Más sabe el Diablo

Ángel huye a México

Manuela está muy defraudada de Ángel
Aníbal va a consolar a su hija Manuela al enterarse de que fue engañada por su novio Ángel, recordándola que él ya le avisó de las verdaderas intenciones del mensajero. Y enfrente de Jimmy (que iba a interrogar a Manuela); Virginia le dice a su padre Aníbal que acepta su propuesta de ser la presidenta de la compañía, a cambio de abandonar a Aníbal. Después de tantos sobresaltos, Manuela sufre un desmayo, quien aún no se ha recuperado de la trágica muerte de Ángel. Hablando con Jimmy; Manuela se da cuenta de que Ángel la engañaba cuando la decía que iba a llevar al médico a su madre porque padecía artritis, descubriendo que en realidad él estaba robando. Y Manuela está muy defraudada de Ángel porque era el amor de su vida y no puede reponerse, creyendo que él ha estado con ella por su dinero. Cuando Cachorro festeja que Ángel esté muerto; El Topo se enfrenta a Cachorro y comienza a pelearse, propinándose varios golpes. Por la noche, un hombre intenta violar a Perla, pero favorablemente El Topo golpea a ese hombre, evitando que abuse sexualmente de Perla.

Perla está arrepentida por haber dado en adopción a su hijo
En la cárcel, Manuela ve a El Caucho y le identifica ante Jimmy como el amigo de Ángel, al que vio cuando ella visitó a su amado en el bar “La Cueva”, pero El Caucho no acepta que conozca a los demás amigos de Ángel, ya que Manuela le contó a Jimmy quienes eran los amigos de Ángel. Disfrazado como un pordiosero; Ángel se encuentra con su amigo El Topo. Arrepentida de haber dado a su hijo en adopción; Perla va hasta la oficina de Marlene para decirla que quiere recuperar a su hijo y que está arrepentida de haberle dado en adopción a una familia.

Jimmy arresta a los ladrones que trabajan para León
Aprovechándose del mal momento por el que está pasando Manuela; Martín va a hablar con ella para pedirla que vuelvan juntos, dándola falsas promesas y pidiéndola perdón por no haberla complacido como Ángel. Para descubrir quién son los ladrones que ayudaron a Ángel; Jimmy y Mike irrumpen en el bar “La Cueva”, buscando a los amigos de Ángel, quienes fueron delatados por Manuela, sin saber que León Beltrán (el jefe del bar) es el patrón de los delincuentes. En la comisaría; Cachorro, Bronco y El Mocho niegan ser unos ladrones. Mientras que, El Topo le cuenta a Ángel que Manuela habló de sus amigos y, por eso, la policía ha arrestado a todos por ser los supuestos ladrones. Y esa misma noche, Ángel (disfrazado) va a ver a Manuela. Aprovechando que su padre ya no está viviendo con su madre; perla regresa a vivir a su casa con su madre, pues Sandro fue quien la echó y él ya no está allí.

Aníbal se despide de sus hijas
Al ver a Manuela saliendo de su apartamento con Martín; Ángel se pone celoso y es incapaz de presentarse ante Manuela para decirla que sigue vivo y darla explicaciones por haber seguido siendo un ladrón. Como si se tratara de una despedida y no las volviera a ver, Aníbal habla con sus hijas y las pide perdón por haber sido demasiado sobreprotector con ellas y por haber obligado a su hija Virginia a seguir su camino y por seguir tratando como su niña a Manuela y no haber aceptado cada uno de sus sueños profesionales. Por otra parte, Jimmy va a buscar a El Topo hasta su casa, donde le encuentra con Perla, quien recuperó a su hijo Junior y se hace pasar por su esposa y Junior por su hijo al que tiene un gran cariño aunque en realidad no lleve su sangre. Y El Topo se niega a ser uno de los ladrones que colaboró con Ángel. Atando cabos, Ángel y Lucas descubren que Martín le tendió una trampa para que la policía le delatara y, así, Manuela descubriese que él seguía siendo un ladrón y que estuvo con ella por interés, aunque no sea así.

Ángel se reencuentra con su madre
Ángel telefonea a Manuela, pero él es incapaz de contestarla porque teme su rechazo. Como ahora quiere cuidar de su hijo; Perla decide dejar su trabajo como bailarina en el bar de León. Para verse sin que la policía les encuentre; Esperanza va a verse con su hijo Ángel a una biblioteca de la ciudad, estando él disfrazado; mientras que Manuela está cada vez más defraudada de Ángel porque piensa que él jamás quiso cambiar aún siendo un ladrón, además, ella y Horacio comienzan a sospechar que el dinero que una vez les desapareció de la oficina, se lo robó Ángel, aunque ese dinero acabó apareciendo. Y en la biblioteca, Ángel les confiesa a su madre y a Sandro que se enamoró de Manuela y que no la contó que seguía siendo un ladrón porque temía que ella le dejara por eso. Y Ángel le pide a su madre Esperanza que regrese a México para no seguir escondiéndose, pero ella no quiere irse sin su hijo, y Ángel pretende quedarse para separar a Manuela de Martín Acero, ahora que sabe que es un tipo que quiere casarse con ella para quitarla su dinero.

Manuela se compromete de nuevo en matrimonio con Martín
Como no encuentran el cuerpo de Ángel; Jimmy y los demás policías dan por muerto a Ángel, creyendo que su cadáver se perdió por el mar donde cayó. Más tarde, Jimmy se pone celoso y furioso al ver a Virginia acompañada nuevamente de su amigo Mauricio y, por esto, Virginia y Jimmy tienen una fuerte discusión, donde se reprochan cosas. Dolida por el engaño de Ángel; Manuela va hasta la casa de Martín, donde le pide matrimonio y, aunque no la acepta para hacerse de rogar, él acaba aceptando. Y Marina fue al apartamento cumpliendo la cita con Martín, pero él consigue echarla de la casa, antes de que Manuela la descubriese, pero Marina ve a la salida de su apartamento a Manuela, dándose cuenta de que la novia de Martín es la misma que la de “El Diablo” (Ángel). Y a pesar de haberse comprometido nuevamente con Manuela; Martín celebra la noticia acostándose con Marina, quien le enloquece cada vez que están juntos. Al amanecer, Marina le cuenta a Martín que descubrió que él tiene la misma novia que “El Diablo”, contándole que una vez ella la vio en el bar “La Cueva”. Por otra parte, Mauricio le cuenta a Virginia que él es novio de Cristian Acero (el hermano de Martín). Y después, Virginia vuelve a comprar droga para consumirla.

Ángel sufre al descubrir que Manuela está defraudada de él
Horacio le confiesa a su amiga Manuela que está saliendo con Cristian Acero, aunque aún él no está preparado para declarar públicamente que es homosexual. Cuando va con su hijo hasta la casa de su padre Sandro; Perla decide trabajar con su padre en vender empanadas en la calle. Ayudando a su amigo Ángel; Lucas (el pintor que acogió a Ángel en su casa) va a hablar con Manuela, pero éste no se atreve a contarla que Ángel está vivo porque se das cuenta de que ella está muy dolida con él, además, ella le cuenta que se casará con Martín Acero. Al enterarse de que Manuela le odia y que se va a casar con Martín; Ángel comienza a llorar porque no soporta que ella crea que su amor por ella fue una mentira.

Martín descubre que Virginia es drogadicta
Como ha perdido todas las esperanzas con su amada Manuela; Ángel decide irse a México con su madre Esperanza y, cuando estaban a punto de irse, Sandro le dice a Esperanza que él cree que juntos podrían haber sido muy felices. Por otra parte, Martín consigue sonsacarle a Mauricio que Virginia estuvo en la cárcel por chocarse con un coche cuando ella estaba borracha y drogada.

Ángel y Esperanza, rumbo a México
Como podría ser la última vez que se vean; Sandro decide dar un beso en los labios a Esperanza, confesándola que jamás se atrevió a amarla por Susy, la esposa de éste y la amiga de Esperanza. Finalmente, Ángel y Esperanza deciden irse a México para hacer una nueva vida lejos de allí. Más tarde, Perla se pone celoso al ver a una de sus amigas, una bailarina del bar, coqueteando con El Topo. Mientras tanto, Manuela está pensando continuamente en Ángel, incluso Martín le recuerda a Ángel, sin saber que ellos son padre e hijo, respectivamente. Poco después, Martín le cuenta a su hermano Cristian que planea decirle a Aníbal que Virginia es una drogadicta, aunque él sufra un infarto, pues Martín desea presidir la compañía de su futuro suegro.


Del 31 de agosto al 11 de septiembre de 2009