Un Ángel llamado Azul

Comienza un cuento
con sabor a chocolate

La historia de un ángel de la guarda fuera de lo común, indisciplinado y pícaro, que tiene como misión proteger a una niña huérfana y que se enamora de una mortal, vuelve a invadir las tardes del Canal RCN. Se trata de ‘Un Ángel llamado Azul’, una historia de amor protagonizada Mónica Lopera y Andrés Juan. El mundo de las adopciones y el universo de los orfanatos son algunos de los temas que toca esta producción en la que el toque mágico corre por cuenta de los ángeles, esos seres invisibles que siempre tratan de hacerse escuchar de sus protegidos. El elenco lo conforman Nórida Rodríguez, Luigy Aycardi, Carlos Benjumea, Leonor González, Kepa Amuchástegui y Gustavo Angarita, entre otros artistas que compartieron set con un grupo de niños actores.

Azul intenta comunicarse con Martina para impedir que Fortunato muera
En la visita que realiza al orfanato que patrocina, Fortunato (Kepa Amuchastegui) queda sorprendido con el parecido de Martina (Mónica Lopera) con su hermana Aurora (Mónica Lopera). Con la intención de despejar sus dudas acerca de este misterioso parecido, el magnate invita a comer a la profesora para poder hablar más íntimamente. Fortunato también se entera de que los niños que viven en el orfanato reciben malos tratos y son obligados a trabajar, por lo que decide tomar medidas en el asunto. No obstante, puede ser que el millonario no alcance estos objetivos, ya que Conde (Luigi Aycardi) y Débora (Nórida Rodríguez) pretenden desaparecerlo. Al observar que Martina puede sentirlo, Azul (Andrés Juan), quien sabe de las malas intenciones de la directora y el abogado, intenta comunicarse con la joven, para así alertar a Fortunato sobre lo que puede pasarle.

Conde acepta ejecutar el plan para acabar con la vida de Fortunato
Débora (Nórida Rodríguez) le cuenta a Conde (Luigi Aycardi) por qué Martina (Mónica Lopera) no sabe que es familiar de Fortunato (Kepa Amuchastegui). También le menciona la maldición que corre por las mujeres de la familia de la profesora, según la cual todas mueren a la edad de 25 años. La directora le aclara al abogado que con Martina es muy factible que se cumpla, ya que ella con 24 años sufre de una enfermedad que solo podría ser curada si un familiar le dona uno de sus órganos, pero como no conoce a ninguno, lo más probable es que fallezca muy pronto. Estas historias sirven para que Conde acepte asesinar a Fortunato, y así él y Débora puedan quedarse con el dinero del millonario. Azul (Andrés Juan), que ha sido testigo de todo, sabe que existe una esperanza para que el asesinato no se efectúe, y es que Martina llegue antes de que el abogado se reúna con Fortunato. Lo que no tiene en cuenta el ángel es que Débora ejecutará una de sus artimañas para que la profesora no asista a la cita.


Del 2 al 4 de diciembre de 2009