Alejandra Lazcano


La actriz mexicana Alejandra Lazcano protagoniza ‘Pobre Diabla’ (telenovela de TV Azteca). En su cuarto protagónico de telenovelas. Ella dará vida a una joven que en su día fue interpretado por Verónica Castro (en ‘Rosa salvaje’) y Thalía (en ‘María, la del barrio’).

Alejandra Moreno Lazcano, de 24 años, hizo su debut para la televisora del Ajusco en el programa unitario ‘Bucaneros’, a los que siguieron ‘La Hora de los Chavos’ y las telenovelas ‘Señora’, ‘Catalina y Sebastián’, ‘Como en el cine’ y ‘La hija del jardinero’ fueron las telenovelas de TV Azteca en las que participó, mientras que en Miami participó en producciones para Venevisión y Telemundo, como en ‘Locas Pasiones’, ‘Tormenta de pasiones’, ‘Corazón partido’, ‘Acorralada’ y ‘Valeria’.

Ahora, en ‘Pobre Diabla’, Alejandra Lazcano encarna a Daniela, una mujer pobre que se entrega a un hombre millonario, el cual vivirá enamorado de ella.

Lazcano siempre estuvo interesada en la televisión y, para ser famosa, primero tuvo que ausentarse de la secundaria y perder muchas materias, pero al final la terminó, al igual que la preparatoria abierta. Ahí comprendió que el ser actriz de telenovela es muy demandante y no se puede compaginar con ningún otra cosa por los tiempos de grabación.

-Interpretando a Daniela en ‘Pobre Diabla’, ¿serás pobre?
Sí. Es una realidad que hemos vivido desde que tengo uso de razón en México, entonces nada más es reflejar el lado positivo y no el lado sentimental de esa clase social. Recuerdo que cuando trabajé en Miami, la gente de allá tenía una idea tan errónea de lo que era México que me decía que se imaginaban el Distrito Federal como Iraq y pensaban que la gente andaba en burro.

-¿Cómo te sientes siendo pobre en el melodrama?
Esta telenovela refleja otra realidad, dentro de la misma situación, pero con la intención de salir adelante y un espíritu de lucha. De hecho en la telenovela estoy grabando en una locación en la que hay vagones, y considero de verdad que estamos tan alejados de la realidad que yo no sabía que había gente viviendo ahí dentro, fue algo fuerte para mí.

-¿De qué forma estás preparando tu personaje para no denigrar a los pobres?
Es una gran responsabilidad, porque no quiero caer en la burla ni que piensen que los estoy imitando o que los estoy agrediendo, porque es gente que tiene mucho resentimiento y que piensa que todo es agresión contra ellos, pero yo lo hago de la manera más natural y mostrando el lado positivo, porque la gente humilde ve el mundo de diferente manera. Lo que queremos es que el mensaje sea el de la clase trabajadora.

-¿Qué harías si fueras una mujer millonaria?
Me daría un shock, creo que se me iría de las manos el dinero, porque querría darle todo a mi gente, no querría gastarlo, despilfarrarlo. Eso es real, así pasa, pero Daniela no pierde la esencia, porque es humilde y eso no se debe perder ni con dinero.

-¿Qué opinas de las otras versiones: ‘Marías, la del barrio’, ‘Mercedes’ y ‘Marimar’?
Las confundo a todas, son el pilar para nosotros (‘Pobre Diabla’), pero sin duda cada quien tiene su propia visión de su personaje.

-¿Te has basado en los personajes que interpretaron Verónica Castro y Thalía, en la versión original de la telenovela que ahora han llamado ‘Pobre Diabla’?
Estoy tratando de hacer otro tipo de personaje, sé que hay muchos que se parecen y que habrá comparaciones, pero no he tomado nada de ninguno. Es más, me han hablado de Rosa salvaje y de las novelas de Thalía, pero ni me acuerdo de ellas, yo estaba muy chiquita. Incluso, me confundo entre ‘María Mercedes’ y ‘María, la del barrio’. Lo cierto es que estamos tratando de crear una historia conocida pero con nuevos personajes, de darle un giro y frescura diferente. A lo mejor es difícil porque estamos hablando de que las características de mi papel son muy marcadas, sólo espero que la gente acepte mi trabajo.

-Cuando Verónica Castro hizo la telenovela ‘Rosa salvaje’ consolidó su carrera, al igual que Thalía, ¿esperas que te ocurra lo mismo?
Creo que la gente quiere divertirse y no ver tanta violencia, esta telenovela es para los que quieran volver a soñar; es como un cuento, son historias que no descubren el hilo negro, pero a la gente le siguen gustando, es decir que el ‘malo’ es bien ‘malo’ y la buena recibirá una herencia.

-Probaste suerte en Estados Unidos y se te recompensa con tu protagónico en ‘Pobre Diabla’, ¿qué recuerdos guardas de tu estadía en Miami?
Me sirvió mucho trabajar fuera de mi país y adaptarme a otra manera de hacer telenovelas, aunque me gusta más el melodrama tradicional como ahora con ‘Pobre Diabla’. Con Venevisión estuve en ‘Valeria’, al lado de Jorge Reyes, y en 2007 en una coproducción Venevisión-Univisión en ‘Acorralado’, con David Zepeda y Sonya Smith.

-¿Y cómo te sientes en tu regreso a México?
Estoy muy feliz de regresar a mi país y de estar realizando un personaje que nunca había hecho. De igual forma, nos interesa volver a hacer historias tradicionales.

-¿Consideras que el título ‘Pobre Diabla’ es peyorativo?
No hay que verlo así. No es despectivo, es una joven que se cría en un ambiente de pobreza extrema, pero cuyo padre es víctima de una injusticia por un crimen que no cometió, el de mi propia madre. Con todo y su sufrimiento no es vengativa. Es una telenovela aspiracional y se identificarán muchas mujeres que saben salir adelante pese a los obstáculos.

-¿Crees que el televidente en este momento prefiera el melodrama clásico al realismo?
Hay demasiada violencia y estrés como para todavía llegar a tu casa y ver más sufrimiento por más real que éste sea. En ‘Pobre Diabla’ se marca el regreso de la telenovela rosa, pero cien por ciento probada, vuelve esa magia del amor a primera vista, del bien que vence al mal, de lo que nos sigue haciendo soñar.