Catherine Siachoque revela su fórmula para mantener su matrimonio


Su público está acostumbrado a verla como la villana más sexy de la pantalla chica. Pero en su reciente participación en la telenovela ‘Sin senos no hay paraíso’, de la cadena Telemundo, Catherine Siachoque sorprendió con su papel de madre abnegada al interpretar a Doña Hilda. Sin embargo, ninguna de estas dos facetas tiene nada que ver con la verdadera mujer fuera de los estudios de grabación.

Al ser abordada sobre su verdadera personalidad, la esbelta histriona de origen colombiano responde con una sonrisa y con cierta vergüenza, que es una mujer tranquila y alegre. "Me divierte mucho la vida con cualquier cosa. Soy una mujer feliz y bendecida. Eso me hace darle gracias a Dios cada día porque hago lo me gusta hacer, tengo una familia espectacular. Amo las telenovelas y soy telenovelera. Si no las hago, las veo y además trabajo en eso", dice la hermosa colombiana.

La cotizada actriz, esposa del también actor Miguel Varoni desde hace 13 años, está casada con él y dice que vive un matrimonio feliz. "La vida personal que tengo me encanta. Estar casada con mi esposo, mi vida con mis perros, es fascinante", señala con emoción y agrega que aún después de más de una década de unión matrimonial, aún llevan una vida de novios enamorados.

Catherine revela sin problemas cuál es la fórmula para mantener su matrimonio. "Yo creo que la fórmula es lo que dice mi mamá: 'es mejor no volverse la esposa nunca'. Hay que seguir siendo la novia de él. En el momento que uno se vuelve esposa, todo se vuelve una monotonía. Hay que llevar una vida de novios. Esperarlo en casa y no descuidarse uno misma es muy importante", dice.

"Cuando uno está de novio y lo espera en casa, uno trata de estar bonita, aunque sea en franelilla. El secreto es no perder eso. A veces es bueno levantarse primero que él y sorprenderlo con algo que le gusta y así mantener esas ganas de seguir a la conquista", agrega.

Su vida como actriz y los numerosos compromisos en su carrera han hecho que Catherine deje a un lado las ganas de convertirse en madre, aunque confiesa que con sus sobrinos ha adquirido experiencia de sobra. "Prefiero ser más esposa que madre. Hasta cuando no lo sé…", señala y de inmediato agrega con mirada de excusa. "Es que es tan difícil ser padres. No sé, ha pasado el tiempo y todavía no estamos seguros de ser padres. Eso sí, soy muy buena tía. Tengo un sobrino de cinco años que se llama Emilio, que me estuvo visitando en Miami por un mes. Viajó solo y fue nuestra primera experiencia con un niño chiquito. Pero, fue sólo un mes, a mí no me tocaba corregirlo ni enseñarle una cosa o la otra, sólo consentirlo", comenta entre risas.

Catherine sabe que "los niños necesitan tiempo y dedicación. Y si uno no está preparado y no tiene el tiempo, es mejor no tomar esa responsabilidad. Nosotros no sabemos si estamos listos. Somos felices siendo tíos".

La actriz dice que la belleza es una cuestión de actitud y que el físico es subjetivo. "Porque tu físico le puede parecer bonito a uno y a otra gente no. La belleza es como un todo, no es ser bonito o bonita lo mismo que ser bella. Ser bello es el encanto que puedas tener. Yo siento que en la medida que te sientas tranquila y cuando uno se acepta, uno irradia eso ante la gente. Todo está en comenzar a apreciarse uno mismo", aconseja Cathy (como la llaman sus amigos).

Dedica cinco días a la semana el ejercicio y dos para el desorden. "Hago dieta de lunes a viernes y dependiendo el personaje que esté haciendo. Me conseguí un entrenador maravilloso en Miami que me ha inspirado y para diciembre seguramente estaré como quiero estar. Nunca he hecho fotos en vestido de baño. Es que me han visto tanto en las novelas mostrando casi todo que para me vean en las revistas o periódicos, mejor no…", dice entre risas, aunque no niega que las fotos ya se hicieron. "Recién me las hice, no me las han entregado, pero serán como nunca me han visto", señala con picardía.

Su más reciente compromiso fue con la telenovela ‘Sin senos no hay paraíso’, luego se tomó un descanso para disfrutar de su familia y para complacer a su esposo. "Necesitaba hacerlo, quería parar un poquito. Llevaba tres telenovelas seguidas. Tomé clases de buceo, de golf. Estoy contenta. He intentado seguir con mi proyecto de diseño de ropa interior, pero eso va acompañado de muchas cosas, como el estudio de mercado y si vamos a hacerlo queremos hacerlo bien y no salir al mercado en falso", concluye la actriz.