Róbinson Díaz se arrepiente de su separación con Adriana Arango


Los actores Róbinson Díaz y Adriana Arango se divorciaron, después de que ésta descubriese que él era amante de Sara Corrales, con quien compartía set de grabación en la telenovela ‘Vecinos’. Este desliz acabó con una relación de 17 años. Ya firmaron el divorcio, él no vive en la que era su casa y no quiere saber nada de Sara.

Hace un mes, Adriana Arango recibió una llamada un domingo por la noche: "La llamamos de la Policía Nacional y quiero saber si conoce el carro de las siguientes placas". Ante la respuesta afirmativa, la voz al otro lado del teléfono le preguntó si sabía dónde estaba su esposo y que el carro en cuestión estaba abandonado en un potrero. La citaron en el CAI del barrio La Esmeralda. Ella, temiendo lo peor para Róbinson Díaz (su esposo), le pidió a un vecino que le condujera el carro y se fue con su hijo, Juan José (11 años).

Al llegar al CAI, según cuenta, un policía le pidió que siguiera una patrulla con varios policías adentro y que la llevarían al supuesto potrero donde estaba abandonado el carro. La guiaron frente a un edificio, el carro de Róbinson estaba perfectamente parqueado en la bahía frente al lugar y uno de los policías le señaló y dijo: "Ahí viene Sarita".

Según dice Adriana, la actriz bajó en sudadera del edificio, sin decirle nada y en actitud desafiante solo le hizo señas con la mano para que la siguiera. Adriana entró, la siguió a su apartamento y ella la condujo a su cuarto, donde estaba Róbinson.

La pareja de esposos salió sin mediar palabra con Sara, llegaron a la casa, Adriana confrontó a Róbinson y él reconoció que era amante de Sara desde hace algunos meses. Inmediatamente ella llamó a su abogado y al día siguiente elaboraron los papeles del divorcio.

Días después, a Sara, que había sido escogida por la misma Adriana para actuar en su obra ('Infraganti'), Róbinson le pidió delante del resto del elenco que saliera del grupo y les ofreció disculpas a sus compañeros por haberlos involucrado en una situación tan bochornosa.

Adriana Arango se siente muy dolida con esta situación: “Tomé la decisión de divorciarme de Robin pues necesito distancia de lo que está pasando. La revelación de esa verdad me ha causado mucho dolor y necesito alejarme para ver las cosas mejor. Me siento tranquila, creo que es la decisión correcta pues pienso que teníamos una relación que no solo era un compromiso, no era una formalidad; éramos amigos, amantes, cómplices, socios y una lista muy larga de muchas cosas. No es solo sentirse decepcionado de una persona, sino que Robin representaba muchas personas para mí; era mi mejor amigo, mi socio, el papá de mi hijo, mi amante, mi compañero de aventuras, mi consejero. Eso ahora le da mucha inestabilidad a mi relación con el mundo y es tanto el dolor que siento que necesito alejarme”.

Ella cree que tomó una buena decisión al separarse de Róbinson. “Esta separación es buena pues podemos tomar distancia uno del otro y en nuestra soledad preguntarnos si queremos esta vida juntos o hay otras opciones que puedan ser mejores para cada uno. Creo que él puede tomar este tiempo para vivir cosas que no ha vivido y que las viva sin culpas, pues tal vez hemos estado casados mucho tiempo. Si yo vivo con alguien quiero estar tranquila con el tema de la lealtad. No me llama la atención tener una vida íntima compartida, no me interesa ni me agrada. Además, hoy, compartir la vida íntima con varias personas también es peligroso para la salud. Mi prioridad ahora es cuidarme y cuidar a mi hijo, y que podamos procesar esta situación que vivimos. Entiendo la situación por la que está pasando y entiendo que si se le presenta a un hombre una oportunidad con una mujer sexy y bonita, eso representa una tentación pero creo que tentaciones tenemos todos todo el tiempo. El problema es como las enfrente uno”, confiesa la actriz.

La colombiana Adriana sigue sintiendo amor por el padre de su hijo: “Amor, mucho amor, un amor infinito. Cuando me pide perdón todos los días, le digo que ya lo perdoné pues entiendo lo que le pasó, me parece que a cualquiera le puede pasar, me pudo pasar a mí, lo entiendo pero no quiero estar ahí. No quiero pertenecer a triángulos, cuadrados o polígonos amorosos. No me siento bien estando con él con lo que pasó”.

Para la actriz no acabó el mundo tras esta separación y sigue adelante con sus proyectos profesionales. “La misma vida que se encarga de ponerle a uno cosas para hacer, estoy trabajando en ‘Rosario Tijeras’, sigo organizando la temporada de la obra de teatro 'Infraganti' para agosto y me ocupo en volver a organizar la casa; pues se fue Robin y toca volver a inventarse la vida porque él ya no está y es distinto todo. La actividad más mínima y el orden de las cosas son distintos, están los huecos de sus libros, el vacío de su ropa, de sus cosas. Entre trabajar en 'Rosario', cuidar a mi hijo, organizar la temporada, hacer oficio, hablar con amigos, desahogarme y reflexionar sobre lo que está pasando se me van los días”, contó sobre lo que es su nueva vida sin su marido.

“Tengo la sensación de que Robin va a llegar del trabajo pero también sé que no va a llegar. Y ha venido por muchas razones a la casa, y cuando llega ya no es lo mismo. Hay mucha tristeza entre nosotros dos. Y me siento cansada también de estar hablando del mismo tema. Por eso la distancia es buena. Ojalá podamos hablar de otras cosas pues ahora estar juntos es muy doloroso y lloramos juntos, nuestros encuentros se resumen en llorar y llorar y eso me hace más daño. Por las noches me da muy duro y me dan muchas ganas de llorar pero también tengo que desahogarme. Me da mucha tristeza verlo como está. Siento que en este momento no hay nada que pueda hacer para quitarle esa tristeza, que lo mejor es estar separados pues él tiene que revisar cuáles son sus objetivos, qué es lo que quiere realmente. De pronto se puso a prometer cosas que no pudo cumplir. Lo que tiene que hacer es un viaje con él mismo y poner su vida personal en orden y tomar decisiones. Lo que conocíamos como nuestra familia ya no existe en este momento y no sé si vuelva a existir. Puede que sí o que nuestro tiempo juntos ya haya terminado. Normalmente el tema de un divorcio es de adultos y nosotros administramos la información que se les da a los niños; pero en ese instante nuestro hijo Juan José estuvo presente. Nosotros pensamos que Robin se había accidentado o lo habían atracado. El niño pensó que iba a un potrero y luego ver que el carro estaba perfectamente parqueado y que aparece Sara y luego sale el papá, y también se siente triste y decepcionado. Estamos hablando de que su papá era su ídolo. La persona que le enseña también los valores; y si él tiene sus valores un poco refundidos esa es una razón por la que también es importante estar separados. Estamos educando a un hijo y Robin sabe que en este momento no es un ejemplo para su hijo. La solución a este asunto no es inmediata”, declaró Adriana Arango.

Y Adriana no entiendo la forma de actuar de Sara Corrales, la mujer que fue amante de su esposo: “me confunde mucho, pero no siento interés. Mi problema no es con ella. Creo que si mi esposo tiene un conflicto de valores, eso es lo que me ocupa. El problema pudo ser con Sara o con cualquier mujer linda de las que nos rodean. Y no quiero vivir esa situación de estar siempre aterrorizada porque aparece esa u otra mujer. No se trata de belleza ni sensualidad. No la odio, y eso me ha parecido muy raro porque lo normal es que sintiera odio, celos, rabia, y no sé por qué no siento eso. Si siento algo es decepción y tristeza. Cada persona construye su vida con sus acciones y no entiendo por qué ella hace tantas cosas, por qué arma tantas cosas que causan tanto dolor, pero ese es un problema de ella con su vida, con su construcción de lo que es su vida. No tengo fijación ni ningún trauma con ella. Lo que sucedió me parece muy armado, todo es muy armado y no sé si fue ella u otra persona pero sí es algo planeado pues era como un libreto perfecto. Me sorprende. Yo, que escribo, no me hubiera imaginado algo tan enredado. Era demasiado puesto todo”.

Además, Adriana dice que jamás pensó que su marido la fuese infiel. “Yo no sabía ni me hice la boba como algunos han creído. Lo que veía en estos meses en que ellos estaban juntos, es que Robin tenía su salud muy deteriorada, estaba estresado, le dolía la rodilla, el pulmón. Y lo que hice fue buscarle un médico, acupuntura, masajes. Creía que tenía problemas por tanto trabajo. Obviamente, ahora entiendo que además tenía ese problema. Eso también es para estar más alerta. Le he dedicado la mitad de mi vida a Robin, a cuidarlo, a protegerlo, a ayudarlo y también ya es el momento de que él haga cosas por sí mismo. Hay que aprovechar esta crisis para que se fortalezca él solito”.

“Él me ama, me ama mucho y yo lo amo también. Y sé que lo que está pasando no tiene que ver con la falta de amor. Claramente es un asunto de prioridades, de valores, de fortaleza interna. En este momento yo no quiero volver con Robin. Quisiera que pasara un tiempo y me gustaría mirar qué pasa con él, conmigo porque si nada cambia, yo no quiero. No puedo decir que sí ni que no, pues estamos hablando de un amor muy grande. En el tiempo inmediato, no. Sería malo para todo”, Adriana Arango dejó una ventana abierta a la reconciliación que por el momento duda que regresen a estar juntos, pues no sabe si recuperará la confianza en Robin, como ella aún se refiere a él.

Por otra parte, Róbinson Díaz está arrepentido de haber sido infiel a Adriana Arango. "Lo único que quiero es recuperar a la 'Mona', recuperar a mi hijo y mi hogar. Siento mucha vergüenza con ella, con Juan José, con mi mamá, con mis hermanas, con todas las mujeres. Me equivoqué y estoy viviendo un infierno. Pero también tengo que decir que soy un ser humano, que cometí un error, que quiero enmendarlo.Yo amo a Adriana, ella es mi sostén, mi todo y tengo un dolor inmenso", confiesa el actor.

Mientras que él quiere olvidar a Sara Corrales. “No sé qué pasará en su vida personal. Sara fue una equivocación en mi vida, con ella no pasa nada. Adriana está decepcionada, lo sé y haré todo lo que sea necesario para recuperarla. Sé que me tengo que armar de mucha paciencia para que comprenda que reconozco mi error, que quiero solucionar las cosas, que la amo, que quiero volver a la casa, tener mi hogar nuevamente y recuperar a mi hijo, pues la soledad es un infierno, solo sé que si no los tengo a ellos dos (a Adriana y su hijo) no tengo ninguna motivación para hacer nada”, reveló Róbinson, quien ha empezado una terapia para que le ayude a superar esto.

Sara Corrales
no ha querido hacer declaraciones sobre esto, pero hay que hacer un recorrido por su larga carrera de amoríos. Su primera relación conocida en Colombia fue con Nicolás Reyes, al que conoció en ‘Protagonistas de novela’. También, estuvo con el director Rodrigo Triana, mientras él era novio de Verónica Orozco. Con Camilo Villegas supuestamente tuvieron un affaire hace tres meses mientras ella sostenía una relación oculta con Róbinson Díaz. Dicen que todo terminó porque Villegas no quiso hacer públicos los encuentros. También cuentan que tuvo varios encuentros con Tommy Vásquez cuando él era novio de Katherine Escobar. Además, también se ha rumoreado que Sara ha estado enredada con Juan Pablo Raba y Víctor Hugo Cabrera.