María Alejandra Restrepo nos habla de su incursión en la actuación


María Alejandra Restrepo, conocida por los colombianos por el seudónimo de ‘Maleja’, es la mujer que se está ganando el corazón de niños y grandes, quienes la ven todos los fines de semana en el programa infantil ‘Play Zone’ (del Canal Caracol), además, la actriz participa en la serie de Telemundo-RTI, ‘Niños ricos, pobres padres’, donde interpreta a la joven Amelia.

Esta colombiana que nació en Cali estudia Comunicación Social, carrera que piensa terminar más adelante en Bogotá. Por el momento Maleja quiere aprovechar las oportunidades que le está dando la vida, entre las que se encuentra la actuación. Desde los 14 años conoció el mundo de las cámaras, ya que empezó a presentar un programa, desde ese momento no ha parado de trabajar, y escalando fuertemente posiciones en la televisión colombiana. Actriz en proceso como ella misma lo dice, ahora en ‘Niños ricos, pobres padres’ cada vez está más convencida que su carrera en la actuación y la presentación la llevara hasta donde la vida le permita explorar.

-Cuéntanos un poco de la experiencia de trabajar en una novela de RTI para Telemundo, ¿es tu primer papel como actriz?
Es el personaje más importante que he realizado en esta novela, ‘Niños ricos, pobres padres’. Yo ayudaba a varios compañeros de mi universidad en proyectos audiovisuales, y cuando estuvieron grabando ‘La sucursal del cielo’ tuve un personaje muy pequeño, pero ya hoy hacer parte de un elenco y tener un personaje que va desde el primer capítulo al último, es genial. Muy duro realmente, de mucha formación y de mucha exigencia todos los días, pero creo que es como la etapa de poder experimentar.

-¿Cómo construyes tus personajes?
Me asesoro de la actriz Vicky Hernández, una persona con mucha experiencia en el campo, que me brinda herramientas para poder desarrollar un personaje.

-¿Qué sientes cuando actúas?
Eso es lo más rico de la actuación, lo que se siente es increíble dejar de ser tú misma para ser otra que debe parecer que eres tú, es lo máximo. Hay cosquillitas en el estómago y todo.

-¿Te llama la atención estudiar actuación?
Sí, yo he estado estudiando desde que llegué a Bogotá, tomé unas clases en RTI y ahora con una profesora. Claro que sí, hay que estar estudiando, hay que aprender algo nuevo y hay que estar mejorando.

-¿Cómo puede ayudar a la hora de actuar haber estado en los medios?
Para mi es importante demostrarme que puedo explorar otras facetas, pero como en todas las profesiones hay que formarse, yo soy una actriz en proceso y si me preguntas que se hacer en este momento, yo te digo sinceramente que presentar, pero que me sigo preparando para ser actriz. Esta es una etapa en mi vida que Dios y el destino me brindaron para aprovechar.

-¿Qué te gusta más: la actuación o la presentación?
Yo me quedo con la presentación, igual creo que me falta muchísimo en la actuación, me falta formarme, pero creo que es una etapa de poder experimentar. Yo no tengo hijos, no estoy casada, así que puedo hacerlo sin temor, con disposición y responsabilidad.

-¿Cuándo diste inicio a tu carrera artística?
Mi carrera se inicia desde los 14 años de edad en el programa infantil ‘TV Aventuras’, transmitido por el Canal Regional Telepacífico. A mis 16 años comienzo un nuevo programa, ‘Tiempo Real’, producido por la Universidad Autónoma de Occidente de Colombia, después comencé mis estudios profesionales. Este programa lo alternaba con ‘Exploradores por naturaleza’, una experiencia maravillosa que me dio la oportunidad de seguir acercándome al público infantil y mostrar al mundo uno de los lugares más bellos de mi Cali (Colombia), como lo es el zoológico. En el 2005, inicio una faceta muy importante en mi vida profesional, ya que fui escogida para ser la presentadora de un reality educativo transmitido por Señal Colombia ‘Latitud 4`13” Sur’. En el 2007, hice parte de una novela del Canal Caracol llamada ‘La sucursal del cielo’, mi papel estuvo en pocos capítulos. Luego me embarco en una aventura increíble: ‘La isla de los famosos, una aventura Maya’, después de vivir todo tipo de situaciones y recapacitar acerca del verdadero significado de mi vida, estuve entre los tres finalistas. A mi regreso a mi hermosa ciudad continué con mis estudios de Comunicación Social e incursioné en un medio hasta ese momento ajeno a mi vida, la radio, trabajé durante dos años en La Mega Cali. Este nuevo oficio iba de la mano del programa ‘Tardes del sol’, un magazín de hora y media del Canal Regional Telepacífico. Luego de esta larga experiencia, empecé desde marzo de 2009 mis dos nuevos proyectos ‘Play Zone’ y ‘Niños ricos, pobres padres’.

-¿Fue difícil entrar en la televisión?
Me parece que como en la mayoría de oficios es un poco de todo; de talento, de suerte ya que hay que convencer al que juzga tu trabajo que eres el mejor pero sobre todo de pasión. Es difícil porque es un proceso, conozco muy pocos casos que en un primer casting o audición hayan comenzado en un proyecto profesional ideal.

-¿Cómo llegaste a presentar ‘Play Zone’?
Yo trabajaba en el Canal Regional Telepacífico, arranqué presentando programas infantiles y también en radio. Llegué a Bogotá porque un amigo me vio en un programa que presentaba, me llamaron y me dijeron que había la posibilidad de dos proyectos y yo le dije que me iba cuando tuviera algo concreto, no tenía ganas de dejar mi trabajo y venirme como a la loca. Vine a hacer como cuatro veces el casting y el último, el de ‘Play Zone’, lo hice con Juan Sebastián Quintero y quedé. Y así tome la decisión de irme para Bogotá.

-¿Cómo es la experiencia de trabajar en un programa infantil?
Es maravillosa, yo soy feliz trabajando en un programa infantil porque los niños son demasiados sinceros con sus gustos, uno a los niños les gusta o no. Poder trabajar con público que te ve en la calle, se acerca, te preguntan y se toman fotos contigo es genial. La gente ha recibido muy bien el programa. Además hay algo que a mi me gusta mucho y es que los papás se sientan a verlo con sus hijos, para mi eso es demasiado gratificante, el poder generar esa unión familiar durante esas cuatro horas que estamos al aire, es genial. Lograr combinar tantos buenos ingredientes como equipo técnico, de producción, dirección, etc. es genial.

-¿Y cómo te llevas con Juan Sebastián Quintero?
Yo creo que el éxito del programa se basa en las buenas relaciones no solo que hay con Juanse, sino con todo el equipo, con el productor general, con el director, con los productores, con los camarógrafos. Creo que esa ha sido una parte vital dentro del programa y con Juanse nos queremos muchísimos, nos apoyamos mucho, no hay como una gana de sobresalir el uno más que el otro, sino que siempre nos estamos apoyando, compartiendo, colaborando, entonces ha sido muy chévere.

-¿Qué ha sido lo más difícil de las grabaciones?
La jornada de grabación es un poco dura, porque nosotros a veces vamos de 6 de la mañana hasta las 10 de la noche, es como lo único difícil, pero unas cosas compensan otras. Gracias a Dios tenemos ese equipo tan bueno que hace que el tiempo se pase más rápido y que se genere un buen ambiente. Como uno tiene tantas ganas de que las cosas salgan bien, de salir adelante, entonces como que nada es difícil, nada es un obstáculo.

-¿Qué ha sido lo más duro de vivir fuera de tu ciudad?
Yo creo que lo más difícil ha sido tener que alejarme de mi familia, yo vivía con mi mamá y las dos somos demasiado buenas amigas, dormíamos juntas, compartimos mucho, para mi lo más difícil ha sido desligarme del núcleo familiar.

-¿Y con quién vives en Bogotá?
Llegué a vivir a la casa de la hija de la mejor amiga de mi mamá, luego me fui a vivir a la casa de la mamá de un amigo. Ahí es donde estoy más tiempo. Ahora gracias Dios tengo mi apartamento y mi hermana y el esposo se vinieron a vivir a Bogotá, entonces estamos compartiendo apartamento los tres.

-¿Cómo te definirías como persona?
Soy una caleñaza, empedernida, demasiado apegada a mi ciudad, a mi familia. Desorganizada, muy alegre, extrovertida, soy una persona muy humana, que le gusta escuchar a los otros, muy sensible, me encanta hacer deporte, cuando puedo dormir lo hago, me fascinan los chocolates, el helado.

-¿Qué te hace llorar?
Las injusticias.

-¿Qué es lo más reciente que has aprendido?
Que tengo que ser paciente.

-¿A qué no renunciarías?
A ‘Play Zone’ por nada del mundo (risas).

-¿Hasta dónde quieres llegar en la actuación y en la presentación?
Hasta donde la vida me lo permita explorar.

-¿Es indispensable para un actor tener manager?
Muy indispensable, ya que tu representante se encarga de conseguirte el trabajo. Yo me encargo de demostrar que soy buena, pero el te brinda esa oportunidad de demostrarlo es el que te negocia a la hora del pago y ellos sí que tienen sus mañas. Se convierte en tu amigo, tu mano derecha y hasta tu psicólogo increíble.

-¿Qué te seduce de un hombre y tienes novio?
Alguien que me haga reír. Y sus ojos. Sí tengo novio.

-¿Qué es lo que más le pregunta la gente por la calle?
Cuando estuve participando en el reality ‘La isla de los famosos, una aventura maya’, me preguntaban y todavía me preguntan que si todo lo que pasan es verdad y yo les respondía que sí, que todo es cierto, uno no tiene cuchillas, uno huele feo, etc.

-¿Y volverías a participar en un reality?
Realmente no. Quería vivir esa experiencia como de supervivencia y ver qué tan guerrerita tenía mi mente y mi cuerpo, pero creo que es una experiencia que se vive una sola vez en la vida, se aprende de ella y ya.

-Ahora que estás en el medio artístico, ¿qué es lo malo de ser una persona pública?
Lo mejor es poder ser un buen ejemplo para los que te ven; demostrar que el esfuerzo, la responsabilidad, el amor por lo que haces son la base para que logres lo que quieres ser. Lo peor es la envidia y tener que volverte inmune a las maldades.

-¿Cuál es tu talento escondido?
Muy escondido, pero muy escondido, cantante.

-¿Qué es lo primero que haces cuando te levantas?
Darme la bendición, agradecer por el día, por estar viva.

-¿Cuál es tu película favorita?
‘Amelie’ porque su protagonista interpreta a una joven de unos 23 años que disfruta de las cosas más sencillas de la vida y que logra asombrarse. Me identifico en muchos aspectos con ella o por lo menos pienso que tiene muchas cualidades que como seres humanos nunca deberíamos abandonar, tratar de ser felices y dar felicidad a otros.

-Cuando cumpliste 20 años te volviste vegetariana, ¿fue duro ese cambio?
No, todo fue un proceso, desde muy pequeños a nosotros nos han alimentado muy bien, hemos tenido un hábito alimenticio muy bueno, a base de vegetales, verduras y pocas carnes rojas, entonces no fue duro porque fue un proceso, no fue algo radical.

-¿Qué te alegra el día?
El sol, que haya sol en la capital colombiana me pone muy feliz.