Gustavo Bolívar escribirá una nueva versión de ‘Los ricos también lloran’


El escritor colombiano contó sus nuevos planes con Telemundo. Además, el libretista también habló de la pelea que habría provocado su salida de Fox Telecolombia. Bolívar tuvo un encontrón con el presidente de la productora, Samuel Duque que le habría costado su participación en otros proyectos.

Hace un par de semanas se dijo que Gustavo Bolívar había sido sacado de 'El Capo' por incumplimiento con la productora en la entrega de los libretos del seriado: "Cuando se presentó la oportunidad de hacer un alargue para la serie no había terminado de escribir los 75 capítulos que me pidieron y no los alcanzaba a hacer en el tiempo que ellos lo necesitaban, además, los actores terminaban su contrato. Entonces, como no podía terminar, la solución que se planteó de común acuerdo fue que ellos escribían la mitad y yo la otra".

Con mucha tranquilidad el libretista ha asumido todo tipo de comentarios, sin embargo confiesa que siempre habrá discusiones: "Nunca hubo pelea, todo ha sido dentro de la mayor cordialidad, un día se pelea, otro día se contenta; esto ha pasado durante diez años".

Gustavo Bolívar no sabe de dónde surgieron estos rumores y, además, explica que todavía sigue vinculado con la productora pues continúa escribiendo la segunda versión de 'Pandillas, guerra y paz': "No ha habido una ruptura. Sí había angustia en el canal, pues hacía mucho tiempo que no tenían un producto que les marcara y al ver que se les estaba acabando, todo el mundo se puso nervioso".

Pero no solo se ha hablado de su salida de Fox Telecolombia, también se llegó a decir que el éxito se le había subido a la cabeza: "No soy una estrella, estrella me hubiera sentido con 'Sin tetas no hay paraíso', que fue algo que le dio una vuelta al mundo; pero no con 'El capo', que no fue un fenómeno mundial".

Trabajo es lo que le sobra al libretista que también tiene un contrato de exclusividad con Telemundo, productora con la que ya tiene definida su siguiente producción: "Voy a hacer una novela que se llama 'Los pobres también gozan', es una parodia del culebrón mexicano 'Los ricos también lloran' (que en 1979 lanzó al estrellato a Verónica Castro) y es una novela de humor que marca mi retiro temporal de todas estas series de calamidades".