El Capo

La Perrys se infiltra
entre los soldados

Los asesinatos del Capo empiezan a develarse

Mientras la Perrys (María Adelaida Puerta) intenta salir del búnker a cumplir con la misión que el Capo le ha encomendado, Pedro Pablo (Marlon Moreno) le relata a Marcela (Marcela Mar) como planeó el asesinato de un general de la República que obligó a Isabel Cristina (Katherine Vélez), su esposa, a pasar por una máquina de Rayos X cuando estaba embarazada, motivo por el cual Julieta (Natalia Jerez), su hija, tiene serios problemas médicos. La encargada de esta misión fue la Perrys, quien desde su primer encuentro con el Capo le demostró no tener escrúpulos. Instantes más tarde, Pedro Pablo llama al Capitán Grisales (Juan Sebastián Calero) para que despeje el bosque para que Perrys pueda salir del búnker. El Narcotraficante más buscado de la historia, le contará a la periodistas infidencias de la vida que llevan sus hijos y de sus estrategias para evitar que las autoridades lo descubrieran.

La Perrys se infiltra entre los soldados, y Marcela relata como cambió su apariencia para cautivar al Capo
Mientras Isabel Cristina (Katherine Vélez) y Marcela (Marcela Mar) le recuerdan al Capo que debe decidirse por alguna de ellas, Pedro Pablo (Marlon Moreno) les cuenta cómo fue que encontró a Eliécer Manchola, periodista que lo denunció, y cuál fue el plan para matarlo y vengarse de él. Instantes más tarde, Marcela (Marcela Mar) le cuenta a Isabel Cristina que para poder llamar la atención de su esposo, debió cambiar radicalmente su forma de vestir y se sometió a algunas cirugías plásticas. En la hacienda, Perrys (María Adelaida Puerta), quien logró salir del Bunker, asesina a un soldado para quitarle el uniforme y así poderse camuflarse entre ellos. Al percatarse de la presencia de la joven en el lugar, el Capitán Grisales (Juan Sebastián Calero) le da la orden a uno de sus soldados para que vaya con Perrys al lago y cuenten cuantos hipopótamos y cocodrilos hay, esta oportunidad será aprovechada por la Perrys para tirar el celular al lago y llevarse los 2 millones de dólares que su patrón le prometió.

Nadie sabe para quién trabaja, un grupo de periodistas y activistas ecológicos, evitan que el ejercito llegue al Capo
Después de que Perrys (María Adelaida Puerta) tira el celular al lago y sale corriendo, un grupo de periodistas y activistas ecológicos, liderado por Juan Carlos (Manuel José Chaves, el hijo del Capo, evita que los soldados sacrifiquen a los hipopótamos y a los cocodrilos que habitan el lago, ya que los buzos necesitan sumergirse en el, pero con estos animales allí es imposible. Entre tanto, Isabel Cristina (Katherine Vélez) cansada de todo lo que está sucediendo y para evitar que maten a los animales, le pide a Pedro Pablo (Marlon Moreno) que se entregue. Ante el silencio y la cara de asombro de todos en el búnker, el Capo decide hacer una votación para ver si entrega o no. El Coronel Gaviria (Herber King) sospecha que el Capitán Grisales (Juan Sebastián Calero) es el infiltrado del narcotraficante y que fue él quien filtró información del operativo a medios de comunicación para evitar que los buzos se sumerjan en el lago. La Perrys regresa al búnker.

Marcela e Isabel Cristina vuelven a pelear, y la Perrys le explica al Capo como pueden salir del búnker sin ser descubiertos
Después de ver que la Perrys (María Adelaida Puerta) cumplió con la misión que le encargó, Pedro Pablo (Marlon Moreno) la recompensará dándole más dinero. Instantes más tarde y luego e que Marcela (Marcela Mar) se niegue a contarle más detalles de su primer encuentro con el ‘Capo’ a Isabel Cristina (Katherine Vélez), esta se enfurecerá y terminará peleando nuevamente con la amante de su marido. Pedro Pablo no tendrá otra opción que encerrar a sus dos mujeres en la celda. Entre tanto, Juan Carlos (Manuel José Chaves), el hijo del narcotraficante, consigue un carné de prensa con una amiga periodista de su novia para infiltrase en la hacienda a ayudar a sus padres. El Capo y sus hombres planean salir del búnker, pero la primera en salir será Marcela, quien desde afuera y en su rol de periodista, pueda distraer al Ejército y los demás puedan salir si ser descubiertos.

Isabel Cristina impide que Marcela abandone el búnker y los buzos se sumergen en el lago que está infestado de cocodrilos
Armada con la pistola que le quitó a Nacho (Elkin Diaz), Isabel Cristina (Katherine Vélez) impedirá que Marcela (Marcela Mar) abandone el búnker. La alterada mujer no está de acuerdo con que la periodista se vaya mientras ella se queda encerrada, así que la mete en la celda y se encierra con ella. Entre tanto, llega el helicóptero con los arpones que necesitan lo buzos para bajar al lago y esto se disponen a hacerlo. Mientras los buzos se están sumergiendo, tanto soldados como periodistas están muy nerviosos.

Marcela sale del búnker y el ejercito se da cuenta que algunos de sus soldados han desaparecido
Después de salir del búnker, Marcela (Marcela Mar) tiene la oportunidad de unirse a los demás periodistas que están en la hacienda y afirmando que tiene información del paradero del Capo, logra hablar con el Coronel Gaviria (Herbert King) y decirle que vio a Pedro Pablo (Marlon Moreno), a su esposa y a sus escoltas correr por la montaña. Pero contario a los planes del narcotraficante, el Coronel no retira a sus soldados del lago sino pide refuerzos para que rodeen la zona. Al ver los monitores, Isabel Cristina (Katherine Vélez) se percata de la presencia de su hijo en la hacienda y desesperada se dispone a salir del búnker, sin pensar que esta acción los podría dejar al descubierto. Mientras la jaula con buzos que el ejercito logra sumergir en el lago golpea el techo del Bunker, el Ejercito se da cuenta que tres de sus soldados han desparecido y que pueden estar en manos del Capo.

Marcela se une al grupo de periodistas que está en la hacienda, y el ejército manda traer una jaula para que otro equipo de buzos se sumerja en el lago
Después de salir del búnker, Marcela (Marcela Mar) tiene la oportunidad de unirse a los demás periodistas que están en la hacienda y afirmando que tiene información del paradero del Capo, logra hablar con el Coronel Gaviria (Herbert King) y decirle que vio a Pedro Pablo (Marlon Moreno), a su esposa y a sus escoltas correr por la montaña. Pero contario a los planes del narcotraficante, el Coronel no retira a sus soldados del lago sino pide refuerzos para que rodeen la zona. Al ver los monitores, Isabel Cristina (Katherine Vélez) se percata de la presencia de su hijo en la hacienda y desesperada del daño que le puedan hacer, se dispone a salir del búnker. Sus gritos llamarán la atención de unos soldados que se encuentran en la zona. Julieta (Natalia Jerez) llama a Juan Carlos (Manuel José Chaves) y se entera de que el joven ya se encuentra en la finca y que los buzos que se sumergieron en el lago desaparecieron y que al parecer se los comieron los cocodrilos. El Ejercito ordena traer una lancha y un jaula para poder bajar de nuevo al lago.

El ejercito confirma que el fondo del lago hay un búnker y planea bombardearlo; Pedro Pablo no saldrá de su escondite sin su dinero
La jaula que el ejercito trajo para que los buzos pudieran ingresar al lago es sumergida y golpea el techo del búnker. En ese instante, las autoridades en cargadas del operativo confirman que el fondo el lago hay un búnker y concluyen que deben bombardearlo. En la hacienda, Marcela (Marcela Mar) le pide el celular a Juan Carlos (Manuel José Chaves) para hacer unas llamadas y se da cuenta que está con el hijo del Capo. Entre tanto, mientras el ejército se da cuenta que tres de sus soldados han desaparecido, Pedro Pablo (Marlon Moreno) le dice a Perrys (María Adelaida Puerta) que quiere salir del bunker, pero llevándose su dinero.

Bombardean el búnker, y El Capo y sus secuaces quedan atrapados
Cuando Marcela (Marcela Mar) y Juan Carlos (Manuel José Chaves) van por túnel que conduce a búnker, se encuentran con el Capo (Marlon Moreno), Nacho (Elkin Diaz) y Tato (Oscar Borda), y aunque le avisan que están a punto de bombardearlos, Pedro Pablo, quien está cegado por la ambición, decide volver al búnker a sacar algunas cajas de dinero. Sin embargo, el ejercito bombardea el búnker y el túnel se derrumba. En cuestión de segundos, las esperanzas de salir del lugar se esfuman, pues Pedro Pablo, Perrys (María Adelaida), Nancho, Chemo (Manuel Sarmiento) e Isabel Cristina (Katherine Vélez) ,quedan atrapados en el búnker que ya empieza a inundarse y sin comunicación alguna con el exterior. Instantes más tarde y después de que Marcela y Juan Carlos cavan y logran entrar al búnker, son sorprendidos con un nuevo ataque.

El Capo golpea a su hijo, e Isabel Cristina toma un arma y amenaza de muerte a su marido
Después de confirmar que sus familiares y sus hombres de confianza se encuentran bien y que la explosión no lastimó gravemente a nadie, Pedro Pablo (Marlon Moreno) seguirá obsesionado con salvar el dinero, motivo por el cual se peleará con Juan Carlos (Manuel José Chaves), su hijo. Durante la discusión, el joven le reclamará a su padre por poner en riesgo su vida y la de todos los que están en el búnker por ese dinero sucio, sin embargo el narcotraficante le recordará que gracias a ese dinero, él y su hermana se educaron en el exterior y han vivido rodeados de lujos. Molesto por los cuestionamientos de su hijo, el Capo golpea al joven, sin imaginarse que Isabel Cristina (Katherine Vélez), dolida por su actuar, toma un arma y lo amenaza de muerte. Esta mujer será capaz de matar, con tal de que nadie dañe a su hijos. Entre tanto, con la ayuda del avión espía, los soldados obtienen las coordenadas del lugar de donde sale la señal de celular y donde se supone, debe estar la persona que lo manipula.

Perturbado por la situación, Nacho decide suicidarse
El agua sigue filtrándose dentro el búnker y la desesperación empieza a apoderarse de sus ocupantes. Mientras Pedro Pablo (Marlon Moreno) le confiesa a Juan Carlos (Manuel José Chaves), su hijo, que su llegada al mundo no estuvo planeada y que con Isabel Cristina (Katherine Vélez), pensaron en abortar; Nacho (Elkin Díaz), perturbado por la situación decide quitarse la vida. En la hacienda, el capital Grisales (Juan Sebastián Calero) se da cuenta hay dólares flotando en la superficie del lago y antes de avisar a sus superiores de la situación, intenta sacar algo de dinero. El agua sube vertiginosamente y aunque la Perrys (María Adelaida Puerta) y demás maleantes buscan la forma de salir del lugar, sus esperanzas son mínimas.




Del 31 de agosto al 11 de septiembre de 2009