Lorna Cepeda


Lorna Cepeda ha demostrado que es toda una luchadora empedernida a lo largo de su carrera. Una de las pocas cosas que le faltaba por hacer a Lorna Cepeda, en los medios de comunicación, era protagonizar una serie para Internet. Ya había hecho comerciales, modelado y actuado para el cine, la televisión y el teatro. Fue parte del proyecto ‘Una fan enamorada’, que E-nnovva emite a través de Internet. Allí comparte reparto junto a Mónica Fonseca, Jimmy Vásquez, Etty Grossman y Herbert King.

Hace un año regresó a Colombia, tras protagonizar para Univisión la adaptación de ‘Amas de casa desesperadas’. Pese a que se hablaba que se iba para Argentina o México para un proyecto internacional, Lorna (que nuevo se puso el apellido Cepeda, por encima del de Paz) confirmó que se quedará en Colombia, para hacer parte de la serie ‘Amor, mentiras y video’. Dando vida a Ángela, la protagonista, madre de dos hijos, echada pa' lante, una mujer luchadora que hace todo lo posible para llegar a fin de mes y sacar a flote a su familia.

Cómica por naturaleza, inteligente, encantadora y además toda una mujer, la colombiana es uno de los rostros más queridos de la televisión latinoamericana. Todavía seduce con su personaje de “La Peliteñida”, de ‘Yo soy Betty, la Fea’.

Lorna ya lleva un año de novia del empresario judío Maximiliano Shekel. Hace unos meses tuvieron una breve ruptura, pero entre ellos hay amor, amor del bueno. Y nos habla de esta relación y de la relación con el padre de sus hijos. "El divorcio es un tema delicado. Pero me di cuenta de que a nivel de pareja él no era y que resultaba mejor que cada uno volara por su lado. Uno no debe endiosar a nadie, ni tenerlo en un pedestal porque se rompe muy rápido. Me di cuenta e hice cosas que no debieron ser; uno comete muchos errores, pero uno no debe mirar el pasado, sino solo hacia adelante. Y si mi ex (Eduardo Paz) dice o no dice y si hace o no hace ya ni me importa", cuenta la actriz.

Así de luchadora es Lorna, a quien desde hace seis años le tocó asumir su rol como madre soltera y mantener a sus tres hijos: Daniela (de 18 años), Eduardo Nataniel (14 años) y Mariano (12 años). Ellos son su adoración y orgullo. "Mis hijos son mi adoración y mi vida. Los tres son tan diferentes: Daniela es mi compañera, 'El Flaco' es el más divertido y aunque Mariano es más introspectivo, es una pilera, cada cosa que dice es increíble".

-¿Quién es Ángela, tu personaje de ‘Amor, mentiras y video’?
Es una mujer echada para delante, es una tipa luchadora, es una mujer que se para frente a la vida mirando a ver que hace por sus hijos, es una excelente madre, es una mujer que adora a su familia, quiere salir adelante para sacar adelante a sus hijos.

-Sabemos que para interpretar a Patricia tomaste actitudes de una amiga tuya, ¿cómo fue la construcción de este personaje?
Realmente este personaje lo construí leyéndolo, haciendo el trabajo de mesa primero, mirando que aportes le puede hacer uno al personaje. Para mí es un personaje muy común porque de todas maneras ella está sola como muchas mujeres de nuestro papis, sola tratando de sacar a sus hijos adelante, triunfando sola, tratando de ser feliz, entonces me fui por ese lado por la mujer luchadora, más que todo lo construí de adentro hacia fuera. En el caso de la Peliteñida me fije más en la parte exterior. Con Ángela fue absolutamente lo contrario.

-Cada personaje es un nuevo reto, ¿qué significa este personaje para ti?
Fue un reto porque en toda mi carrera nunca había hecho algo como esto. Ángela me encanta, me parece hermosa, tiene unos sentimientos muy lindos. Me gusta su fuerza, ella tiene muchos matices que la hacen rica.

-En la vida real eres mamá, ¿crees que este tipo de seriados ayudan a guiar a los papás en la educación de sus hijos?
Yo pienso que este tipo de seriados a lo que te ayuda es a entender que uno nunca está sólo, que hay muchas personas en igualdad de condiciones, incluso con peores problemas, que los que uno tiene, lo enseña a mirar la vida de otra manera. Este programa le dice a las personas que eso le pasa a mucha gente, que uno no está solo. Finalmente lo que a mí me gusta es que todo tiene un final feliz, eso quiere decir que después de tanta lucha viene una recompensa muy grande.

-¿Eres de la era del chat?
La verdad yo no estoy tan metida en eso, chateo de vez en cuando pero no me gusta vivir la vida más en contacto con la gente, prefiero verles la cara, escucharlos cuando estoy hablando con una persona. O prefiero leer libros, compartir tiempo con la familia.

-¿Ves cosas tuyas en Internet?
No, no me gusta. No tengo ni idea qué hay de mí en Internet. No me llama la atención, no sé porqué.

-¿Cómo manejas el tema de Internet con tus hijos?
Los niños aprenden más rápido que uno, incluso son ellos los que me explican muchas cosas que yo no entiendo. Yo soy de las que cree que uno tiene que ponerle atención a todo, pero uno no puede estar todo el día encima de ellos, entonces lo mejor que uno le puede dar a sus hijos es la educación y tratar de guiarlos de la mejor manera para que ellos decidan que ver y que no. Además que como dicen por ahí lo prohibido es lo más apetecido. Entonces yo más que prohibir lo que quiero es que entiendan cosas.

-¿Qué tipo de personajes te gusta interpretar más?
No es algo específico, realmente lo que me gusta interpretar es algo que me apasione. Lo que yo busco realmente es algo en lo que yo vaya a trabajar todos los días y me sienta feliz de estar haciendo lo que hago sin importar si es el protagónico, el antagónico, el que sea, algo que me atraiga mucho, algo que me haga sentir afortunada.

-¿Cuál es el personaje que recuerdes con más cariño?
Son muchos, yo creo que todos los recuerdo con cariño, desde el primero que hice hasta hoy. Obviamente que el de más recordación ha sido el de Patricia, en ‘Yo soy Betty, la Fea’.

-¿Siempre soñaste con ser actriz?
Sí siempre. Hubo un momento en mi vida que me desvié un poco porque estudié psicología, aunque no la he ejercido nunca, yo me gradué de sicóloga y al día siguiente entré a hacer actriz.

-¿Cómo llegaste a la actuación?
Yo desde los 16 años modelaba y un día me llamaron de una producción para hacer un personaje, yo fui y me dijeron que empezaba en ese mismo instante, yo estaba asustada porque yo no tenía ni idea de nada, incluso les dije mentiras porque les inventé que yo ya había actuado, yo lo que hice fue mirar que estaban haciendo los otros para luego yo hacer lo mismo. Después de eso sentí que eso era lo mío, el problema fue después cuando quise hacer otro personaje, me di cuenta que tenía que estudiar que eso no era tan fácil, entonces fue cuando empecé a estudiar y a trabajar al mismo tiempo. De hecho yo siento que tuve suerte porque mi segundo proyecto grande fue el de ‘Yo soy Betty, la Fea’. Ya llevo 12 años en la televisión.

-¿Qué es lo que más le gusta de esta profesión?
Me gusta que no hay monotonía, me fascina que cada día puedo experimentar cosas, a mi me gusta este tema de entrar a nuevos proyectos, conocer nueva gente para aprender de ellos.

-Has realizado una serie para Internet, ¿cómo te vinculaste a ‘Una fan enamorada’?
Jorge Hüller, que es tío mío, es la persona que está detrás de todo esto y él me invitó para que hiciera un personaje en Una fan enamorada. Es una serie para Internet, en High Definition (HD), casi cine. Muy contenta de hacer parte de esta nueva tendencia de producir historias para Internet.

-¿Para Internet cambia mucho la metodología de trabajo?
Cambia un poco en el sentido que hay que ser más cuidadosos, aunque permite más tiempo para la preparación y la realización. Para Internet se cuida mucho el tema de la fotografía y la puesta en cámara, entonces las grabaciones no son tan ágiles como en la televisión.

-¿Qué te sedujo de este proyecto?
Me sedujo la técnica y el tema que la emisión fuera a ser en Internet. También me llamó la atención que el público tiene la posibilidad de escoger el final que más le guste para la historia. Eso me parece chévere.

-¿Por qué estabas tan ausente de las cámaras en Colombia?
Trabajé por fuera en una campaña publicitaria en Estados Unidos y en la producción para América Latina de ‘Amas de casa desesperadas’, de Univisión. Retorné hace como un año al país y me vinculé a un proyecto con Foxtelecolombia, que se llama Amor, mentiras y videos, que ya terminamos de grabar en marzo.

-¿Qué te saca de las rutinas de trabajo?
Soy muy tranquila, no me gusta exponerme, amo la intimidad, la tranquilidad del hogar y de la familia. Me gusta viajar, ir al gimnasio o quedarme en la casa leyendo algún libro. Me gusta pasar los días de la manera más tranquila que pueda. Veo televisión, aunque últimamente no mucha. Me gusta mucho el cine, entonces compro muchas películas y las veo en mi casa.

-¿Qué tipo de cine prefieres?
Me gustan, especialmente, las cintas de Martin Scorsese. Las que menos me llaman la atención son las románticas, pero igual me las veo.

-¿Sigues algún programa de televisión en especial?
Me encantan ‘24’ y ‘Grey's Anatomy’.

-¿Cómo han sido estos años batallando como madre soltera?
No ha sido una labor sencilla. Desde hace seis años no tengo ayuda del padre de mis hijos. Velo por ellos económicamente. A veces es complicado porque son tres hijos, tres pensiones, seguro, vacaciones, ropa y todo. Gracias a Dios, siempre he tenido el apoyo divino, pero la verdad es que he pasado por momentos de tristeza, de miedo y de desequilibrio.

-¿Cómo has manejado estos episodios?
Fe en la vida es lo más importante. Necesito mis momentos de oración, me ayudo con las constelaciones familiares, yoga, meditación, todo lo que me sirve para mi crecimiento. Recurrí a la espiritualidad porque hubo un momento en el que me desequilibré y logré salir de eso gracias a ella. No tenía por qué estar así.

-¿Y las crisis han regresado?
La más tenaz fue hace como cinco años, cuando se me juntaron la enfermedad y muerte de mi mamá y la separación. Fueron dos cosas muy fuertes que viví al mismo tiempo, estaba muy deprimida. Actualmente me desespero, cojo rabia, me amargo, pero cuando regresan asumo esas crisis con mayor tranquilidad.

-¿Qué dicen tus hijos de su padre?
Es un tema que hablamos, pero no puedo juzgar a nadie porque no piense igual que yo. Lo que las otras personas hagan es su problema, solo quiero que mis hijos sean felices. Les doy todo lo que hay en mí y, si el papá no está ahí, es problema de él. Los niños ya decidirán cómo querrán tener su relación con él, pero no les prohíbo el contacto. Hablan por teléfono y cuando vivimos en Argentina lo veían todos los domingos.

-¿Y el tema económico?
En algún momento casi me enloquezco, tuve problemas de liquidez, no había suficiente dinero. Por eso decidí que nunca más iba a volver a pasar necesidades para transmitirles esa tranquilidad a mis pelados.

-¿Por qué no has recurrido al tema legal?
Obviamente hay momentos de rabia. Por qué carajos me tienen que ayudar otros y no él que es el papá. Aunque me lo han aconsejado, no quiero demandarlo porque no deseo estar en una pelea tan horrible. Me choca tener que obligar por la ley a alguien para que haga algo que es justo, son sus hijos. Él dice que no está en una situación económica buena para ayudarnos.

-¿Por qué decidiste quitarte el apellido de Paz?
Me llamo Lorna María Cepeda Jiménez y decidí cambiármelo, pues el Paz me generaba problemas con él y lo único que busco es evitarme rollos. Volví a mi apellido desde el pasado 13 de abril de 2009 y me siento más liberada.

-¿Cómo es ser mamá de tres adolescentes?
Son tres niños muy amorosos y no me ha dado duro el tema de la adolescencia. Son tranquilos, juiciosos y mantenemos una relación cercana, de amigos. Prefiero que me cuenten todo.

-¿Cómo se llevan entre ellos?
Les inculco el tema de la familia, que también nos enseñó mi mamá a mí y a mis hermanas. Nunca pelean, pero si discuten les digo que ellos solo cuentan entre ellos tres. Quiero que se amen y confíen entre ellos.

-Fuiste mamá a los 19 años, ¿cómo recuerdas esos días?
Mi hija ya tiene 18 y no me arrepiento de haber sido mamá joven, ahora veo a gente de mi edad tratando de tener hijos y no es tan sencillo. Ser mamá joven fue una experiencia bella y lo repetiría de nuevo.

-¿Y ya te dicen suegra?
Sí, mi hija Daniela tiene novio y se llama Daniel. Tengo una buena relación con él, es un buen niño.

-¿Eres de las mamás que castigan?
Dejo que mis hijos sean libres, pero al mismo tiempo les hablo para que reaccionen. Ellos son conscientes y con un grito basta, no hay que castigarlos, son muy inteligentes y tranquilitos.

-¿Y cómo te llevas con tus hermanas?
Con mi hermana Iveth, que está en Bogotá (Colombia), nos vemos frecuentemente y con Angie, que está en Madrid (España), hablamos todo el tiempo. Ellas son maravillosas y siempre pasamos juntas el fin de año.

-¿Quién es tu mayor apoyo con el tema de los niños?
Diosa, la niñera, es mi mano derecha, lleva conmigo catorce años. Viaja conmigo donde me toque, es la que me ayuda a alistar a los niños, los cuida, los atiende, está pendiente de todo y los adora. Diosín es mi gran colaboradora.

-¿Cómo te va de novia?
Estoy muy enamorada, me agrada tener una relación bonita como esta. Tengo mi carácter y él también, pero siento estabilidad y sé que este amorcito va a durar un buen tiempo.

-¿Cómo os conocisteis?
Tenemos amigos en común. Estábamos solteras Andrea Noceti, Caro Acevedo y Sofi Cabrales; una vez salimos de rumba, le vi y me pareció churro y Sofi me dijo que era amigo de Tomás Uribe, su esposo. Durante la gira que hice por Estados Unidos se gestó el romance, solo nos podíamos ver el lunes o el martes. El entusiasmo fue creciendo y le resultó complicado conquistarme.

-¿Cómo te enamoró?
Por sus detalles; es un hombre muy amoroso y extremadamente cariñoso, es divino.

-¿Y por qué se dieron un tiempo?
Tuvimos una ruptura tranquila por pendejadas que se van acumulando. La lección que me quedó es que hay que decir las vainas sin pelear, decir qué nos gusta y qué no. Mi carácter también es jodido, pero ya volvimos, estamos enamorados.

-¿Cómo se lleva con tus hijos?
Se lleva muy bien con mis niños, les cae muy bien.

-¿Hay planes de matrimonio?
No me gustaría volver a casarme, vivir con alguien sí, pero casarme es lo mismo que convivir. De pronto lo pensaría más adelante, por ahora no.

-Con tanto trabajo, ¿a qué hora os veis?
En las vacaciones (risas). Ese también fue uno de los motivos por los que terminamos, no tenía tiempo para mi novio, para trabajar todo el día y tiempo para mis tres hijos.

-Sigues con tu melena rubia, que se hizo famosa en ‘Yo soy Betty, la Fea’, ¿cómo la cuidas?
Me lo cuido tratando de no echarle tanto secador; siempre que uso champú lo complemento con un buen tratamiento. Cuando tengo grabaciones y me hacen blower todos los días, lo cuido con cremas para las puntas, enjuagues para antes y después del cepillado, selladores y siliconas.

-¿Y qué haces para tener ese cuerpo tan espectacular?
Ahora que estoy de vacaciones estoy yendo al gimnasio, pero descubrí que hay que cuidarse con la comida. Trato de comer sano en las noches y así mantengo el peso. Piel de terciopelo. Uso bloqueador solar en la mañana y en el transcurso del día no dejo que el sol me toque la piel. Tomo vitamina E y nunca me acuesto con maquillaje. Cuando no grabo solo uso pestañina y dejo que la piel respire.

-¿Te has realizado alguna cirugía?
Después de tener a mi hijo menor, me reduje los senos y me hice una liposucción.