Orlando Valenzuela se reencuentra con su hija


Orlando Valenzuela, el actor que, actualmente, aparece en los dos canales de Colombia con ‘Amor, mentiras y video’, de RCN, y en ‘Las Muñecas de la Mafia’, de Caracol, se estrena como papá por partida doble: hace seis meses se reencontró con su hija Zaira, de 19 años, y hace tres nació su tercera hija, de nacionalidad española.

El actor Orlando Valenzuela se reencontró con su hija Zaira, que ha trabajado en la película 'El carro', de Dago García, y actualmente graba la serie 'Rosario Tijeras'. Se llama Zaira, tiene 19 años y también es actriz. El actor, padre de otros dos hijos, habló de su conmovedora historia. Valenzuela es, también, padre de Daniel, de 13 años y, aunque es reacio para hablar de su vida privada, la emoción de recuperar el tiempo perdido con Zaira, lo tiene extasiado y cuenta con prudencia toda la historia. La reconoció luego de hacerse pruebas genéticas y de visitar comisarías y juzgados en sus años de estudiante de teatro.

Al actor se le recuerda por sus interpretaciones de galán en ‘Fronteras del regreso’ como Ramón Tavernero, en ‘Mesa para tres’, de Pocholo en la novela del mismo nombre, de Edwin Rodríguez, el drag queen en la obra de teatro ‘Al diablo la maldita primavera’ y por su actuación en ‘El atolondrado’, de Moliere.

-¿Por qué hasta ahora no te has reencontrado con tu hija Zaira?
Mi novia de aquel entonces (madre de Zaira) es de esas mujeres que se embarazan para atrapar a los hombres y fue un asunto que nos complicó la vida a ambos. Un buen día me presenté en Bienestar Familiar, pedí prueba genética, conocí mis deberes, mis derechos y cuando me dijeron que la niña era mía, pues a pagar. Fue un choque fuerte, lo reconozco, pero ahora agradezco que esté aquí, porque es muy linda y me siento orgulloso de ella.

-¿Y por qué dejaste de verla?
Dejé de verla porque los líos seguían con la mamá y prefería evitarlos, pero Zaira no aguantó la curiosidad y cuando tuvo 13 años fue a buscarme al teatro Jorge Eliécer Gaitán. Cuando terminé la presentación de la obra ‘Rock & Clown’ alguien me dijo: “Hay una niña que te está buscando” y cuando la vi, pues claro, me asombré, no la veía desde que tenía 3 años.

-En ese entonces vivías en España y atravesabas un duro divorcio porque la madre de tu segundo hijo te había dejado por otro, ¿cómo fue esta experiencia?
Recorrí medio mundo y gané dinero, pero nunca estaba en la casa y acepto que esas cosas pasan. Así que volví a Colombia.

-¿Y cuándo volviste a ver a Zaira?
Cuando la mamá empezó a molestar, preferí dejar las cosas así. De eso hace cinco años, y no la volví a ver. Pero en julio de este año, recibí una llamada que me dejó atónito. Me contó que su mamá la había echado de la casa y que se estaba enfrentando sola a la vida. Así que nos vimos, charlamos y hubo una explosión de amor, que estaba contenido.

-¿Cómo es la relación de padre e hija?
Mantenemos una buena relación. Montamos moto y compartimos muchas cosas. Es una señorita guapa, bien formada y linda.