Amor, mentiras y video

Dora denuncia al centro
de adopción en donde
Vanesa iba a dar
a su hijo

Betsy comienza a hacer una práctica peligrosa para adelgazar, mientras Vanesa considera entregar a su hijo en adopción
Betsy (Sandra Perdomo) sigue traumatizada con su peso, piensa que está muy gorda y por eso debe adelgazar a como de lugar. Al no poder hacer una dieta, pues su familia se lo impide, la joven, aconsejada por una cibernauta, decide realizar una práctica muy peligrosa para reducir varios kilos sin dejar de comer. Por su parte, las cosas para Gabriel (Juan Carlos Vargas) siguen de mal en peor. Luego de enfrentar a Fernando (Juan Pablo Franco) y darse cuenta que él fue quien lo dejo en la ruina, en la casa de los Rosas, Tomás (Carlos Torres) no congenia con él e intenta hacerle la vida imposible. Entre tanto, Vanesa analiza su futuro. Su deseo es arrancar una carrera universitaria, pero piensa que mientras tenga que estar al cuidado de su hijo, no podrá. Justo en este momento de decisiones, la joven recibe la llamada de un centro de adopción en donde le informan que una familia está muy interesada en darle un hogar al niño.

Ángela le busca universidad a Tomás, y Gabriel se encuentra con Silvia
Es el día de cumpleaños de Ángela (Lorna Cepeda), por lo que Manolo (Francisco Javier Restrepo) le pide a Gabriel (Juan Carlos Vargas) que le prepare una omelet muy especial para su mamá. Mientras tanto, Tomás (Caros Torres) ni se entera que es una fecha especial y para completar Ángela chatea con Felipe (Orlando Valenzuela) quien la regaña por haber perdido la plata de la universidad de Tomás en una pirámide. Como consecuencia Ángela va con Tomás a buscarle una Universidad al joven. El problema es que el plazo de inscripción en la mayoría de instituciones ya venció. Entre tanto, tras la opinión negativa de sus familiares al contarles que pondrá en adopción a su hijo, Vanesa (Estefanía Godoy) se cerciora que la fundación a la cual dará a su hijo no sea falsa. Por su parte, Gabriel se reencuentra con Silvia (Bianca Arango) y le comenta de los supuestos planes de Fernando (Juan Pablo Franco).

Dora denuncia al supuesto centro de adopción en donde Vanesa iba a dar a su hijo, y Gabriel le confiesa Ángela lo que siente por ella
Silvia (Bianca Arango) no cree nada de lo que le cuenta Gabriel (Juan Carlos Vargas) acerca de las acciones de Fernando (Juan Pablo Franco) y por esa razón pelean. Gabriel le advierte que no descansará hasta que Fernando esté tras las rejas. Por su parte, Vanesa (Estefanía Godoy) descubre que el centro de adopción en donde pretende dar a su hijo, no es más que una fachada de una banda que hace trata de personas. Aunque la joven no se lo pide, Dora (María Lara) al ver a su hija tan asustada se ofrece a ayudarla y de inmediato los denuncia con la policía. En la noche, Ángela (Lorna Cepeda) llega muy triste a su casa y piensa que éste ha sido uno de sus peores cumpleaños por la situación que pasa su familia y además porque Tomás (Carlos Torres) y su esposo Felipe (Orlando Valenzuela) ni siquiera la felicitaron. Justo en este momento de melancolía, la madre de los Rosas no sabe tendrá una mezcla de sentimientos cuando Gabriel le de un regalo y le confiese la atracción que tiene hacía ella.

Vanesa da su hijo a sus padrinos para que viva con ellos, mientras que Tomás y Erika se reconcilian
Vanesa (Estefanía Godoy) aconsejada por Dora (María Lara) y después de meditarlo, decide entregar su bebé a sus padrinos para que viva con ellos. Cuando Julio (Pedro Mogollón) y Kike (Javier Botero) se dan cuenta, la recriminan, pero ya es demasiado tarde, pues el niño ya tiene un nuevo hogar. Por su parte, Tomás (Carlos Torres) está que no se cambia por nadie porque se reconcilió con Erika (Astrid Ramírez). El joven se porta muy cariñoso pues espera no volver a separarse de ella. En contraste, David (Julián Dávila) y Susana (Matilde Lemaitre) al enterarse de esta noticia se ponen muy tristes; al parecer David creía que podía tener algo con Erika, mientras que Susana, pese a las evasivas de Tomás seguía ilusionada con él. Por su parte, Isabel (Natalia Durán) le cuenta a Gabriel (Juan Carlos Vargas) que le tiene una oferta de trabajo. A pesar de que el arquitecto considera que es un trabajo que no corresponde con su perfil, decide aceptar.

Tomás y David se enfrentan por el amor de Erika, y a Manolo le quitan la cámara
David (Julián Dávila) y Tomás (Carlos Torres) se vuelven los jóvenes más misericordiosos del barrio, de tal forma que compiten en quien hace más y mejores eventos para ayudar a los menos favorecidos. Esto en realidad no es más que una excusa de los muchachos para estar cerca de Erika (Astrid Ramírez). Tomás no soporta más la situación, enfrenta a su amigo y le pide que le deje el camino libre con Erika. No obstante, David le advierte que no lo hará porque él también quiere ser algo más que un amigo de la cantante del grupo. Finalmente los jóvenes llegan al acuerdo de competir por el amor de Erika, pero sin utilizar a otras personas. De otra parte, ‘El rata’ le quita la cámara a Manolo (Francisco Javier Restrepo) y la vende. El muchacho no sabe qué hacer y acude a su mamá. A parte de no recuperar su preciada cámara, su acción no hace más que empeorar las cosas, ya que ahora el grupo de skaters molestan a Manolo por no ser capaz de afrontar las cosas el solo.

Manolo busca la forma de recuperar su cámara, y después de un malentendido con Tomás, David aparece golpeado en un hospital
Aconsejado por Gabriel (Juan Carlos Vargas), Manolo (Francisco Javier Restrepo) le cuenta a “El Caucho” que cumplió con el compromiso de desaparecer los videos y fotos de las niñas, y por eso ya le pueden devolver la cámara. Pero cuando van a pedirle el artefacto al “Rata”, el joven les dice que se la robaron. Por su parte, incumpliendo el pacto que había hecho con Tomás (Carlos Torres), David (Julián Dávila) organiza un concierto a favor de niños desplazados con el fin de congeniar con Erika (Astrid Ramírez). Al enterarse de la situación, Tomás enfurece y amenaza con golpear a quien hace poco era su mejor amigo. Al día siguiente, David aparece en una clínica muy malherido y dados los antecedentes, el principal sospecho de haber sido el artífice de la golpiza es Tomás.

Héctor propone cerrar el ensayadero de la banda, y comienza el juicio en contra de Jasón
Héctor (Guillermo Olarte), el padre de David (Julián Dávila), va al ‘ensayadero’ y confronta a Tomás (Carlos Torres) porque cree que fue él quien dejo malherido a su hijo. Llevado por la ira y a causa que encontró ropa de estilo rockero, Héctor convoca a la junta de acción comunal para debatir el futuro del “ensayadero” ya que él dice que en ese sitio se hacen cosas poco santas. De otro lado, Vanesa (Estefanía Godoy) y Jasón (Alex Gil) asisten a la audiencia para confrontar las diferentes pruebas. Lastimosamente para la joven, aparte de avergonzarse de las historias que en pleno juicio cuentan de ella, el celador que iba a servirle de testigo misteriosamente no aparece. Por otra parte, Gabriel (Juan Carlos Vargas) decide irse de la casa de los Rosas, pero duda entre vivir en el apartamento que le ofreció Isabel (Natalia Durán) o en el que Manolo (Francisco Javier Restrepo) le aconsejó y que queda en el mismo barrio donde está la casa esta familia.

El cierre del ensayadero es inminente, y Gabriel se va de la casa de los rosas
El único testigo que tenía Vanesa (Estefanía Godoy) para inculpar por abuso a Jasón (Alex Gil) nunca llega a la audiencia, pues desafortunadamente para la joven, la noche anterior el celador murió supuestamente en un intercambio de disparos que hubo en un intento de robo a la fábrica que el señor cuidaba. Sin testimonio, la juez ya se disponía a dar por terminado el caso, pero Erika encuentra una forma para que al menos les den un plazo más para conseguir más pruebas. De otra parte, el cierre del ‘ensayadero’ parece inminente luego de que en la inspección, de un momento a otro, encuentran drogas dentro del sitio. A su vez, Gabriel (Juan Carlos Vargas) alista todo para irse de la casa de los Rosas. Después de despedirse de Manolo (Francisco Javier Restrepo) y Ángela (Lorna Cepeda), el arquitecto se da cuenta que en la casa lo necsitan más de lo que él creía.

Manolo encuentra pruebas para que no cierren el ensayadero
Fernando (Juan Pablo Franco), ante el tono amenazante de Carreño (Waldo Urrego) y las investigaciones de Gabriel (Juan Carlos Vargas), siente que su secreto está a punto de descubrirse y por esa razón decide proponerle a Silvia (Bianca Arango) que se vayan de vacaciones un tiempo. Entre tanto, Héctor, el padre de David, sigue con la intensión de cerrar el ‘ensayadero’ si no aparece el dueño de los narcóticos que encontró en el lugar y les da un plazo de 24 horas para que lo encuentren. Manolo (Francisco Javier Restrepo), quien ha grabado toda la situación, como un verdadero Sherlock Holmes en sus videos identifica a un hombre sospechoso. En plena reunión de la junta, este personaje aparece y Manolo lo confronta. El tipo se hace pasar por un productor musical pero deja serios indicios de ser el culpable de sus problemas.

Héctor echa a su hijo de la casa por ser un aficionado al rock
Gabriel (Juan Carlos Vargas) le presta su apartamento a la banda para que ensaye. A los vecinos no les gusta tanto ruido, por lo que la dueña del sitio advierten que si siguen practicando en el lugar el arquitecto tendrá que buscar un nuevo apartamento en donde quedarse. Por otro lado, a pesar que su hijo le hizo caso y renunció a la banda, Héctor (Guillermo Olarte) sigue coartando la libertad del joven y le bota todos aquellos objetos que considera que son malignos. David (Julián Dávila) no soporta la situación y se revela en contra de su padre. Como consecuencia de esto al muchacho lo echan de la casa. Erica (Astrid Ramírez) le ofrece su hogar a David para que pase esa noche mientras busca donde instalarse. No obstante, Julio (Pedro Mogollón) no la deja, por lo que en la fría noche el baterista de la banda queda la deriva.




Del 23 de noviembre al 4 de diciembre de 2009