Angélica Blandón


Después del éxito de su papel como Reina en la película ‘Paraíso Travel’, Angélica Blandón vuelve a la televisión interpretando a Brenda. A pesar de que su carrera como actriz empezó hace 12 años en la televisión con papeles no tan contundentes y espaciados en el tiempo, su ecuación fue al revés de lo que suele pasar con los actores en Colombia: primero la pantalla chica y después el cine. Sea televisión, teatro o cine, a ella lo que le gusta es la actuación.

Angélica Blandón da vida a Brenda en ‘Las Muñecas de la Mafia’. Brenda es una mujer emprendedora, empeñada en salir adelante y en ayudarles a sus papás a salir de pobres, pero termina vendiéndole su alma al diablo y traicionándose.

-¿Quién es Brenda?
Brenda es una niña de estrato medio bajo, que vende celulares en una esquina, muy luchadora, venida del campo, que quiere salir adelante y superarse. Por circunstancias de la vida, casi sin darse cuenta, se ve envuelta en el mundo del narcotráfico y untada hasta el cuello no sabrá cómo salirse. Tiene un temperamento muy fuerte, dominante y a veces es malgeniada. Lo que más trabajé con el personaje fue tratar de controlar mucho que esa característica no se fuera para un extremo porque puede llegar a desesperar. Traté de matizar esa neurosis que ella lleva por dentro. Es un lindo personaje porque es el que menos se traiciona a sí mismo.

-¿En quién te basaste para construir el personaje?
En ver personas en la calle. Chicas que venden celulares, que es, básicamente, el trabajo de Brenda. También, en amigas mías que son súper guerreras y que, sin ser machorras tienen características de los hombres. Hice un collage: corté, pegué y así la armé.

-¿Cómo se manejaron los egos, siendo las seis protagonistas de gran belleza física?
Creo que a todas nos eligieron por características distintas. La verdad, el director fue muy astuto al escogernos a cada una. Tengo una buena relación con todas, con algunas más que con otras pero creo que a la hora de trabajar en escena no se sintieron los egos.

-¿Este tipo de historia es contada, casi siempre, por personajes masculinos, cuál es el gran aporte por ser mujeres las que lleven el hilo conductor en esta serie?
Creo que todo. Colombia necesita exorcizar el tema del narcotráfico. Las mujeres somos más sensibles, la tenemos más clara en lo que queremos y en lo que no. En ese sentido, es bueno contar una historia desde la perspectiva de la feminidad y la transparencia. Creo que lo diferente de esta serie es que se cuenta a través de la sensibilidad de las mujeres. Cuando leí la historia me pareció interesante en enfoque. Eso no había pasado antes.

-¿Qué opinas de la proliferación de novelas y series con el tema del narcotráfico?
Creo que uno no puede hablar de lo que no conoce y que casi todos los países y las culturas han tenido un tema que ha sido saturado en muchos momentos. Argentina y la dictadura, Estados Unidos con sus años 20, etc. Pienso que Colombia también, si bien no es sólo narcotráfico, éste nos ha dejado una cultura y una juventud muy marcada, nos dejó la política de la facilidad, como el simple ejemplo de ponerse silicona en el cuerpo para conseguir un marido que tenga plata y así arreglar la vida. A medida que vayamos haciendo catarsis, de hablar del tema, de sacarlo y de limpiarlo, trascenderemos a otras cosas.

-Ya que se trata de un universo femenino, ¿cuáles son esos elementos estéticos que se evidencian en la serie?
El exceso es la norma. Es una cultura muy provocadora que vive de la apariencia. Tuvimos un director de arte maravilloso que creo todo un mundo que gira alrededor de las joyas, lo dorado, las plataformas, las pieles, los cuerpos exuberantes, como también los carros y los lugares de encuentro como los restaurantes.