María Castro


María Castro se define a sí misma como "una persona alegre y optimista, cariñosa, tenaz y muy habladora". Fue atleta en la modalidad de Gimnasia Rítmica Deportiva desde los 6 hasta los 17 años, posteriormente, consiguió la Diplomatura en Magisterio de Educación Física y la Licenciatura en Ciencias de Actividades Físicas y Deporte por la Universidad de Vigo. Antes de dedicarse por completo a la interpretación ejerció como profesora de Educación Física durante un corto período de tiempo.

En cuanto a su formación ha estudiado danza contemporánea, ballet clásico, danza moderna, hip-hop y cabaret. Ha realizado varios cursos de interpretación y doblaje. Trabajó por primera vez en televisión, en la televisión local de su ciudad (Televigo) como azafata. Su primer trabajo como actriz fue el papel de Paula Barreiro en la exitosa serie del canal autonómico gallego TVG, ‘Pratos combinados’. A partir de ahí participó como presentadora y actriz en múltiples series y espacios de la TVG. También ha trabajado en teatro y como actriz de doblaje, así como en publicidad y como modelo en pases y sesiones fotográficas.

Participó como actriz al reparto de la primera serie diaria de producción española de La Sexta, ‘SMS’, donde interpretaba a Lucía. En esta serie coincidió junto a otras jóvenes promesas del cine y la televisión española, como Amaia Salamanca con la que coincidirá más tarde en la serie emitida por Telecinco, ‘Sin tetas no hay paraíso’, dando a conocerse a nivel nacional en España mediante su papel de Jessica y, gracias a este papel, el 16 de octubre de 2009 ganó el premio Ondas y la actriz confesó: "me quedé en estado de shock cuando me enteré".

Actualmente, con tres temporadas a sus espaldas, María Castro, la pelirroja más conocida de la televisión, es una de las veteranas de ‘Sin tetas no hay paraíso’. Tras muchas decepciones, Jessi ha encontrado el amor verdadero. La gallega disfruta con este cambio.

-¿Cómo estás viviendo la evolución de tu personaje?
Estoy muy feliz. Me parece que Pablo Santana (Fernando Andina) conseguirá curar las heridas del corazón que le ocasionó El Duque.

-Entonces, ¿se terminarán las ardientes escenas de cama a las que nos tiene acostumbrados Jessi?
No. En esta temporada seguimos teniendo sexo en la serie. Eso sí, creo que todo me toca a mí (risas).

-Estudiaste Magisterio, fuiste gimnasta profesional y has triunfando como actriz…
Sí, era una espinita que siempre tuve clavada. Ahora me siento orgullosa de haber perseguido mi sueño y haberlo conseguido.

-Tu novio Enrique vive en Galicia, y tú en Madrid, ¿cómo llevas la distancia?

Bien. Con él he encontrado el amor verdadero. Es una persona que me lo da todo, y yo a él; sería un error dejarlo escapar por culpa de los kilómetros.

-¿Viajas a menudo a tu tierra?
Sí, a Galicia voy cada fin de semana. Eso no me lo quita nadie, salvo que tenga algún compromiso laboral. Allí cargo pilas y estoy con la familia.

-¿Ya hay planes de boda?
No. Me casaré, pero ahora no es el momento. Eso sí, está claro que será con él y en Galicia. Y tendré muchos niños porque soy muy “mami”. En el futuro me gustaría ser madre, pero de momento no tengo prisa. Ya llegará el momento en que pueda conciliar todos mis deseos.

-¿Te da tiempo a centrarte en otros proyectos?
He rechazado más de una cosa porque el rodaje de la serie me ocupa buena parte del tiempo. De hecho, este año tuve una propuesta para hacer algo que me apetecía mucho, teatro, con un personaje muy bueno, y lo tuve que posponer. Espero que algún día el teatro me siga esperando. Ahora estoy trabajando en Telecinco mucho, tengo contrato con la cadena durante unos años y estoy trabajando aquí.

-¿Entonces, has rechazado una obra de teatro por falta de tiempo?
No, han sido dos. Me da una pena terrible, pues nunca lo he hecho y tengo muchas ganas.

-¿Y el cine?
Hay cosas, algún proyecto, pero como es eso proyecto, es mejor no hablar de ello porque no es el primero que se cae. Si sale, bien, y si no, seguiré centrada sólo en la serie.

-¿Echas de menos a Miguel Ángel Silvestre, tu compañero?
Sí, y en todos los aspectos. Es un chico muy cariñoso y, además, grabamos secuencias muy buenas. De todas formas, esta producción es mucho más que El Duque.

-¿Os ha llamado Miguel Ángel Silvestre?
Nos ha llamado para decirnos que nos echa mucho de menos. Y nosotros también le hemos llamado a él, porque nos acordamos bastante. Es una persona muy cariñosa. Recuerdo las escenas que teníamos juntos, que eran muy bonitas, pero sobre todo se echa de menos su cariño. Es alguien con mucha ilusión. Como un niño grande con un corazón enorme.

-¿Y os ha preguntado por las tramas de la serie?
Bueno, él ha querido pasar página y nos pregunta más por temas personales que por la serie. Eso sí, siempre dice que para él ‘Sin tetas no hay paraíso’ ha sido un caramelo. Yo creo que seguirá la serie.

-¿Cuál crees que es actualmente el punto fuerte de ‘Sin tetas no hay paraíso’?
Las tramas son auténticas. Casi diría que mejor que en la pasada temporada.

-A pesar del bajón de audiencia, ¿crees que el público les va a seguir siendo fieles?
Nunca se sabe lo que va a pasar con la audiencia, pero yo soy medio meiga (maga) y creo que la gente va a seguir viéndonos.

-¿Crees que se podría dar un fenómeno parecido con alguien del actual elenco?
Quién sabe. Creo que es difícil que se repita porque, a nivel social, todo el mundo lo conocía.

-Acabas de ser galardonada con el premio Ondas a Mejor Actriz 2009, ¿cómo tomaste este premio?
Lo recibo con mucha sorpresa, satisfacción y responsabilidad. Parte de este premio es para mis amigos, mis compañeros, mi pareja y mi familia.

-¿Qué ha significado para ti este premio Ondas?
Primero una sorpresa, yo ni de broma me lo podía imaginar. Además como son premios por los que no recibes una nominación previa, te pilla un poco de sorpresa.

-¿Por qué crees que te han dado este reconocimiento?
Me imagino que será por el trabajo realizado el año pasado, Jessi es un personaje que desde que me lo ofrecieron me encantó y con el que sigo disfrutando actualmente en esta nueva temporada. Es un personaje que me atrajo desde el primer momento por la fuerza que tiene y que desarrollo con mucha ilusión porque me encanta.

-¿Quiénes están más contentos, tus padres o tu novio?
Los dos. Mi chico estaba súper emocionado y mis padres muy orgullosos. Ellos mejor que nadie saben el esfuerzo que yo hago por estar en Madrid, lejos de mi familia que es lo que más me cuesta de este mundo y lo que menos me gusta de esta profesión. Saben que me sacrifico día a día y que en cada secuencia doy todo lo que tengo. La ilusión y el esfuerzo con el que me preparo cada uno de los guiones es total y ellos lo saben. Me refiero al esfuerzo y a la constancia después de nueve años.

-¿Crees que ahora empiezas una nueva etapa?
No lo sé. Porque en esta profesión nunca se sabe nada, si supiera algo de cómo van a ir las audiencias o el porqué funciona o no, pero por desgracia nada es así. Yo si me pudiera quedar como estoy sería feliz, hacer lo que más me gusta que es interpretar. Si alguien me quiere seguir dando trabajo durante unos añitos, sería muy feliz. He tenido mucha suerte en mi trabajo, me han dado muchas oportunidades.

-¿Qué características te gustaría tener de Jessi?
Las dos tenemos mucha fortaleza, pero yo no soy tan inhumana, pero me gustaría tener el arranque y la seguridad que tiene ella, que aunque yo también lo tengo algunas veces por miedo nos cuesta tomar algunas decisiones. Pero prefiero quedarme con mis virtudes y defecto.

-¿Tienes otros proyectos?
Sí, ahora me estoy planteando estudiar algo, porque soy una persona muy inquieta y no soy capaz de estar sin hacer nada y también para que no toda mi cabeza se centre en la serie. Aunque ya había hecho INEF y Magisterio ahora estaba pensando en dos opciones. Hacer un año de idiomas y música o si no tirar hacia periodismo que también es formación y entraría desde el segundo ciclo. Me gusta estudiar y aprender cosas nuevas. Tal vez un día pueda dedicarme a esto.

-Desde que trabajas en ‘Sin tetas no hay paraíso’, te has convertido en una persona muy popular, ¿cómo llevas el fenómeno fan?
Al principio, sorprende un poco porque no sabes ni cómo te tienes que comportar. Lo que intento siempre es atender al mayor numero de gente posible, porque ellos nos ven como ejemplos y hay que tratarles bien.

-¿Has cambiado mucho desde que apareces en ‘Sin tetas no hay paraíso’?
No, sólo que me he tenido que acostumbrar a vivir sola y ser más independiente, pero cada fin de semana regreso a mis orígenes, Galicia. Es verdad que la popularidad aumenta y la intimidad va disminuyendo, pero ahí está la gratificación de que el público reconozca tu trabajo.