Pandillas, Guerra y Paz II


La serie que batió récords de audiencia, regresa al Canal RCN con nuevos personajes, el 14 de octubre de 2009. Cuando Gustavo Bolívar, tuvo enfrente un bolígrafo y una hoja de papel en blanco, en la que concebiría otro de sus hijos profesionales en su destacada carrera como libretista, nunca imaginó el impacto que podría causar esta producción en la teleaudiencia colombiana, pues no sólo logró posicionarse como una de las más vistas y registró los más altos índices de audiencia, sino que además la realidad de esta serie pudiera superar la ficción.

Y eso precisamente fue lo que sucedió con la primera temporada de ‘Pandillas, Guerra y Paz’. “Mucha gente empezó a identificarse con los personajes, a verlos de carne y hueso, e incluso, a creerles, al punto de que muchas veces, algunas personas llegaron a confundir la trama de la serie con la realidad. Recuerdo que una vez me encontré a una señora en la calle y le mandó una manzana a Mateo en la cárcel. Eso demuestra que fue tanto el realismo de la serie, que muchos llegaron a pensar que podía ser cierta”, comenta Bolívar.

‘Pandillas, Guerra y Paz, II Temporada’, es una extraordinaria serie de corte popular, que cuenta las vivencias de jóvenes pandilleros que en algunas ocasiones pretenden tomarse la justicia por su propia mano. Esta historia, gira en torno a cómo viven los personajes en la cárcel y la manera como pretenden reinsertarse en la sociedad. Sin embargo, esta tarea será titánica, dado que nuevas pandillas se han apoderado del barrio y causarán estragos en la ciudad. esta situación llevara a Ricardo Castro y a sus compañeros a intentar detenerlos y demostrar de una vez por todas que quieren seguir el camino del bien. La idea original de Gustavo Bolívar quien ha trabajado conjuntamente con los también libretistas Yesmer Uribe y Diana Gómez Mateus. Julio César Romero, Alfredo Tappan y José Carmona, la terna de talentosos directores de ‘Pandillas, Guerra y Paz II’ y la Producción Ejecutiva de Adriana Mesa, reúnen lo mejor de su experiencia y profesionalismo, para llevar las riendas de esta producción de Fox Telecolombia para el Canal RCN.

Esta serie ha sido rodada en barrios populares de Bogotá y en los modernos estudios de la productora colombiana Fox Telecolombia, donde se adecuó el escenario de la cárcel de máxima seguridad donde se recrea esta impactante historia. ‘Pandillas, Guerra y Paz II Temporada’ cuenta con un extraordinario elenco conformado por: Juan Sebastián Calero, José Luis Paniagua, Jackeline Henríquez, Roberto Cano, Tania Falquez, Anderson Ballesteros, Jorge Monterrosa y Brian Moreno, junto a un talentoso grupo de actores que sin duda convertirán de nuevo a esta serie en la favorita de toda Colombia.

A los ya conocidos personajes de ‘Pandillas Guerra y Paz’, Ricardo Castro, Rasputín, Pecueca, Shampoo, Nostradamus, Caco, Dedos y Carro Loco se suman otros que serán de gran importancia dentro de la trama de la historia en esta segunda temporada como: Tetris, Motosierra, Cheroki, Alfil, Camarón El Padre Miguel, Mono Monroy, Zarco, Lucía Maldonado Petete El Negro y Leonardo, entre otros.

“En esta nueva temporada, vamos a ver a una pandilla reivindicándose de todos los males que hizo. A nivel actoral vamos a encontrar actores más maduros, pues desde que se grabó la serie pasaron cinco años y eso les dio mucha madurez a todos. Vamos a ver una puesta en escena con más acción y con dramas humanos más actuales. Hemos estado trabajando en lo que ha pasado en estos años en la vida nacional, porque Pandillas es eso, es la vida nacional, lo que pasa en el acontecer diario y lo que ha venido sucediendo en el país durante estos cinco años desde cuando se grabó la primera parte, como por ejemplo la desmovilización de guerrilleros y paramilitares. Todo eso se va a involucrar, entonces podemos decir que va a ver una actualización de la temática nacional”, asegura el libretista, quien tiene muchas expectativas con esta segunda temporada y espera que al igual que la primera, se gane el cariño y el reconocimiento del público colombiano.


SINOPSIS:

Luego de tres años en la cárcel ‘La Cayena’ y cuando parecía que todo seguiría en paz hasta el fin de la condena, la Pandilla liderada por Ricardo Castro (Juan Sebastián Calero) observará con tristeza y desengaño como sus ilusiones de paz se destruyen con la llegada de dos peligrosos criminales: Tetris (Rafael Uribe) y Alfil (John Anderson Balsero). Cada uno y a su manera utilizarán los métodos más fríos y sanguinarios para reclutar a Ricardo y su pandilla en sus filas; pero ellos se negarán y le apostarán a su suerte para escapar de las garras de la muerte. Finalmente, por orden del Gobierno Nacional, la cárcel es cerrada y los presos trasladados, oportunidad que Tetris aprovecha para escapar y secuestrar a la hija de un importante diplomático, motivo por el cual el Presidente de la República le ofrece a la Pandilla la anulación de lo que les resta de condena, a cambio de rescatar a la joven y de traer de regreso a Tetris, una misión de la que solo Ricardo Castro y la Pandilla podrían regresar victoriosos.

En ésta ocasión la Pandilla integrada por Ricardo Castro, Rasputin, Pecueca, Shampoo, Nostradamus, Caco, Dedos y Carro Loco, que ubicados en el escenario de la aterradora cárcel ‘La Cayena’, deberán sortear a la muerte, la injusticia y la corrupción, para capítulos más adelante integrar un comando especial, encargado en principio de liberar a la hija de un importante diplomático residente en el país y recapturar al peligroso criminal conocido como el ‘Tetris’.


PERSONAJES:

Juan Sebastián Calero es
Ricardo Castro
Ricardo Castro, el líder de la Pandilla, ha matado, traficado con estupefacientes y librado batallas a todo nivel, pero ahora se niega a utilizar la violencia a fin de cumplir los tres años que le restan de pena luego de someterse a la justicia, razón por la cual será llevado hasta el límite. Ricardo es un hombre cerebral, silente, estratégico y de pocas palabras. Es un criminal curtido en el lenguaje de la calle, en las estrategias y también en el dolor, ya que durante los años ha perdido personas cercanas, ha visto morir a fieles escuderos y principalmente el amor de su vida: La abogada Adriana Villamizar, quién antes de fallecer consiguió convencerlo de entregarse a la justicia. Ricardo carga sobre sus hombros y en lo más profundo de su corazón, el duelo por su pérdida. Castro podría definirse como un guerrero en eterno duelo, como una fiera que para el caso de ésta nueva temporada, pondrá su furia y su experiencia al servicio de la justicia. Su proceder siempre ha sido el cuidado de los suyos, la lealtad para con los miembros de su organización y la persecución implacable de quienes en el barrio pretenden violentar a sus conocidos.

José Hurley Rojas es
Rasputín

Es el miembro más fiero y conflictivo de la pandilla. Es un ‘pillo’ experto en las lides de la calle, la jerga del asfalto y la violencia. Nunca tiene miedo. En su discurso constantemente se hace referencia a la injustica, la corrupción a todo nivel y para el momento en el que comienza la nueva temporada, a la necesidad de ajustar cuentas con el jefe de guardia de la Cayena, en virtud de sus abusos y excesos. Es hermano de Ofelia quién a su vez es la esposa de Shampoo. Con el tiempo será parte fundamental de las acciones de la Pandilla y también encontrará el amor en los brazos y el corazón de una de las nuevas adolescentes del barrio, quién entrará en conflicto al enamorarse de alguien como él.

César Augusto Serrano es
Pecueca

Aunque su pasado no es tan delictivo como el resto de la pandilla, Pecueca ha sido el más oscuro y denso de todos. No en vano hizo parte de sectas satánicas y movimientos antirreligiosos, por lo que incluso llegó al extremo de secuestrar infantes para ofrecerlos en ceremonias de este tipo. Sin embargo, fue gracias a Nostradamus, quien lo rescató de las garras del mal y sembró la conciencia de la paz y el perdón, que Pecueca enfocó sus intereses y habilidades hacia la meditación, la gnosis, el autoconocimiento y el desdoblamiento entre otros, convirtiéndolo en un ser diferente, aunque igual de fiero y con la capacidad de responder ante la injusticia de dos maneras, bien con la palabra invocadora de la conciliación o con la locura que lo habita haciéndolo caminar entre dos estados permanentes: la paz y la guerra.

Iván Darío Aldana es
Shampoo

Al igual que Rasputín y Pecueca, Shampoo engrosa las filas de la pandilla desde siempre. Está casado con Ofelia, hermana de Rasputín y, aunque lo abandonó para el caso de esta nueva temporada, aguarda el momento de reencontrarse con ella y comenzar de cero, darse la oportunidad de perdonar y ser perdonado para formar una familia, una historia de amor que la distancia no pueda dañar. Es un hombre leal, entrenado en las peleas cuerpo a cuerpo, en la palabra de la calle, en el manejo de armas y dispuesto a dar la vida por sus “perritos”. A causa de esto ha estado en grave peligro de muerte durante toda la historia, llegando incluso, a regresar de las garras de la parca gracias a los poderes de Nostradamus.

José Luis Paniagua es
Nostradamus

Aunque popularmente los miembros de la pandilla y la gente del barrio lo llaman ‘Maestro’, y los extraños lo ven como un viejo loco de aspecto descuidado, Nostradamus es más que eso. Se trata de un hombre sabio de andar y voz pausada cuya sapiencia ancestral y cultivada durante las infinitas vidas por las que ha deambulado, lo han convertido en un ser de luz cuyo derrotero es y será siempre llamar a la cordura a los miembros de la Pandilla, propender por la paz y la mesura y frenar los impulsos violentos que gobiernan a Ricardo y los suyos. Para efectos de esta temporada Nostradamus vivirá como un hombre normal “humanizado”, ajeno a los poderes que lo han convertido incluso en inmortal. Así las cosas, el origen y edad de Nostradamus son un misterio. No así sus palabras que aunque refinadas y cultas, siempre logran calar en los personajes de nuestra historia llevándolos a la reflexión y el entendimiento de una de las máximas de su lenguaje: el perdón, la clemencia y la bondad.

John Alex Ortiz es
Mateo

Aunque como premisa de ésta nueva temporada, Mateo tuvo la casa por cárcel durante tres años, dada su condición de limitado físico y como arreglo luego de someterse a la justicia como el resto de la Pandilla, no podemos olvidar su génesis como personaje. En síntesis, Mateo es uno de los personajes más recordados de la serie ya que no en vano, fue quién inició a Ricardo en el camino de la violencia, las pandillas y la muerte como único lenguaje. Para efectos de esta nueva temporada y luego de argumentar, que después de cumplir los tres años de detención domiciliaria, se ha ido del lado de su adorada Maryory, con el fin de escapar a la frustración que significa no conseguir opciones laborales para alguien como él (ex presidiario y limitado físico), presentaremos el regreso de Mateo, que animado y arrepentido, intentará conseguir el perdón de su esposa. Sin embargo, la violencia y las rencillas, que parecen ser el único escenario en el que se desarrolla su vida- lo enfrentarán categóricamente, ya que encarará con coraje a Zarco, personaje que en ausencia de la pandilla, se ha apoderado del mundo subterráneo de los negocios en la zona.

Alexis Calvo es
Caco

Aunque es enano, su tamaño nada dice de él, pues Caco es rabiosamente combativo y daría la vida por cualquiera de sus hermanos. Ingresó a las filas de la pandilla cuando su familia compuesta por Simona, Shirly, Dedos y Carro Loco, se instalaron el barrio desempeñándose abierta y torpemente como la familia de ladrones más graciosa e inocente de la historia de la humanidad. Gracias a su tamaño, Caco es parte fundamental del accionar de la pandilla, ya que puede escabullirse fácilmente e ingresar a lugares en los que ninguno de los miembros podría hacerlo. Como se indica, las razones de su vida son su familia y el código de lealtad que practica al integrar las filas de la organización de Ricardo Castro.

Hernán Álvarez es
Dedos

De tamaño normal a diferencia de Caco y buen aspecto físico, lo que le valió durante la primera temporada los coqueteos de varias mujeres, éste personaje es el hermano intermedio que Simona trajo al mundo. Al igual que el resto de la Pandilla, se sometió a la justicia luego de entregar a la DEA al temible narcotraficante Ciro. Es devoto de su familia y aguarda con paciencia cumplir los años de condena restantes para reunirse con su viejita, como califica cariñosamente a Simona. Sin embargo, el trágico y despiadado accionar del jefe de guardia de la Cayena, llamado Jefe Malo, será su gran obstáculo.

Adrián Jiménez es
Carro Loco

Como su nombre lo indica a Carro Loco le falta más de un tornillo. Muestra de ello, es que al final de la primera temporada se enamoró perdidamente de su hermana Shirly, por lo que vivió intensos conflictos con sus hermanos Dedos y Caco. Sin embargo a pesar de su inestable estado mental, fue internado en el pabellón para enfermos psiquiátricos de la cárcel al final de la primera temporada, Carro Loco es inmensamente cerebral en el momento en el que la “batalla” lo requiere. Hará parte determinante de la Pandilla y como es obvio, mezcla de su valentía y locura, nos hará vivir situaciones emocionantes y disparatadas.

Luz Patricia Sánchez es
Maryory

Es la esposa de Mateo y madre adoptiva de Susana, por quien siente un devoto cariño. Maryory perdió a su hijo a manos de las circunstancias violentas de la primera temporada. Jugará parte vital en los asuntos del barrio, ya que trabajará codo a codo con el nuevo sacerdote del barrio en la atención de la población desplazada que se asentará en las calles en donde vive. Es una mujer dulce, tierna e inmensamente maternal, quién al igual que en la temporada anterior, sufrirá y vivirá minuto a minuto los acontecimientos en el devenir de cada uno de los personajes que la rodean.

Desney Bernuis es
Blanca

Es la viuda de Javier y parte determinante de los asuntos del barrio. Aunque viste de colores vivos, -han pasado tres años desde la muerte de su esposo- Blanca carga permanentemente el luto en su conciencia y en su corazón. En este sentido, Blanca ha guardado casi religiosamente la memoria de su compañero de vida y no se le conoce historia de amor posterior a su desaparecimiento. Y aunque, para el presente de la historia, “la negrita” como es conocida cariñosamente, lleva una vida hogareña y tranquila en el barrio, no podemos olvidar su pasado, ya que Blanca también tiene historias que esconder y olvidar.

Susana Bolívar es
Susana

Es una joven madre soltera a quién la vida ha tratado de manera despiadada y cruel. Aunque su hijo fue producto de una violación, se convirtió en la razón de su vida, en la expresión más refinada del amor y la ternura. Susana ha optado por una beca que le permitirá irse del país, sin embargo el reencuentro con el amor de uno de los nuevos personajes del barrio, la hará declinar en sus intenciones y revelársenos como una mujer que aunque marcada por el dolor, se dará la oportunidad de creer nuevamente en los sentimientos.

Roberto Cano es
Padre Miguel
Es un hombre al servicio de Dios y de la comunidad, pero no por llegar la investidura de un sacerdote católico es clérigo ortodoxo. Por el contrario se trata de un “mensajero de Dios” apasionado por el trabajo con los jóvenes, tanto así que ha encontrado un lenguaje fresco y acciones hasta irreverentes para llegar a sus corazones. Es un fanático del rock clásico, conduce motocicleta y se viste de jean. Es un hombre ordenado hace no más de 6 años como sacerdote y llega asignado al barrio, proveniente de otra parroquia y en reemplazo del padre Manolo. A diferencia del padre Manolo que era “clásico” en cierto sentido, el padre Miguel será contestatario y valiente enfrentándose a quienes se han apoderado del mundo criminal aprovechando la ausencia de Ricardo y sus amigos. Es un apasionado de la radio, tanto así que crea una emisora comunitaria mediante la cual propaga su mensaje y a través de la cual, congrega a sus fieles.

Anderson Ballesteros es
Zarco

Zarco es a secas un tipo perverso, calculador y asesino. Aprovechándose de la ausencia de la Pandilla y su condena en La Cayena, éste hombre que para futuras referencias se llama Byron Aristizabal, se apoderó del territorio, del submundo del barrio y del alma de jovencitos que en la droga que comercia, encontraron el reemplazo a sus ausencias, la “solución” a sus problemas. Zarco no tiene respeto alguno por la Pandilla, tanto así que a cada referencia de Ricardo y sus hombres, manifiesta lo poco que le importan, con frases que nos indican lo que piensa: Que la pandilla desapareció para siempre, que están enterrados en el olvido, que les faltan muchos años para pagar cana y sobre todo, que el “Nuevo rey es él”. Obviamente como todo “rey”, Zarco tiene sus escuderos. Ellos son Petete y El Negro.

Rafael Uribe es
Tetris

Es un narcotraficante disfrazado de paramilitar. Es sanguinario, cerebral y de tendencia explosiva. Su nombre le fue asignado porque acostumbraba desmembrar a sus enemigos y lanzar sus partes a fosas comunes, como si jugara el popular juego de video conocido como Tetris. Con el guiño del director de Instituciones Penitenciarias (INP) ha ingresado al penal La Cayena con el propósito de “someterse” a la justicia y en apariencia resarcir a las víctimas de sus atroces actos. Como narcotraficante con poder que se respete, Tetris se ha ingeniado la manera de “tocar” la mano del director de la guardia con el fin de tener los privilegios con los que contaba en su vida delincuencia. Así las cosas, en su celda cuenta con las comodidades dignas de una suite hotelera. Sin embargo, no cuenta Tetris con que el director de cárceles tiene otros planes para él.

Tania Falquez es
Lucía Maldonado
Abogada de profesión, atractiva, inteligente y apasionada. Es una mujer integra, trabajadora y comprometida con velar por la integridad de los reclusos del penal la Cayena. Lucía es tenaz, batalladora y una abnegada defensora de los derechos y la justicia, por lo que no descansará hasta ver hundidos a los más peligrosos criminales del instituto nacional de cárceles.

Pedro Mogollón es
Alberto Farfan

Es un hombre ambicioso, corrupto y maniático de su apariencia. Es el director del INP (Instituto nacional penitenciario), pero tiene nexos oscuros que lo unen a dos peligrosos criminales conocidos como Tetris y Alfil. Como fiel escudero tiene a Walter de Castro, quien a su vez dirige el penal La Cayena, sitio de alta seguridad en el que esta recluida la pandilla. Ambos representan la burocracia al servicio de los intereses particulares y el abuso de poder de quienes ejercen justicia y toman decisiones para llenar sus bolsillos.