El Capo

Marcela confiesa que espera
un hijo de El Capo

Marcela informa a las autoridades del paradero de la esposa del Capo, y Velandia se entera que su familia fue asesinada

Al darse cuenta que Marcela (Marcela Mar) huyó de la casa de Laura (María Lara) para delatarlos ante las autoridades, Isabel Cristina (Katherine Vélez), Tato (Óscar Borda) y Perrys (María Adelaida Puerta) deciden abandonar el lugar y se van a buscar refugio en la casa de la madre de ésta última. Sin embargo, el recibimiento de la progenitora de ‘La Perrys’ no será el más grato. Entre tanto, Velandia (Juan Carlos Vargas) es informado de que sus familiares fueron asesinados brutalmente. Ante la noticia, el Director de Inteligencia quedará destrozado. Marcela se reúne con Ismael Concha (Hernán Méndez) para decirle el lugar exacto donde la esposa de Pedro Pablo se encuentra escondida, pero para hacerlo, le pondrá una condición que dejará confundido y extrañado al militar.

Mientras Velandia reúne pruebas para comprobar que El Capo está vivo, Marcela le confiesa a sus padres que espera un hijo del narcotraficante
Velandia (Juan Carlos Vargas) aprovecha la multitud de periodistas que rodean a Julieta (Natalia Jerez), cuando ésta sale de reclamar los restos de su padre, para tomar una muestra de sangre de la joven. Con esta muestra, Velandia comprobará que los restos hallados en el lugar de la explosión no son de Pedro Pablo (Marlon Moreno). Sin embargo, el Capo, quien está disfrazado de mendigo, se percata de la situación. De otra parte, Marcela (Marcela Mar) visita a sus padres para pedirles perdón por todo el dolor que les ha causado sus acciones. Cuando la periodista se reúne con ellos, se da cuenta de que su padre está muy enfermo pero que no le guarda rencor, por eso aprovecha el momento para contarles que está embarazada y que esa criatura es fruto del amor que le tiene a León Jaramillo. Mientras Tato (Óscar Borda) y Perrys (María Adelaida Puerta) planean comenzar una nueva vida con el dinero que esta última tiene guardado, Isabel Cristina (Katherine Vélez), quien se niega a recibir parte de esa plata, les confiesa que después del entierro de su esposo se entregará a las autoridades.

Julieta se reencuentra con su madre, y El Capo empezará a padecer en carne propia la ley de la calle y del más poderoso
Julieta (Natalia Jerez) se reencuentra con su madre, cuando Isabel Cristina (Katherine Vélez) junto a la Perrys (María Adelaida Puerta) y a Tato (Óscar Borda), intentan ingresar a la funeraria. Madre e hija lloran por el deceso del Capo, aunque Isabel Cristina guarda la esperanza de que su esposo haya logrado salir ileso de la explosión. Mientras esto sucede, Pedro Pablo (Marlon Moreno) es rodeado por un grupo de delincuentes de la calle que amenazan con matarlo, sin importar que sea un simple indigente que no tiene con que defenderse. De otra parte, justo cuando Velandia (Juan Carlos Vargas) logra obtener los resultados de los estudios realizados a los supuestos restos de León Jaramillo, llega el Coronel Ismael Concha (Hernán Méndez) e impide que el ex funcionario del estado siga adelante con su investigación.

El Capo llama a Marcela, e Isabel Cristina logra entrar a la funeraria
El Capo (Marlon Moreno) llama a Marcela (Marcela Mar) y sin identificarse, la cita en lugar para darle información de Pedro Pablo (Marlon Moreno), que será vital para el libro que está escribiendo la periodista. De otra parte, después de que la Perrys (María Adelaida Puerta) le dice a Tato (Óscar Borda) y a Isabel Cristina (Katherine Vélez) que decidió empezar un nueva vida alejada del sicariato y junto a los niños que rescató, estos personajes logran entrar a la funeraria donde se velan los restos de León Jaramillo y su hermano. Con la voz entrecortada y en medio del llanto, Isabel Cristina se despide de su esposo, aunque guarda la esperanza de que él esté vivo. Instantes más tarde, Priscila (Erika Vélez) llega a la funeraria y se encuentra con la Perrys, quien de inmediato sospecha que esta mujer esconde algo. Y Velandia (Juan Carlos Vargas) logra convencer a una amiga para que lo ayude a comprobar que los restos hallados no son del narcotraficante.

En pleno funeral de Pedro Pablo, Marcela se enfrenta con Isabel Cristina y le dice que está esperando un hijo del narcotraficante
Marcela (Marcela Mar) e Isabel Cristina (Katherine Vélez) se encuentran en el funeral de Pedro Pablo (Marlon Moreno) y como era de esperarse, un nuevo enfrentamiento surge entre ellas. En esta oportunidad, la periodista le dirá a Isabel Cristina que está embarazada de Pedro Pablo y que de ahora en adelante merece que le den su lugar como la mujer del Capo. Sin salir del asombro, Isabel Cristina se llena de valor y le dice a la amante de su esposo, que no es ningún honor pertenecer al grupo de mujeres que León Jaramillo embarazó y luego abandonó. Entre tanto, Velandia (Juan Carlos Vargas) habla con Priscila (Erika Vélez) y acuerdan trabajar en equipo, sin que sus superiores lo sepan, para atrapar al narcotraficante y a sus hombres. Cuando la amiga de Velandia entra a la funeraria a sacar muestras de los supuestos restos de Pedro Pablo y Nancho (Elkin Díaz), Perrys (María Adelaida Puerta) la intercepta e interroga sobre su relación con el patrón.

La Perrys, Tato e Isabel Cristina reciben una carta anónima en donde les informan que los están siguiendo y que deben huir de inmediato
En medio de la noche y sin levantar sospechas, el Capo (Marlon Moreno) le hace llegar una carta anónima a Tato (Óscar Borda), a Perrys (María Adelaida Puerta) y a Isabel Cristina (Katherine Vélez), donde les avisa que los están siguiendo y que deben abandonar el lugar en donde se esconden cuanto antes. De inmediato, los tres prófugos de la justicia deben decidir el camino que tomarán sus vidas de aquí en adelante. Para evitar que las ansias de venganza de Velandia (Juan Carlos Vargas) arruinen sus planes de capturar a los hombres de confianza de León Jaramillo y de confirmar que el narcotraficante no está muerto, Priscila (Érika Vélez) tendrá que amenazar al detective con su arma para persuadirlo de hacer las cosas como ella le indique.

Marcela confirma que está embarazada, mientras la Perrys empieza una nueva vida
Después de practicarse una prueba de embarazo casera, Marcela (Marcela Mar) confirma que está embarazada y a pesar de los consejos de su madre, decide no traer al mundo al hijo del narcotraficante. De otra parte, en medio de la noche Perrys sale con los niños por la parte trasera de la casa de su madre, pero antes se despide de Tato (Óscar Borda) e Isabel Cristina (Katherine Vélez). Con la voz entre cortada e intentado ser lo más fuerte posible, la joven se despide de quienes hasta hoy fueron sus cómplices, amigos y familiares. Cuando Marcela llega a la funeraria se encuentra con Laura (María Lara), quien de inmediato le recrimina por su actuar y le dice que está segura de que lo único que a la periodista le interesó de Pedro Pablo fue su dinero, pues de lo contrario no estaría esperando un hijo suyo. Dolida por las palabras de la mujer, Marcela le dice que si estando vivo no le importó su fortuna, de muerto menos.

Julieta le pide a Marcela leer el libro que la periodista escribió de su padre, mientras Perrys y Tato se idea la manera de asistir al entierro de su patrón
Durante la misa del sepelio de Pedro Pablo (Marlon Moreno), Julieta (Natalia Jerez) le pide a Marcela (Marcela Mar) que le muestre el libro que escribió de su padre antes de que lo editen. Lamentablemente, la periodista debe negarse hacerlo, pues está segura de que la jovencita se sorprendería de algunas cosas que ella desconoce de su progenitor. Julieta le exige que le cuente alguna de esas historias y Marcela accede a narrarle el momento en que Pedro Pablo y Vanegas (Héctor García), su socio y mejor amigo, se fueron a un duelo a muerte. Por su parte, la Perrys (María Adelaida Puerta) consigue un admirador y junto con él asiste cautelosamente al entierro de su patrón. Igualmente, Tato (Óscar Borda) se disfraza de mariachi para asistir al entierro y así poder darle el último adiós a su jefe. A lo lejos, Pedro Pablo sigue la ceremonia. Entre tanto, gracias a la información de Priscila (Erika Vélez), el ejército planea un operativo para capturar a los secuaces del Capo.


Del 7 al 18 de diciembre de 2009