba en el set me entró una enorme tristeza. Al acabar la secuencia, la directora y mi novio de entonces (José María Torre) me abrazaron con fuerza y yo me puse a llorar como una Magdalena. Fue un momento increíble e inolvidable.

-¿Qué dijo Sergio, tu hijo, cuando te vio con el nuevo look?

Se lo consulté antes y no le pareció bien. Decía que iba a estar horrible y los niños de su colegio se iban a reír al verme. No obstante le expliqué que era por trabajo y accedió. De todos modos, no me costó cambiar de imagen. Antes de que me ofrecieran este papel, tenía ganas de cortarme el pelo, pero mi novio me aconsejó que no lo hiciera para no tener problemas en mi carrera.

-¿Es verdad que al final tu familia te acompañó en el cambio?
Sí, Sergio, un amigo y mi madre se solidarizaron conmigo y se raparon para que no me sintiera sola.

-Y tu corazón, ¿cómo se encuentra?
Feliz. Es la primera vez en 31 años que llevo siete meses soltera. He hecho un retiro espiritual y estoy conociéndome mejor.