Amaia Salamanca


Amaia Salamanca inicialmente no pensaba dedicarse a la interpretación, pero en el primer casting en el que participó, para la serie de televisión española ‘SMS, Sin Miedo a Soñar’, consiguió ya su primer trabajo como actriz. En ‘SMS’ trabajaría con otras jóvenes promesas del cine y la televisión como: Yon González, Aroa Gimeno, Mario Casas y María Castro (actriz con la que ha compartido reparto en ‘Sin tetas no hay paraíso’).

Aparte de su labor como actriz, Amaia trabaja como modelo para sesiones fotográficas, videoclips y espectáculos. La actriz española también se ha subido a los escenarios como protagonista de la obra teatral ‘La Marquesa de O’. Además, Amaia ha protagonizado una película, ‘Fuga de cerebros’.

En la actualidad, interpreta a una Catalina más dura y chulesca en la tercera temporada de ‘Sin tetas no hay paraíso’, que inicia una relación con Martín la Roca (Manolo Cardona), aunque no sea exactamente una relación de amor.

-¿Qué te está pareciendo la nueva temporada de ‘Sin tetas no hay paraíso’ como espectadora?
Estoy muy contenta con los guiones y de cómo hemos estado trabajando hasta ahora. Además, todos mis compañeros han hecho un trabajo muy bueno.

-¿Y qué ventajas y qué inconvenientes tiene hacer la tercera parte de esta serie?
Ventajas muchas; es una serie de éxito, con mucha audiencia y con un público asegurado. Lo único malo es que ya no está El Duque, sobre todo para sus fans.

-Con la nueva Cata, tu personaje en ‘Sin tetas no hay paraíso’, habrás cogido muchas tablas y experiencia...
La verdad es que ella ha evolucionado mucho. Ahora los espectadores están viendo a una nueva Catalina, alguien totalmente diferente. Después de cuatro años en la cárcel ya no tiene nada que perder. Mató a su marido y perdió al amor de su vida, lo único que le importa ahora es no volver a pisar la cárcel.

-La nueva Catalina es mucho más fría...
Sí, mucho más fría, no tiene nada que perder, porque ya lo ha perdido todo después de estar cuatro años en la cárcel con tan solo 20 años, como quien dice. En esta temporada que estamos viendo, no está haciendo caso ni a sus amigas ni a su familia.

-Tu personaje ha cambiado mucho desde el inicio de la serie, ¿te ha costado adaptarte a la nueva cara de Catalina?
Sí, porque una vez más ha dado un nuevo giro, pero me encanta pensar que le puedes dar muchos matices diferentes. A Catalina le debo muchas cosas porque me ha dado la posibilidad de interpretar muchas caras de un mismo personaje.

-¿Con qué Catalina te quedas, con la fría de ahora o con la dulce y tierna de los primeros capítulos?
Es muy diferente. Pero mí me gusta mucho cómo es esta Catalina, con un carácter más duro y algo chulesco.

-Eres consciente de que Cata, tu personaje, está en el punto de mira de las jóvenes, ¿te consideras ejemplo?
La serie tiene su mensaje, pero hay muchos que la han juzgado sólo por el título, sin verla. Es una historia de amistad, lo que sucede es que las drogas y la prostitución están ahí en las tramas.

-¿Crees que el guión es la baza más importante de la serie?
Sí. Además, antes ‘Sin tetas no hay paraíso’ contaba, sobre todo, la historia entre Catalina y El Duque, pero ahora hay muchas más historias alrededor: La de Jessi, la mía, los policías, los narcotraficantes, …

-Miguel Ángel Silvestre tomó la decisión de dejar la serie, ¿tú estás cansada?
No. Me encuentro muy a gusto y en ningún momento me han dado pie para aburrirme, ni motivos para dejar la serie. Me siento muy feliz con el trabajo que estoy realizando.

-¿No temes encasillarte?
No creo.

-¿Te planteaste marcharte al final de la segunda temporada?
No, tuve claro que me quedaba en cuanto me lo dijeron. En estos nuevos capítulos es otra persona, ni tan niña ni tan risueña como al principio.

-¿No crees que la gente puede echar de menos a Miguel Ángel Silvestre?
No, porque pasó ya un tiempo considerable desde que finalizara la segunda temporada y el hecho de que se vaya un personaje de una serie está a la orden del día. Se ha ido uno, pero han llegado otros que también son muy buenos.

-El hecho de que Silvestre no esté, ¿hace que el resto del reparto brilléis más?
Yo nunca me he sentido eclipsada por El Duque y creo que los demás tampoco. Siempre han estado “Las duquesitas” que nos seguían en todos los estrenos.

-¿Te molesta que los medios busquen continuamente “un nuevo Duque”?
He leído muchos titulares y yo siempre he defendido que no hay un nuevo Duque. Él se fue y ahora hay nuevos personajes, un policía y un narcotraficante, pero no son nuevos Duques.

-El Duque protagonizó un gran fenómeno fan, pero tú también tiene muchos seguidores, ¿cómo has asimilado tu salto a la fama?
Estoy muy contenta. Que la gente te siga y te quiera es un orgullo porque están invirtiendo su tiempo en tu trabajo, y eso siempre es de agradecer.

-¿Te has sentido agobiada en algún momento?
Nunca me he sentido agobiada. La gente te trata con mucha educación, te dice que le gusta mucho la serie, te preguntan por El Duque (risas), etc. Pero eso me gusta, porque quiere decir que al público le gusta tu trabajo. Si haces un trabajo y nadie te dice nada, quiere decir que no tiene éxito y no les gusta lo que estás haciendo.

-Pero, en un primer momento, te impactaría tu salto a la fama…
Sí, claro. En la primera première de ‘Sin tetas no hay paraíso’ en Madrid se me saltaban las lágrimas, no me esperaba para nada toda esa gente que fue a vernos, pero te alegras mucho cuando lo vives porque sabes que están ahí porque le gusta lo que haces.

-Estas protagonizado la obra ‘La Marquesa de O’, ¿te imponía tu debut en el teatro?
Sí, tenía bastante miedo. Aquí no hay segundas tomas, así que intentaré no defraudar a nadie con la primera. Es algo diferente a lo que he hecho hasta ahora y siento un gran respeto por este medio.

-También has rodado una TV Movie sobre malos tratos...
Sí, para TVE. Habla de la violencia de género y se llama ‘No estás sola, Sara’. Pero, todavía no se sabe cuándo se emitirá. La verdad es que ha sido muy duro e intenso meterme en la piel de una mujer maltratada, pero si eso sirve para concienciar e informar...

-¿Eres muy crítica con tu trabajo?
Sí. Pero no sólo con mi trabajo, sino con todo. Soy muy exigente a todos los niveles.

-Este verano te vimos en el cine con la ‘Fuga de cerebros’...
Era una comedia muy coral. Me apetecía hacer algo distinto a la serie, lo que se dice pasar del drama a la comedia.

-Al margen del cambio de registro, ¿contenta con la experiencia en cine?
Sí. La forma de rodar no tiene ni punto de comparación con la televisión.

-¿Progresas al mismo ritmo que crecen tus fans?
Desde que empecé en esta profesión sí noto que he progresado. Me he visto en algún capítulo de ‘SMS’ y me da hasta vergüenza. Según vas trabajando, vas mejorando. Pero creo que eso es lo normal.

-Te has convertido en una chica muy popular, ¿tienes también tu parte mala?
Por supuesto. No me gusta salir en las revistas ni que hablen de mi vida privada pero entiendo que, al ser un personaje público, a la gente le interese. Me he llevado algún disgusto porque muchas veces leo cosas que yo no he dicho y no he podido hacer nada por evitarlo…

-¿Te ves tan sexy como cree media España?
Para nada. Cuando me levanto por las mañanas me considero la menos sexy del mundo.

-¿Cuesta encontrar el amor siendo famosa?
No especialmente. Si la gente sabe aceptarte tal como eres y sabe entender a lo que te dedicas no hay ningún problema.

-En estos momentos, ¿cómo te encuentras en el terreno sentimental?
No me gusta hablar de mi vida privada, pero tampoco es que quiera hacerme la interesante, simplemente estoy muy bien, trabajando muchísimo. No me puedo quejar.

-¿No te afecta tu estado sentimental al trabajo?
No. Sería un error que me afectara, el trabajo es trabajo, hay que saber separar.

-Amaia, sigues viviendo con tus padres, ¿no has pensado en independizarte?

Sí. Estoy buscando piso. Pero yo estoy súper contenta de vivir con mis padres porque tengo comida, ropa limpia... Tengo edad para irme ya de casa, pero no tengo ninguna prisa, y mi madre está encantada de que esté allí con ellos.