Ernesto Calzadilla


Ernesto Calzadilla se ha convertido en un guardaespaldas rompecorazones. Es el galán del que todos hablan. No solo por su apariencia, sino porque con su dulzura y profesionalismo ha conquistado el corazón de muchas televidentes.

Él es recordado como presentador del canal ‘E! Entertainment’. Ahora interpreta a Juan Manuel Aguirre en la telenovela ‘Amor en custodia’, al lado de Alejandra Borrero. Y esta novela es un nuevo reto profesional, en su carrera como modelo, presentador y actor.

Sus enormes ojos negros, su mentón partido y unas canas prematuras que se asoman en su cabeza convierten a Ernesto Calzadilla en el George Clooney latino por excelencia. Es amable, espontáneo y con la alegría propia de los venezolanos.

Nació el 5 de septiembre en Caracas, Venezuela. Es el mayor de tres hermanos. Habla inglés. Vino, abundante comida, música y buena compañía, infaltables en su casa. Un jean y los crocs (tipo de zapatos suecos), sus prendas favoritas. En su iPod no puede faltar “Caballo viejo”, su canción especial.

-¿Cómo llegaste a la televisión colombiana?
Fue gracias a un cortometraje de Valentina Gómez que hice el año pasado. El corto lo vieron en Teleset y sugirieron mi nombre para la novela. De ahí me llamaron a Caracas (Venezuela) e hice varias pruebas este año. Hasta que aprobaron que fuera el protagonista de la historia.

-¿Y cómo llegó la propuesta de trabajar en Colombia?
En marzo de este año vine a Bogotá a un taller de realización cinematográfica, ahí conocí a Juan Pablo Félix, director de casting de películas como ‘Satanás’, ‘Los viajes del viento’ y ‘María llena eres de gracia’. Inmediatamente comencé un proceso enriquecedor que tomó cerca de dos meses entre ir y venir de Caracas a Bogotá. Una noche de junio recibí la buena nueva de que sería Juan Manuel Aguirre.

-Háblanos de tu rol en ‘Amor en custodia’...
Es un hombre de campo, un ingeniero agrónomo que está en una situación económica difícil y busca trabajo como capataz. Ahí tiene un encuentro fortuito con Paz Delucci y se crea una conexión especial con ella y empieza a ser su guardaespaldas. Es un héroe, un hombre bondadoso, con muchos principios y valores.

-En la novela, tu personaje está casado y se siente atraído por otra mujer, ¿cómo manejará esta situación?
Va a ser algo muy difícil para ambos, porque son personas de principios y de ética. Pero a veces el amor aparece cuando menos lo esperas. Espero que todos los televidentes estén pendientes de este romance, porque va a ser muy emocionante.

-¿Cómo ha sido trabajar al lado de Alejandra Borrero, que es una actriz de gran experiencia?
Es como si estuviera haciendo un doctorado en actuación. Con el elenco y el equipo técnico he crecido como actor, todos tienen algo que enseñarme. Yo me siento feliz en Colombia.

-¿Qué te dejó tu paso por Mister Venezuela?
Me empezó a ir bien como modelo y mi papá y mis hermanos sugirieron que participara y gané. Asumí el ridículo de estar ahí y finalmente fue divertido. Después se me abrió el campo de la presentación y empecé a prepararme. Luego vino la actuación.

-¿Qué tal fue la experiencia ser el más bello de Venezuela en 1998?
Maravillosa, divertida y diferente. Gracias a ese concurso obtuve el título de Manhunt International '99 en Manila, Filipinas. Viajé y trabajé como modelo por toda Asia y Oceanía. Fue un hecho inolvidable que ahora después de diez años lo transformo en un Stand Up Comedy que se llamará ‘De cubito dorsal’.

-¿Has tenido un amor en custodia?
(Risas) Mi primera vez fue en Colombia con Alejandra Borrero. Estoy haciendo un doctorado en actuación con ella y el elenco, incluyendo a los directores Juan Carlos Vásquez, 'Vaskeli', y Olga Lucía Rodríguez, todo el equipo técnico, maquilladoras, vestuaristas y los productores Luis Jiménez y Maru Salazar. Cada uno de ellos me ha enseñado a tener un divino amor.

-Antes de actor eres biólogo acuacultor, ¿lo has desempeñado?
No mucho, pero espero en un futuro producir y dirigir un programa de acuacultura y eco-turismo. Sería una manera divertida y entretenida de difundir un tema poco conocido y tan importante para todos nosotros como es la producción de alimentos.

-¿Cuál es tu receta para ser feliz?
Reír, reír, reír y si queda tiempo, reír. Paco Fernández-Ocho, un hermano de España, me contó una vez: "Mi padre decía: Paco, que nadie te gane cuando de reírse se trate". Me pareció una gran receta y la mejor lección de vida.

-¿Y cuál es tu estado ideal?

En paz conmigo y en armonía con mis seres queridos. Haciendo lo que más me gusta, divertirme y reír mucho.

-¿Crees en el matrimonio?
Siempre y cuando sea desde el amor, lo haré. Somos bestias salvajes que necesitamos estar en pareja y enamorados.

-¿Cuál ha sido el mejor episodio de tu vida?
El que atravieso ahora, en Colombia. Haciendo lo que me gusta, rodeado de un equipo de trabajo maravilloso, de gente tan cálida y hospitalaria. Caminando y disfrutando el delicioso clima bogotano y comiendo “calentao”, ropa vieja y arepas colombianas.

-¿Y el peor?
Hoy en día, a mis 35 años, me siento a pensar y llego a la conclusión de que no hay peor momento sino malos ratos.

-¿Y después de Colombia?
Más Colombia. Apenas estoy descubriéndola y me enamoro cada día más de este hermoso país. Creo que no hay mejor cuña que esa expresión tan genuina que dice: “El riesgo no es venir, el riesgo es que te quieras quedar”.

-¿Eres buen cocinero?
No, me muero de hambre. Pero un par de huevos fritos seguro no se me queman y la pasta puedo hacerla al dente.

-¿Te gusta salir de fiesta?
Rumba, la que el cuerpo aguante. Hay ocasiones para un tintito, una comida o unas onces, pero a veces hay que rumbear. Y en Colombia sí que saben cómo es la rumba.

-¿Cuál es tu plan ideal cuando tienes tiempo libre?
Descansar, compartir con mis amigos, ver películas en casa, comer una pizza y rematar con un brownie.

-¿Qué sigue después de ‘Amor en custodia’?
Estoy preparando el Stand Up Comedy ‘De cubito dorsal’ sobre Mister Venezuela con la ayuda de Alejandra Borrero. La idea es presentarlo en varias ciudades de Colombia.

-¿Cuándo estará listo?
Muy pronto, cuando ‘Amor en custodia’ me lo permita. Es coescrito con Mónica García, periodista y escritora venezolana; lo dirige Matilde Corral y qué mejor espacio para presentarlo que en Casa Ensamble.