Andrea López, considerada una de las mujeres más provocativas


Andrea López interpreta a la malvada Julieta de 'El Fantasma del Gran Hotel' y se ha convertido en la musa del momento en Colombia, gracias a su impecable actuación y a su sensualidad desbordante. La actriz desmintió los rumores de ser diva y antipática y nos demostró por qué es una mujer puro corazón.

Con su personaje de Julieta, Andrea López se ha convertido en la mala más buena de la televisión. A sus 32 años ha logrado conmocionar a los televidentes colombianos con las maldades de su personaje, que les hace la vida imposible a sus empleados y hasta mató a su propio tío, perversidades aderezadas con una buena dosis de sensualidad.

Desde su debut en ‘O todos en la cama’ (1995) no ha dejado de ser 'La Ranita', ese personaje que la marcó y que dos generaciones llevan en el corazón; sin embargo, ella fue más allá y se convirtió en una provocadora innata, que adora a los personajes de mala. "Entre más perversos, tienen más matices. Afortunadamente me apasiona lo que hago; mi pasión me ayuda a querer hacer las cosas mejor cada día", confiesa la actriz, que ha participado en telenovelas como en ‘La sombra del Deseo’, ‘Prisioneros del Amor’, ‘Soledad’, ‘La Saga’, ‘Amantes del Desierto’, ‘Castillo de Naipes’, ‘Traga Maluca’, ‘La Madre’, ‘Destinos Cruzados’, ‘El Zorro’ y ‘Victoria’.

Amante de los aromas, cuenta con una colección de más de cien perfumes. Rigurosa con su figura, entrena dos horas diarias. Es una mujer orgullosa de llegar a la década de los 30, pues asegura que se siente más sexy y segura de sí misma. "Ahora experimento una sensación fabulosa, sobre todo interiormente. Empecé a sentirme más segura de mí misma, las cosas que antes me preocupaban perdieron interés y otras más espirituales y esenciales tomaron importancia".

-¿Qué es lo que más recuerdas de tus inicios en la televisión?
Tengo los mejores recuerdos de ‘O todos en la cama’, Tony Navia era la mamá de los pollitos. Hace poco vi algunas escenas de la época y me daba risa verme tan chiquita; nos reíamos todo el día, aun me dicen 'La Rana'.

-¿Cuándo llegó la propuesta de darle vida a Julieta?
Llegó el año pasado, me contaron de la historia y me llamó la atención. Al comienzo estaba temerosa porque es un género que no se había explorado desde hacía un tiempo en la televisión colombiana, anhelaba que se viera lo más real posible. Sufrí los primeros días de grabación, me sentía como en el limbo por mi personaje, pero lo logramos, en compañía del director y el productor y me gusta lo que veo en pantalla.

-¿Qué críticas has recibido por parte de la gente?
La novela empieza en un punto de tensión muy alto, pero me he ido sintiendo más suelta, en la calle la gente me pregunta por la novela, ha tenido muy buena acogida, es una propuesta diferente y me siento feliz de pertenecer a un proyecto novedoso, visualmente me encanta.

-¿Cómo ha sido el trabajo con el elenco?
Con los actores nunca tengo problemas; Michel es una persona muy bonita, aparte de que tiene muy buen humor y nos hace reír todo el tiempo. Ana Lucía es muy querida, nos la llevamos muy bien.

-¿Y cómo te sientes dando vida a la mala de la novela?
Me encantan los antagónicos, que no sea la típica mala, trato de que tenga una gama muy amplia y me lo permite la confianza y la comunicación que tengo con los directores de la novela. Son jornadas muy largas, pero me gusta hacer maldades y se trata de una mala que se sale de sí misma. Es divertida, tiene matices, tiene sus malas decisiones y cada vez más va cayendo en algo que ella no quiso.

-¿Cómo te sientes en esta época de tu vida?
Después de los 30, me sentí más a gusto con mi cuerpo, con mi sexualidad, con mi vida, en diciembre cumplo 33 y me siento feliz, plena.

-Eres considerada como una de las mujeres más sexys de la televisión colombiana, ¿vives obsesionada con tu figura?
Sí, es mi único vicio. Toda mi vida he hecho ejercicio, no asisto un día y me hace falta; mi cuerpo ya está acostumbrado a ejercitarse. Desde niña participé en la liga de Gimnasia Olímpica de Cali (Colombia) y tengo la disciplina.

-¿Cómo te cuidas?
Procuro comer muy bien, casi no consumo harinas, mi alimentación es muy sana, me siento saludable y me gusta lo que veo en el espejo. Soy actriz y debo verme bien, en cualquier momento que salgo en una escena en la que tengo que estar en ropa interior o en vestido de baño y no hay nada mejor que estar lista.

-¿Cómo es tu rutina?
Combino las pesas, me exijo mucho con la carga, pero como debo estar baja de peso, las combino con ejercicio cardiovascular, que me ayuda a definir los músculos.

-¿Y a veces no tienes ganas de comerte un chocolate?
Sí, me permito pecar y como le exijo tanto al cuerpo, cuando estoy antojada de algo simplemente me lo como. Adoro la comida chatarra, cuando siento el antojo me la como, sobre todo los domingos por la noche.

-¿Cuál es tu rutina de belleza infaltable?
Mi ritual de piel; desde hace años me la cuida Martha Patarroyo y a uno le toca ser muy constante. Me unto 80 cremas, soy muy meticulosa y no lo veo como un suplicio, sino como un momento para consentirme.

-¿Cuál es la parte de tu cuerpo que más te gusta?
Mis piernas, las trabajo mucho; cuando era pequeña, era muy flaquita y en Cali (Colombia) no usaba minifaldas porque me sentía muy palilluda al lado de las otras; ahora en grabación son felices poniéndome minifaldas.

-¿Por qué será que tienes fama de antipática?
Es de años atrás, pero se trata más de un rumor, cuando la gente me conoce se da cuenta de que eso no es cierto. Amo la soledad y el silencio, cuando no estoy grabando me gusta estar en mi casa, no soy de exterior, no me ven en fiestas ni en rumbas, trabajo más mi interior.

-¿Cómo combinas la espiritualidad con el show del mundo en el que trabajas?
El domingo hago voto de silencio, me gusta leer y meditar, no llamo a nadie, solo me quedo en mi apartamento disfrutando un buen libro, de tranquilidad y de paz.

-¿Y a veces no te sientes sola?
Puedo pasar un fin de semana entero sin hablarle a nadie, lo uso para alimentar mi interior, para poder encontrarme después con los otros, irradiarles energía.

-¿Y es cierto que en las grabaciones a veces no hablas con nadie?
Exageran un poco, lo que pasa es que cuando tengo un espacio grande en la grabación, prefiero irme para mi casa a descansar o me voy para un rinconcito a leer. Soy un poco retraída, prefiero estar sola y no mal rodeada.

-¿Y te molesta lo que se dice sobre ti?
Al principio me molestaba que dijeran que estaba como loca por andar tan sola. La primera impresión era: “tan creída”, y me molestaba porque yo no soy así, pero al pasar de los años me he ido despojando de ese “qué dirán” y no me importa, simplemente respeto lo que la otra gente diga o piense.

-¿Y el divismo?
Me causa gracia que digan que soy diva. Hay una frase que me encanta y está en el libro Ilusiones, de Richard Bach: “No importa si lo que divulgan sobre ti es cierto o es falso, simplemente no importa”. Vivo mi vida en paz y feliz y me encanta cuando las personas se sorprenden; el universo se encarga de demostrar cómo es la verdad, es más, me gusta sentirme extraña.

-¿Quiénes son tus amigos?
Tengo los amigos necesarios, suficientes para mí. Amo a las personas que realmente me llegan al corazón, trato de abrirlo a todo el mundo, pero algunos me llegan y esos los atesoro. Del medio adoro a Lorna Cepeda (Lorna Paz), es mi amiga del alma.

-¿Y estás ennoviada?
Estoy sola y mi corazón está feliz, vivo maravillada con la vida y mi corazón me responde a todos mis deseos. El amor no solo se enfoca al estar con una persona, ando ejercitándome para recibir y si me enamoro, voy a compartir una alegría existente.

-¿A veces no te gustaría tener una pareja que te acompañe?
A veces hace falta, pero cuando surgen esos ataques hay que controlarlos. Yo confío en que el cielo sabe exactamente qué es lo que quiero. Simplemente me siento y espero a que me llegue.

-¿Te gustaría volver a casarte?
Duré nueve años felizmente casada, me casé a los 19 y volvería a casarme; suena contradictorio porque amo la soledad, pero es divino compartir con alguien. Mi ex esposo, Charlie, tiene un lugar muy especial en mi corazón.

-¿Y eres amiga de tus ex novios?
Soy amiga porque ellos saben que siempre estoy ahí, en el momento en que lo necesiten, tienen las puertas abiertas y lo digo con mucho amor y cariño.

-¿Planeas ser mamá?
No quiero tener hijos y siempre he pensado así, no me gustan los niños, así he sido toda mi vida y no me visualizo como mamá.

-¿Para dónde proyectas tu carrera?
Lo único que sé es que estoy aquí y ahora. En estos años no he parado y no me preocupa, estoy practicando vivir el presente y no frustrarme.