El Capo

Tato conoce a una mujer
que le cambiará la vida

El Capo y sus hombres tienen los minutos contados

Pedro León (Marlon Moreno), su familia y sus hombres de confianza tienen los minutos contados. Ni todo el dinero del mundo ha servido para que el narcotraficante más poderoso y buscado de la historia salga del refugio que él mismo construyó y que ahora se podría convertir en su tumba. En medio de la desesperación, el Capo, Marcela e Isabel Cristina entregarán algunas confesiones que dejarán al descubierto los más insólitos secretos. Pedro Pablo le contará a su esposa que además de engañarla con varias mujeres Juan Carlos y Julieta (Natalia Jerez) no son su únicos descendientes, en respuesta a esta agresión, Isabel Cristina (Katherine Vélez) lesionará profundamente el ego de su marido con otra revelación. Mientras esto ocurre, Marcela (Marcela Mar) reacciona de forma inesperada.

El Capo deberá abandonar a Tato para que el ejercito le brinde ayuda médica, y Marcela y Juan Carlos regresan a la hacienda
Aunque el Capo (Marlon Moreno) y sus hombres lograron salir del búnker, el delicado estado de salud de Tato (Oscar Borda) preocupa enormemente al narcotraficante, por lo cual decide regresarlo a la zona del operativo para que los militares lo encuentren y le presten atención médica. Esta tarea será ejecutada por Marcela (Marcela Mar) y Juan Carlos (Manuel José Chaves), quienes después deberán volver a la hacienda asegurando que fueron secuestrados por Pedro Pablo. Cuando Juan Carlos se entera de la presencia del Ministro y su hijo en la zona, teme que estos lo reconozcan y su verdadera identidad quede al descubierto. Instantes más tarde, mientras Marcela se encarga de llevar al Ejercito y al Ministro a la entrada del búnker, Pedro Pablo y los demás fugitivos se dirigen rápidamente al pueblo fantasma en donde se refugiaran por un tiempo.

Al Capo le llegó la hora de decidir con cuál de sus dos mujeres se queda
Justo cuando Pedro Pablo (Marlon Moreno) y sus hombres están desesperados porque los militares los tienen rodeados, llega Marcela (Marcela Mar) al lugar donde se están escondiendo y junto con Isabel Cristina (Katherine Vélez), presionan al Capo para que decida con cuál de ellas dos se queda. De otra parte, en el interior del Búnker, los soldados empiezan sacar el dinero y los artículos de lujo que allí escondía el narcotraficante más buscado de los últimos tiempos.

El Capo y Marcela le dan rienda suelta a la pasión que los consume, mientras Isabel Cristina piensa en entregar a su marido a las autoridades
Mientras el Ejército sigue en la búsqueda de ‘El Capo’ y demás delincuentes, Pedro Pablo (Marlon Moreno) y Marcela (Marcela Mar) aprovechan que se encuentran a solas para darle rienda suelta a la pasión y al deseo que los consumen. El Capo le pregunta a la periodista sobre los verdaderos motivos que la llevan a seguir con él, pues está seguro de que su interés no sólo es por el libro. Instantes más tarde, Isabel Cristina (Katherine Vélez) quien se encuentra desesperada y dolida por el actuar de su esposo, habla telefónicamente con él y lo amenaza con entregarlo a las autoridades y luego entregarse ella, o en su defecto, de matarlo con sus propias manos. Por orden de la Fiscalía, la madre y dos hermanos de Pedro Pablo son detenidos.

El Capo planea bombardear el senado, y Felipe cree que Julieta le es infiel
A pesar de tener al ejercito tras sus pasos, Pedro Pablo (Marlon Moreno) le confiesa a Marcela (Marcela Mar) que seguirá adelante con su plan de bombardear al Senado mientras él y sus hombres rescatan a Tato (Oscar Borda) del hospital donde está recluido y la posible toma de una clínica estética. En esta oportunidad, la periodista tendrá la oportunidad de conocer los verdaderos motivos que llevaron a Pedro a convertirse en el narcotraficante más poderoso y temido de la historia nacional. Entre tanto, Julieta (Natalia Jerez) se reúne con su madre, sin imaginarse que su esposo cenará en el mismo restaurante donde Juan Carlos (Manuel José Chaves), quien supuestamente estaba con ella, está con su prometida. Pensando que su esposa lo está traicionando, Felipe (Felipe Calero) le reclama a la joven por sus mentiras y amenaza con abandonarla. Entre tanto, Alejandra (María Cristina Pimiento) le propone matrimonio a Juan Carlos.

El Capo y sus hombres planean bombardear el senado, mientras Julieta y Juan Carlos contemplan la idea de revelar su más grande secreto
En la finca de Nancho (Elkin Díaz), Pedro Pablo (Marlon Moreno) y sus hombres se reúnen para planear como bombardearán el senado y de qué forman sacarán a Tato (Óscar Borda) del hospital donde está recluido. Entre tanto, Julieta (Natalia Jerez) y Juan Carlos (Manuel José Chaves), aconsejados por Isabel Cristina (Katherine Vélez), su madre, contemplan la idea de contarle a sus respetivas parejas de quién son sus hijos. En el hospital, Tato es informado que debido a una fuerte infección en su pierna, posiblemente deban amputarla. De inmediato, el lugarteniente del Capo reaccionará agresivamente y a la fuerza intentará convencer al médico que lo atiende, de que le quiete la vida antes de dejarlo. El ministro y le personal encargado del operativo buscar al Fiscal Grisales (Juan Sebastián Calero) para que se someta a la pruebas de polígrafo y así puedan descubrir quién es el informante del narcotraficante dentro de la institución.

Juan Carlos y Julieta enfrentan su realidad, y Marcela decide regresar a la capital
Agobiados por la difícil situación en que se encuentran, Julieta (Natalia Jerez) y Juan Carlos (Manuel José Chaves), aconsejados por su madre, deciden reunirse con sus respectivas parejas y contarles que son hijos del hombre más buscado del momento. Mientras Julieta habla con Felipe (Felipe Calero), Juan Carlos invita a cenar a Alejandra (María Cristina Pimiento) para develarle su gran secreto. De otra parte, mientras Isabel Cristina (Katherine Vélez) espera que Nacho la recoja para llevarla donde se encuentra escondido su marido, Marcela (Marcela Mar) le expresa a León Jaramillo su deseo de regresar a la capital, pues desde allí podrá prestarle más ayuda que estando encerrada con él. El narcotraficante y la periodista deberán buscar una coartada que deje a la joven libre de cualquier sospecha y evite que quede involucrada.

Mientras El Capo y Nancho planean limpiar el honor de su familia, el ejercito llega a la hacienda donde se esconde el narcotraficante
Al enterarse que la fiscalía ha retenido a su madre y a sus hermanos, el Capo (Marlon Moreno) le ordena a Nancho (Elkin Díaz) poner un carro bomba tanto en el Senado como en la casa del Fiscal que está hostigando a su familia. Cuando Marcela (Marcela Mar) se entera de esta situación, intenta convencerlo para que no lo haga, pero al ver su negativa, la periodista decide regresar de inmediato a la capital. En ese mismo instante, el ejército llega a la hacienda donde se encuentra escondido el narcotraficante y éste no tiene otra opción que esconderse en un pequeño cuarto armado sólo con su revólver. En la capital, Julieta (Natalia Jerez) y Juan Carlos (Manuel José Chaves) le cuentan a Isabel Cristina (Katherine Vélez) lo mal que reaccionaron sus parejas y Nancho encuentra a un enfermo terminal que le será de gran utilidad para sus macabros planes. Aunque cientos de inocentes morirán en los atentados que el narcotraficante más peligrosos y astuto de la historia realizará, Pedro Pablo no permitirá que nadie se meta con su familia.

Felipe decide contarle a sus padres que Julieta es hija del Capo, y Tato conoce a una mujer que le cambiará la vida
Confundido por todo lo que está sucediendo, Felipe (Felipe Calero) decide hablar con sus padres y contarles que Julieta (Natalia Jerez), su esposa, a quien ellos les han brindado su confianza y amor, es hija de su peor enemigo: Pedro Pablo León Jaramillo (Marlon Moreno). Esta confesión podría arruinar la carera política de Guillermo (Diego Trujillo). En el hospital, Tato (Óscar Borda), justo cuando está buscando la manera de escaparse, conoce a Luz Dary (Estefanía Gómez), una belleza e inocente enfermera que sin querer se convertirá en una luz de esperanza del Lugarteniente del narcotraficante más peligroso y buscado e la historia.



Del 14 al 25 de septiembre de 2009