El penúltimo beso

A veces la vida nos brinda
una segunda oportunidad

Manolo Izquierdo (Sebastián Martínez), un joven desadaptado, travieso y rebelde sin causa, a quien la vida le dará una gran lección cuando conozca a Noelia Fernández (Camila Zárate), hija única de Juan Fernández (Javier Genneco) y Victoria Santamaría (Cristina Lilley), una adinerada familia que llega de Miami a vivir en el barrio del lado en el que vive Manolo. Noelia es una joven muy mimada por sus padres, quienes ni en su peor pesadilla, se llegan a imaginar que su bebé tenga el mínimo criterio para enamorarse de un hombre distinto al que ellos le digan. Sin embargo, el destino será el encargado de que Manolo y Noelia se enamoren al tiempo que deberán enfrentarse a un trágico destino.

Manolo hará lo que sea necesario para cambiar su destino
Tal como se lo pronosticó ‘el profeta’ (Santiago Moure), Manolo (Sebastián Martínez) ve llegar a su barrio a Noelia (Camila Zárate), la hermosa mujer que cambiará para siempre el rumbo de su vida y quien llega con su familia a vivir al barrio del joven. Con el fin de acercarse a ella, Manolo se ofrece a ayudar con el trasteo, sin embargo, sufre un accidente en el que se corta su mano derecha. De inmediato, Noelia se quita su pañoleta y se la pone para detener la sangre. Pero como siempre los comentarios impertinentes de Victoria (Cristina Lilley), la madre de la muchacha, la harán avergonzarse y deberá ofrecerle disculpas a Manolo y a Adolfo (Mauricio Bastidas). Momentos más tarde, Victoria enfurecida le reclama a su esposo Juan (Javier Genneco), el hecho de que la haya llevado a vivir un barrio popular. Este hombre le promete que tan pronto puedan comprar las casas que les interesan para la construcción de nuevos edificios, se irán. Por otra parte, Manolo buscará la manera de cambiar el destino para evitar que su amada Noelia muera.

Siguiendo los consejos del profeta, Manolo comenzará a trabar como mensajero en la constructora de la familia de Noelia
Manolo (Sebastián Martínez) decide que es el momento de hacer lo que ‘el profeta’ (Santiago Moure), le aconsejó y a como de lugar conquistará a Noelia (Camila Zárate). Por esta razón, el joven decide aceptar la oferta de Victoria (Cristina Lilley), quien le ofrece trabajar como mensajero en la constructora, ya que esta mujer piensa utilizar a Manolo para que vigile muy de cerca a su esposo Juan ((Javier Genneco) y de esta forma confirmar si éste sostiene un romance con Ángela, su socia. De otra parte, Adolfo (Mauricio Bastidas) siguiendo las órdenes de Wagner Ricardo, (Álvaro Rodríguez), su padre, comienza a sabotear la casa de Eva María para que la mujer no vea otra salida a su difícil situación económica, que vender su casa. Mientras Manolo firma su contrato laboral le dice a Noelia que él es adivino y comienza a revelarle varios secretos. Cuando Victoria se entera de los dones que posee Manolo, decide invitarlo a cenar a su casa para comprobar que tan acertado es el supuesto adivino.

Manolo descubre que su hermano está haciendo todo lo posible para que los habitantes de su barrio vendan sus viviendas a la constructora de los Fernández
Durante la cena en casa de los Fernández, Manolo (Sebastián Martínez) se da cuenta que su hermano Ernesto está confabulado con Juan (Javier Geneco), para que las personas del barrio, entre ellos su familia, vendan sus viviendas a la constructora. Terminada la cena, Manolo llama a su amigo ‘El gordo’ para que detenga a su hermano, mientras él sale del lugar a preguntarle por qué está ofreciendo la casa de sus padres. De otra parte, justo cuando Wagner Ricardo (Álvaro Rodríguez) está presionando a Eva Maria (Kathy Saenz) para que ella venda su casa, llega Don Benigno para hablar con ella sobre el mismo tema.

Manolo les da una noticia a sus padres que los deja en shock
En medio de una cena con su familia, Manolo (Sebastián Martínez) decide contarles a sus padres, que el motivo por el que últimamente se ha comportado de una manera extraña, se debe a que con el accidente que sufrió, se devolvió 6 meses en el tiempo. Momentos más tarde en la constructora, Noelia (Camila Zárate) le pide a Manolo que la acompañe a visitar a Eva María (Kathy Sáenz). Antes de salir, la joven se ausenta de la oficina por unos instantes y en ese momento Manolo contesta una llamada de Eddy (Camilo Sáenz) el novio de Noelia y la niega. A su regreso a la Constructora , Noelia, se encuentra con la sorpresa de que Eddy la está esperando y al preguntarle por qué no le avisó de su llegada, él le dice que alguien le dijo que ella no se encontraba en la oficina.

Leonardo hará lo que sea para que Eva María le venda su casa, y Noelia se desilusiona de Manolo
No se pierda esta emocionante historia en la que el engaño, las intrigas y los celos están a la orden del día. Con el fin de que Eva María (Kathy Sáenz) le venda su casa, ya que este terreno es de vital importancia para iniciar la Construcción del proyecto de vivienda, Leonardo (Juan Carlos Salazar) cita a la bella señora a la Constructora y le duplica la oferta económica, argumentando que desea que ella viva en un lugar más seguro y acogedor. De otro lado, Manolo (Sebastián Martínez), llega a casa de Victoria (Cristina Lilley) para entregarle la primera prueba sobre la infidelidad de su esposo Juan (Javier Genneco). Con esta evidencia, Manolo espera ganarse la confianza de Victoria y así poder estar más cerca de Noelia (Camila Zárate). Sin embargo, por culpa de su hermano Ernesto (Juan Manuel Mendoza), Manolo quedará como un embustero ante Noelia, quien toma la decisión de prescindir de sus servicios como Mensajero.


Del 21 al 30 de diciembre de 2009