Iván Darío López disfruta de su primer protagónico


Iván Darío López en su primer papel protagónico. La experiencia que adquirió en el servicio militar le ha servido en la novela.

RCN ha sido su hogar laboral desde que tomó la decisión de embarcarse en el difícil y competido mundo de la actuación, en el que sin mayores pretensiones, ha ido escalando y demostrando que está preparado para cosas grandes. Ahora el actor enfrenta un nuevo reto en su primer papel protagónico con el que espera cautivar al exigente público colombiano.

De un momento a otro, la vida de este hombre de estilizada y atlética figura, cambió cuando decidió dejar de lado su carrera de Mercadeo y Publicidad, para dedicarse a realizar uno de sus más grandes sueños: ser actor.

Este colombiano comenzó a apasionarse por el mundo de la televisión a los 15 años realizando comerciales de diferentes campañas publicitarias. Fue presentador del programa ‘Nickneim' de City TV, ha actuado en producciones como: ‘Las noches de Luciana’, ‘La hija del Mariachi’, ‘Novia para dos’, ‘Regreso a la Guaca’ y ‘El Fantasma del Gran Hotel’. También ha participado en 8 obras de teatro, experiencias que le han servido para darse cuenta de la enorme responsabilidad y profesionalismo que requiere este oficio, en el que un día el público catapulta a sus estrellas y al otro puede convertirse en su peor enemigo.

-¿Cuándo comenzaste en el mundo de la actuación?
En el año 2000, estudiaba de noche y trabajaba de día, pero cuando estaba en el cuarto semestre, dije: “yo quiero ser actor y siempre he estado enfocado por ese lado”, pero en mi casa nunca se apoyó esa moción. Me decían que más bien me pusiera a trabajar y dejara de estar pensando en pendejadas y así fue, hasta que tomé la decisión de retirarme del trabajo y de la universidad y me fui por este camino del que no me arrepiento. Cada ser humano debe luchar por cumplir sus sueños.

-¿Qué es lo que más te gusta de esta profesión?
Poder interpretar diferentes personajes de la mano de buenos directores y tener una gran relación con los demás actores. Yo pienso que los personajes están en uno, pero lo que hacen los personajes son las relaciones con los otros.

-¿Y lo que menos le gusta?
A veces que la vida solo se vuelve trabajo y trabajo y yo creo que eso simplemente hay que dejárselo al Presidente (risas), nosotros también tenemos vida, familia y amigos.

-¿Quién es Nicolás Camacho dentro de la historia ‘Amor en custodia’?
Es un hombre de 25 años que le ha tocado hacer su visa prácticamente solo con su papá y su hermana. La mamá los abandona cuando son muy niños y, desde los 12 años, él tiene que encargarse de un papá jugador y de su hermana menor. Es un personaje muy bonito, correcto y trabajador, es como la conciencia de los colombianos. Camacho es un hombre que llega a la casa de la familia Delucci y le toca casi que a regañadientes cuidar a Bárbara (Ana Wills) y empiezan a surgir cosas muy bonitas entre ellos dos.

-En esta historia eres el guardaespaldas de Bárbara, ¿tuviste algún tipo de preparación en manejo de armas?
Hemos tenido la fortuna de contar con Horacio Tavera que ha hecho todas las escenas de doblaje y con él hemos entrenado algo de Taichi, Haikido y Yuyitsu, estas son una especie de artes marciales que Camacho va a ir aprendiendo a medida que va pasando el tiempo. Él hizo un curso de escolta hace muchos años en Estados Unidos, estuvo casado y luego se separó. Para el personaje me ayudó mucho haber prestado servicio hace 11 años y hacer ese proyecto tan bonito que fue ‘Regreso a la Guaca’, eso fue clave porque ya tenía un poco de conocimiento con el manejo de armas.

-Este es tu primer papel protagónico en televisión, ¿qué significa esto para tu carrera?
Realmente hablaba con un amigo hace algunos días y precisamente le decía que yo no era como muy consciente de eso. Simplemente he estado enfocado en el trabajo. Mi objetivo ha sido siempre hacer muy bien mi trabajo, hacer un buen personaje y que todo el mundo quede contento. Ahora que viene esta novela, hay que esperar haber si el proceso va como debe ser.

-¿Te preocupa el rating?
Realmente me gustaría que a la novela le vaya bien, pero como actor el trabajo de uno va hasta cierto punto y es interpretar muy bien un personaje y tener una buena relación con el público. Si nos va bien, bendito sea Dios y si no, seguiremos trabajando y de eso se trata de hacer bien las cosas, el público dirá.

-¿Cuál fue tu primer personaje en televisión?
Fue un personaje que salió tres capítulos en la novela ‘Las noches de Luciana’, alternamente estaba estudiando en la Casa del Teatro Nacional donde hice la carrera. Después de eso hice el personaje de Lalo en la novela ‘La hija del Mariachi’, el Barman del Bar donde cantaba Rosario (Carolina Ramírez). Luego de eso estuve en ‘Novia para dos’, donde hice un personaje de obrero. De ahí, estuve en ‘Regreso a la Guaca’ con el papel del soldado Perlaza. Hace poco, terminé el personaje de Esteban Calero en ‘El Fantasma del Gran Hotel’ y ahora estoy con este bonito personaje de Nicolás Camacho en ‘Amor en custodia’.

-¿Con qué tipo de personaje te identificas más?
A mí me gusta cualquier personaje desde que tenga carácter, que tenga una motivación para tener cierto tipo de comportamientos. Personajes que le exijan a uno actoralmente. Generalmente no me gustan los personajes planos y en el caso de Camacho va a vivir diferentes situaciones y eso lo hace muy interesante.

-¿Cómo lograste quedarte con este personaje?
Estaba terminando grabaciones de ‘Regreso a La Guaca’, estaba en ‘El Fantasma del Gran Hotel’ y cuando me enteré de este proyecto me pareció muy interesante. Fue un proceso de casting muy duro estuve presentando pruebas durante un mes y finalmente quedé.

-¿Cómo te ha ido trabajando con Ernesto Calzadilla?
Muy bien, tuvimos muy buen feeling en el casting, aparte de todo somos hermanos cósmicos, somos del mismo signo, cumplimos años como con 6 días de diferencia. Cuando trabajamos juntos, la idea es tratar de proponer cosas nuevas para hacer buenas escenas, porque en este trabajo tú pones una parte, el Director pone otra y tratamos de encontrar un punto de equilibrio en el cual cada uno se sienta cómodo con lo que hace para que sea creíble.

-¿Qué opina tu familia ahora que ha logrado este primer papel protagónico, cuando inicialmente no estaban de acuerdo con que fuera actor?
Yo creo que lo más importante no es lo que piensan la familia ni los demás, lo realmente importante, es lo que quiere y lo que piensa uno y que tan capaz es de lograr lo que quiere. Es un reto con uno mismo, yo quiero esto y lo voy a lograr, se demorará no sé cuanto tiempo, no tengo afán, estoy en el proceso y creo que voy por el camino correcto.