Jacqueline Bracamontes


Jacqueline Bracamontes interpreta a las hermanas María José y Sandra Samaniego en la telenovela 'Sortilegio', experiencia que dice que ha sido más difícil de lo que imaginaba, pues además de ser una personalidad totalmente opuesta, debe practicar el acento español. Además, la actriz luce una nueva imagen para el segundo personaje que interpreta en ‘Sortilegio’. Ella asegura que es un reto encarnar a un personaje tan distinto a ella.

La hermosa mexicana antes de ser actriz, fue modelo. En 2008 protagonizó la telenovela de comedia ‘Las tontas no van al cielo’, al lado de Jaime Camil y Valentino Lanús. Además de conducir el programa de televisión ‘De Por Vida’. En la actualidad, Jacky se siente feliz con su nuevo proyecto en la telenovela ‘Sortilegio’.

-¿Qué te dice la palabra Sortilegio?
Cuando me invitaron a la novela, no sabía lo que quería decir, pero me llamaba mucho la atención la palabra, sentía como atracción a ella. Sortilegio es como una frase de la telenovela: “atracción irresistible”, que fue lo que me provocó la palabra. Otra definición que tiene es “el arte de adivinar el futuro”, pero no a través de la magia, sino por situaciones presentes; es decir, el presente muchas veces te dice lo que va a pasar en el futuro; si tienes claro el presente, podrás adivinar el futuro.

-¿Estás contenta con la novela?
Me siento muy emocionada, porque desde que entré a la empresa y como mujer de retos que soy, siempre pensé: “¿qué es lo más importante por hacer como actriz y hasta dónde puedo llegar?”. Y sabía que era trabajar en un estelar, a las 9 de la noche, con Carla Estrada. Este ya era el tercer casting que hacía y no quedé para ‘Alborada’ ni para ‘Pasión’; y siempre, antes de la audición, no dormía; sabía que ésa era mi meta: llegar hasta aquí y, cuando apareció la oportunidad, no te puedes imaginar el gusto, la emoción, las ganas de estar todos los días, de trabajar con gente tan talentosa. Yo vengo de ‘Las tontas no van al cielo’ y después hice una gira de teatro y dije: “ya no puedo más de cansancio. Me voy a tomar un año sabático” y me llamó Carla y me parece que es lo mejor que pudo pasarme en estos momentos. Me siento muy orgullosa de estar aquí, porque sé que no sólo es llegar, sino mantenerse y hacer un buen trabajo que estoy disfrutando mucho.

-¿Cómo te sientes con este nuevo proyecto televisivo?
Muy contenta y agradecida por la elección. Me estoy entregando en corazón, cuerpo y alma. Interpretar a Sandra Samaniego, la hermana gemela de María José, en la telenovela ‘Sortilegio’, ha sido más difícil de lo que imaginaba, pues además de ser una personalidad totalmente opuesta a mi, tuve que practicar el acento español. No sólo es tan distinta a mí, sino todo lo contrario a María José. Estamos hablando de una mujer rubia, de cabello corto, con tatuajes en el cuerpo, ‘piercings’, que fuma, es alcohólica, drogadicta, viste muy provocativa y es medio ‘golfis’ (accesible en tener relaciones sexuales con desconocidos).

-¿Cómo ha sido para ti esta transición de personajes?
Nos hubiera gustado tener un poco más de tiempo para preparar el personaje. Desconectarte de María José y conectarte con Sandra, y tratar de hacer un buen trabajo que le guste al público no es nada fácil, pero me gustan los retos.

-¿Te gustaría algún día ponerte un pearcing o tener un look como Sandra?
No, para nada, cero tatuajes y pearcings. Está muy loca. Me choca eso, a mi cuerpecito no lo ataco de esa forma. Aunque lo respeto. Hay gente que se apasiona por eso, pero a mí no me gusta, para el personaje está padre simularlo.

-¿Y cómo practicaste el acento español de tu personaje Sandra?
Hay un actor español que me asesora en ese sentido, me escribe la pronunciación adecuada y sólo así lo estoy logrando. Todo el tiempo estoy hablando como española, de lo contrario sería muy complicado. Además, también debo procurar caminar encorvada y tengo una especie de tic, ya que Sandra todo el tiempo se toca la boca. Todo lo estoy haciendo gracias a la estupenda dirección de Mónica Miguel y Karina Duprez, quienes son unas verdaderas maestras.

-¿Qué te propuso Carla Estrada para dar vida a tu personaje en la ficción?
Carla Estrada propuso que Sandra vistiera de shorts y provocativa con el brasier de fuera, además que su cabello luciera con raíz oscura.

-¿Cómo te sientes con tu aumento de peso?
Yo vi que me faltaba subir de peso y dije: "qué razón tiene Carla". Pero ya estoy bien, normal, subí como cinco o seis kilos. Mis brazos están rellenitos, normales. Como de todo y muy bien.

-¿Las escenas de cama con Ulises (Julián Gil) serán tan subidas de tono como las que realizaste al lado de William Levy?
No se van a asustar, no se preocupen.

-¿Y nos podías confirmar si es cierto el rumor que te apunta sentimentalmente con William Levy?
Reitero que no sostengo ningún tipo de romance con William Levy y pido que ya no se mencione el tema, pues lo único malo de todo esto es que me espantan a mis galanes, si pensaban en hablarme ya no lo hacen porque siguen insistiendo con eso y nunca lo van a confirmar porque no existe. William es una gran persona, somos buenos amigos.

-¿Y tienes novio?
No, estoy solterita y feliz, cuando acabe la telenovela habrá tiempo para eso y descansar. Me quiero ir de vacaciones con mis amigas, con mi familia a Las Vegas. Quiero un tiempo para mí.

-Jackie, dicen que las artistas no tienen amigos, ¿es cierto?
Yo sí tengo a mis amigas de toda la vida del colegio, que no las cambiaría por nada; son mis amigas del alma, como mis amigas de Guadalajara.

-¿Cómo te describirías?
Me describiría romántica, entregada, alegre, entusiasta, firme en mis decisiones, soñadora, llorona, sensible, muy terca en todo; es decir, que si quiero algo lo consigo, y soy demasiado perfeccionista, lo cual a veces puede ser positivo, pero a veces me derrumbo.

-¿Hasta dónde has llegado por amor?
Muchas veces soy tan entregada, que dejo a un lado las cosas que yo quiero por complacer a la otra persona. Desde los 15 años quise ser la mujer perfecta de la persona con la que estaba y no hay seres perfectos. Ahora ya no es igual: si me quiere, soy así; así me gustan las cosas. Hoy soy más consciente. Después de tanto tropiezo, ya aprendí. Hoy me quiero más que nunca, me estoy realizando profesionalmente, pero sé que después me voy a realizar como mamá, en una familia llena de amor.

-¿Encontrarás a esa persona en el medio en el que trabajas?
No. Y lo tengo muy claro. En el medio uno se divierte y yo ya no estoy para divertirme así. Hay gente valiosa, pero quiero una relación de papá, mamá e hijos y eso no se puede dentro del medio por muchas cosas. Mi carrera como actriz es muy complicada por los besos y las escenas. Los medios se meten mucho en tu vida; se inventan muchos chismes y eso no te sucede con alguien que nada tiene qué ver.

-¿Cuáles son las grandes mentiras que se han dicho de ti?
Que soy anoréxica, que estuve embarazada, que un ejecutivo de Televisa me había puesto una casa en Los Ángeles y nada es verdad. El tema de la bajada de peso fue porque tuve recientemente un exceso de trabajo muy fuerte; comía bien, pero trabajaba más y eso me hizo bajar de peso, pero nada tiene que ver con una enfermedad, gracias a Dios; si fuera cierto lo diría, porque creo que puede ser un buen ejemplo para las mujeres de ahora.