Diego Bertie


Diego Bertie regresó por la puerta grande al mundo de las telenovelas a través de las pantallas colombianas, esta vez convertido en el antagónico de ‘Todas odian a Bermúdez’, producción que se estrenó en Caracol con gran acogida. El peruano Diego Vertie interpreta al atractivo y poderoso dueño de la Revista ‘Hechos’, Gonzalo Lleras que, como en toda novela, llega a completar el triángulo amoroso, convertido en un príncipe azul.

El actor confesó que está enamorado de Colombia y de su gente. Además, manifestó que en algún momento de la historia dejará de ver a Bermúdez como a un rival y entenderá que es "un tipo brillante".

A Diego sólo le tomó ausentarse un año del mundo de las novelas para que el público exigiera su regreso, recordando que Bertie no ha descuidado su carrera actoral y se ha lucido en el papel protagónico de la telenovela ‘Vale Todo’, ‘Cazando un Millonario’, 'La Ex', 'Amas de casa desesperadas', 'Leonela', y ‘Amantes de Luna Llena’, entre otras. En los últimos meses también ha formado parte de la exitosa serie ‘Tiempo Final’, que produce Fox en Bogotá (Colombia).

-¿Cómo es el Gonzalo Lleras, tu personaje en ‘Todas odian a Bermúdez’?
Mi personaje no es el típico villano que les hace la vida imposible a los demás por medios no muy lícitos, e incluso al principio de la novela puede parecer que el malo es Bermúdez. Gonzalo es un hombre noble y de muy buenos sentimientos, pero que le cuesta involucrarse con los amores que tiene. Aunque es importante aclarar que es un hombre con sensibilidad, con criterio y mucha nobleza. Lo que las mujeres llamarían todo un caballero. Gonzalo es limpio para enfrentar a sus oponentes.

-¿Y cómo ha sido la construcción de este personaje?
Más que construir un personaje, acordamos con el director darle una ironía elegante y un misterio en base a silencios y lo que no se atreve a decir. A pesar de ser un antagonista, el personaje es justo y romántico. Había que construirlo sobre una mezcla de gran seguridad y vulnerabilidad. Me gusta mucho.

-¿Cómo es la relación de Gonzalo con el protagonista?
Tengo que confesar que mí personaje no odia a Bermúdez. Lo que sucede es que Arturo es un tipo pesado y entrometido. Es tan intenso que siempre logra sacar de casillas a Gonzalo.

-¿Qué pueden esperar los televidentes de Gonzalo y Arturo?
Me atrevo a decir que los dos se tienen mucho respeto. Cada uno vive en un mundo distinto, pero saben que son buenos en lo que hacen. Gonzalo aprecia el trabajo del protagonista de esta telenovela. Lo considera un tipo brillante.

-¿Tuviste que acatar alguna exigencia para parecer de mayor edad en la novela?
No, así es como me veo ahora, el pelo es corto y mis canas son naturales, de las que me siento muy orgulloso.

-¿Cuáles son tus expectativas con esta telenovela?
Terminar de grabarla y que el ambiente en el que trabajamos siga tan armónico como hasta ahora.

-La historia tiene varios personajes caricaturescos, ¿has decidido apostar por la comedia?
Es un tono que no llega a la caricatura, pero permite una ligereza que se aleja del culebrón estridente y melodramático. Está llena de situaciones enredadas que divierten sin pretender ser cómicas de una manera exagerada. Y me divierte más la comedia, porque puedes jugar y divertirte con lo que haces sin dejar de tomártelo en serio.

-¿Postergarás los proyectos para actuar y dirigir teatro en tu país natal, Perú?
Tengo posibilidades de hacer teatro en Lima (Perú), pero todo depende de mis compromisos. También existe la posibilidad de hacer teatro en Colombia.

-¿Qué significa para ti el regreso a la pantalla colombiana?
Regresar a la televisión colombiana es una experiencia única, sobre todo por el profesionalismo de los actores y la alta calidad de las producciones de factura colombiana. Me siento feliz de estar y muy agradecido porque me volvieron a llamar para trabajar en Canal Caracol. Mi trabajo en Colombia es muy bueno, mi estadía siempre es placentera en este país.

-¿Cómo te sientes en Colombia?
Este país es mi segundo hogar por el calor que me dan mis amigos cada vez que estoy aquí, por lo rico de la comida y por la variedad de sus climas.

-¿Y cómo ves a las mujeres colombianas?
Me encanta ver cómo todas cultivan tanto su belleza interior como la exterior; son mujeres muy cálidas, bellas.

-¿Te gusta seducir o que te seduzcan?
Me gusta seducir, pero también me encanta que me seduzcan.

-¿Y si hay amor de por medio?
No dudaría en llevar a la dueña de mis suspiros a un paraje de atardeceres únicos que conocí en uno de mis viajes a Tahití, en la Polinesia Francesa. Ese sería el plan perfecto, porque no creo que pudiera seducir con mi cocina; a penas estoy aprendiendo a meterme en las artes culinarias.

-¿Un fracaso matrimonial cierra las puertas a otro matrimonio?
Creo que el compromiso con la pareja es un acto de fe: uno sabe y tiene la necesidad de compartir un proyecto de vida con la persona amada, eso no lo determinan ni un papel ni una bendición externa sino la que el propio milagro del amor le da.

-¿Y quién es ese gran amor de su vida?
Mi hija Aísha. Ella ocupa el lugar principal de mi corazón. La nostalgia me acompaña día y noche, pues me hace falta tenerla cerca y verla todos los días.