Carlos Ponce


Carlos Ponce regresa a la pantalla de Telemundo en ‘Perro Amor’, que protagonizará junto a Ana Lucía Domínguez, Maritza Rodríguez y Khotán Fernández. Tras dos años alejado de las telenovelas, el también cantante asume el protagónico de esta propuesta.

Tras su estelar en ‘Dame chocolate’ (en 2007) junto a Génesis Rodríguez, el boricua tomó un descanso de los melodramas y se adentró en propuestas opuestas como la conducción junto a María Conchita Alonso del reality show ‘Viva Hollywood’ de VH1. Fue visto además en varios episodios de la serie ‘Lipstick Jungle’ (NBC) y recientemente en la pantalla grande como Salvatore en la película ‘Couples Retreat’ junto a Vince Vaughn y Kristin Davis. Recordemos, que él también ha sido presentador de especiales como ‘Premios Billboard’ y ‘Miss Universe’ tanto para Telemundo como NBC Universal.

En ‘Perro Amor’, Carlos Ponce le da vida a Antonio, “El Perro Brando”, un mujeriego empedernido, guapo y rico que liado con su prima Camila (Maritza Rodríguez) ha hecho una apuesta para tener relaciones con Sofía Santana (Ana Lucía Domínguez) para comprobar si es o no virgen, de la que acaba enamorado.

Carlos Ponce atraviesa un buen momento de su vida, con su agitada vida profesional y con su familia: su esposa y sus cuatro hijos. El actor, cantante y compositor puertorriqueño una vez más hizo gala de su buen humor en esta entrevista. Carlos y su esposa Verónica van a cumplir 13 años de casados. El matrimonio tiene a sus dos primeros hijos biológicos, Giancarlo, que nació en 1999, y Sebastián, en el 2001. En el 2003, la pareja decidió adoptar a unas gemelas de Rusia: Savannah y Sienna.

-¿Por qué aceptaste este protagónico?
La novela está muy buena, tiene mucho humor. De hecho cuando lancé mi disco estaba en Colombia y vi esta telenovela durante el tiempo que estuvo al aire y me encantó. Por eso, éste es el primer proyecto en el que no pido libretos, ni siquiera un capítulo antes de cerrar el negocio. Yo conversé muchas veces con Juana Uribe, la escritora de otros proyectos que no llegamos a concretar, y he sido fanático de la forma que ella escribe, muy rápida, la gente no tiene forma de aburrirse, los personajes pueden agarrarse del sentido del humor y de la forma en que están escritos, entonces cada artista le da la chispita y este personaje es un perro, (me gustan mucho y una vez en Puerto Rico tuve 26 perros) y es muy divertido.

-¿Te identificas con tu personaje de Antonio?
Bueno, hay que ser un hombre muy seguro de sí mismo para hacer lo que él. Yo que soy figura pública y tengo acceso a muchas cosas, no me atrevo a hacer ni la mitad de lo que él hace. Es el estereotipo del mujeriego, un poquito machista, a lo mejor. Es igual de despistado que yo, las cosas le valen, se le olvidan y es un apasionado de su yate. Yo, en cambio, soy más organizado, pero me despisto muy fácilmente.

-¿Cuál ha sido el reto para ti en esta producción?
Soy bastante pudoroso con muchas cosas, ya había tenido la experiencia de trabajar en Telemundo, pero tan pronto me hablaron de este proyecto lo sentí como un gran reto. Soy como un “free lancer”, trabajo aquí, allá. Es la segunda telenovela que hago con El Güero Castro y Aurelio Valcárcel. Me siento muy cómodo trabajando con ellos y se los repetido varias veces.

-Parece que la comedia se te da bien...
Me encanta hacer reír. Cuando puedo pasarme todo el día con una persona que me haga reír, es el es día ideal. Me encanta sacarle una sonrisa a alguien. He ido al cine a ver comedia que han encantado, pero no he escuchado carcajadas en ningún momento. Es complicado.

-¿En qué momento de tu vida profesional te encuentras?
En el de trabajar, trabajar y trabajar, es todo lo que he estado haciendo. Esta carrera no es muy grata, porque se nos acaba, entonces tienes que trabajar e invertir.

-¿Y en qué estás invirtiendo?
Junto con unos amigos abrí una tienda de habanos en Coconut Grove (al sur de Florida). Estamos trabajando en nuestra propia línea de puros, pero vamos a tener también a los más grandes distribuidores del mundo.

-¿De dónde nació la idea de este negocio?
A mis amigos y a mí nos gustan las motos y nos vamos a veces por ahí a dar vueltas y un día dijimos: “¿Por qué no tenemos nuestro propio boys club?”. Existen varios, pero queríamos tener el nuestro.

-¿Cómo llegaste a participar en la película ‘Couples Retreat’?
Tengo un pequeño apartamento en Beverly Hills, a donde voy cuando tengo ratos libres. Una vez que estoy allá, aprovecho para hacer audiciones y participar en talleres de actuación en la ciudad, en otras palabras, para pulir mi arte. En una de estas oportunidades me presenté a la audición de ‘Couples Retreat’ y me seleccionaron.

-¿Quién estaba haciendo la selección?
El director de la película: Peter Billingsley, quien es un conocido actor desde que era niño y fue el productor ejecutivo de Iron Man. Junto a él estaba Victoria Vaughn, hermana de Vince Vaughn y una de las productoras de la película. De aquí viene la relación con Vince y Jon Favreau (el director de Iron Man), quienes son los escritores y actores de ‘Couples Retreat’. Lo que me impresionó es que este grupo es sumamente creativo y trabaja en un equipo maravilloso.

-¿Cómo es tu personaje de la película?
Se llama Salvatore, y lo que te puedo decir es que la historia es divertidísima. Al principio ellos no habían concebido a mi personaje latino; lo que querían es que no fuera anglosajón, sino que fuera de otra parte del mundo. Ellos pensaban que fuera italiano o francés, pero cuando le di un acentito latino, les gustó.

-¿Habías trabajado con otros actores que trabajan en la película?
Solo conocía a Faizon Love, un gran amigo mío con el que había hecho ‘Just My Luck’, en el 2006. Pero para mí, era importante que todos nos lleváramos bien, ya que estábamos filmando en Bora Bora, un conjunto de islas en la Polinesia Francesa, donde no había nada más que hacer. Carlos pasó tres semanas alejado de su familia, filmando en la Polinesia Francesa. A pesar de lo idílico del lugar y de la posibilidad de no hacer nada más que esperar su turno de filmación meciéndose en las olas donde estaba, el actor entendió lo verdaderamente valioso en su vida, al estar alejado de sus familiares por un largo tiempo.

-¿Cómo haces con tu familia cuando tienes que filmar por largo tiempo?
Te puedo decir que es la primera vez que pasé tanto tiempo alejado de mi familia, algo para lo que no estaba preparado. Pero no pude evitarlo, pues el mayor, Giancarlo, de 10 años, tiene responsabilidades en la escuela y faltar puede afectar sus calificaciones; sus estudios están primero que cualquier cosa.

-¿Cuánto tiempo tardabas en llegar al lugar dónde estabas?
Aproximadamente dos días de ida y dos de regreso. Así que si querías salir de donde estabas, necesitabas calcular cuatro días de viaje solamente.

-Mucha gente ha expresado su preocupación de adoptar hijos por temor a sentir diferencia entre ellos y los hijos propios, ¿cómo ha sido tu experiencia al respecto?
Cuando nació mi primogénito, experimenté un montón de sentimientos que tuvieron que ver con la aceptación de mí mismo como padre. Cuando venía el segundo, no sabía a ciencia cierta si el proceso iba a ser el mismo, pues no entendía cómo puedes amar a otro niño de la misma forma como amas al primero, ya que el sentimiento es muy grande. Sin embargo, cuando este viene, y te da una sonrisita y empieza su relación contigo, entiendes que les vas a querer igual a los dos. Es lo mismo con los niños adoptados: cuando les aceptas y te haces parte de sus vidas, no hay vuelta para atrás.

-¿Cómo haces con el idioma para que tus hijos sean bilingües?
Ha sido bastante duro, porque cuando las niñas llegaron, ya tenían un sistema de comunicación entre sí, y a los 4 años todavía no estaban conversando como queríamos. Por eso, los doctores nos aconsejaron que habláramos en inglés, ya que es más fácil que el español, aunque fuera solo por un año. El problema es que los niños también perdieron el español durante ese proceso.

-¿Cuál fue la razón por la que decidiste adoptar a dos niñas?
Antes de que Verónica quedara embarazada y tuviéramos nuestro primer hijo, ya habíamos hablado de adopción. Y cuando nació el primero, decidimos tener otro biológico. Como tuvimos dos varones, entonces adoptamos dos niñas. No teníamos una agenda y quisiera tener una historia más bonita que contarte, pero simplemente es algo que siempre deseamos hacer y, en vez de dejarlo en un sueño o en una conversación, nos lanzamos a la que le diría es la aventiura y la bendición más linda que no ha dado Dios.

-Y en tu rol de padre, ¿qué es lo que más disfrutas?
Pues que dependan de mí. Me gusta saber que “necesito esto”, y que como papá puedo hacer, ejecutar y cumplir cada deseo de ellos.

-¿Y cómo esposo?
Cumplir. Creo que es lo mismo de los detalles. Que la gente se sienta complacida al lado mío. Que Verónica sepa que yo puedo ser la persona que siempre está ahí.

-¿Qué cosas te atraen de una mujer?
Físicamente, voy por las piernas y las pompas. En lo personal, el sentido del humor es un atractivo que no te puedes imaginar, hasta el punto que le cambia el físico a una persona. Veo a una mujer más linda si es agradable y simpática, pero si es amargada la veo más fea.

-¿Y cómo haces para mantener viva tu relación de pareja?
Yo creo que Dios me puso un microchip en la cabeza con 500 mg de pasión. En una relación es muy importante el detalle, la comunicación. En un matrimonio, corto o largo, siempre vas a tener inquietudes, peleas y discusiones; pero tienes que tratar de rescatar los momentos con tu pareja, porque las cosas tienden a desaparecer o disolverse, si no le prestas atención.

-¿Estás preparando algo musical en este momento?
Estoy trabajando con Chayanne y le he preparado un par de temas de su disco. También lo estoy haciendo para alguien más, pero todavía no puedo decir quién es.

-En los últimos años te has dedicado a actuar y colaborar en discos de otros artistas, ¿te ha faltado tiempo para tu propia producción o te interesa más trabajar como compositor y productor de otros cantantes?
No tengo una respuesta. Yo estoy inquieto por sacar otro disco, pero me encantaría que el mercado estuviese más estable. Es muy triste que uno ponga tanta energía en un proyecto y no dé el fruto de tu trabajo. En Latinoamérica el mercado discográfico es nulo, todo es pirata prácticamente, y en los Estados Unidos se ha lastimado de una manera increíble. Inviertes demasiado en una producción y depende de mucha gente que tu disco tenga éxito.

-Pero, ¿tienes algún disco en mente?
Siempre tengo un disco listo, pero pasado un tiempo, siento que ha perdido actualidad, y tengo que ponerme a rescatar y actualizar lo viajo, y escribo cosas nuevas.

-¿Dónde vives normalmente?
Mi base siempre es Miami, pero tengo un apartamento en Los Ángeles para la temporada de los programas pilotos, que es en febrero, marzo y principios de abril.

-Eres de los pocos artistas que se salvan de escándalos, ¿cuál ha sido tu fórmula?
Ignorarlos. Trato de mantener mi vida lo más privada posible. Entiendo que el público a veces exige un poquito más y es porque te quiere. Pero, lo mío es el trabajo y es por lo que deseo ser reconocido, no por lo que pasó, si bauticé al niño o no... Cualquiera de estas cosas para mí son irrelevantes comparadas con lo que puedo dar como artista, y a eso sí me debo y me entrego cien por cien. Cuando las personas inventan algo, ellas solitas se desmienten y al final se quedan hablando solas.

-¿Tienes alguna rutina?
Soy un tipo antirrutina. Si los días empiezan a verse monótonos, salgo corriendo a hacer algo.

-¿Quiénes son tus actores favoritos?
Admiro a mucha gente: Daniel Day-Lewis, Anthony Hopkins, Emma Thompson, Meryl Streep, ...

-¿Y cuál es tu cantante favorito?
Creo que en estos días quien más me gusta es Luis Fonsi, además, lo quiero mucho como persona.

-¿Mantienes amigos de toda la vida o tus amigos son circunstanciales?
No soy de muchos amigos. No quiero sonar egoísta, pero estoy tan concentrado en mi carrera, en mi familia, en los niños, que sé que no soy un buen amigo para los que potencialmente podrían ser buenos amigos. Soy demasiado reservado, y uno tiene amigos para compartir inquietudes, cosas que te molestan, y yo no puedo por lo tanto, al no ser tan abierto, a lo mejor no soy fácil de descifrar, y ese tipo de persona no hace muchas amistades. Tampoco estoy solo, tengo mucha gente que quiero y me quiere. Mi hermano es mi mejor amigo y Verónica, mi mejor amiga.

-¿Cuál es tu comida favorita?
Comida caribeña, la nuestra: arroz, frijoles, habichuelas coloradas, comida boricua y cubana.

-¿Y tu hobby favorito?
Water sports, salir en el bote, pescar. También me gusta salir en la moto. El jueves por la noche, cuando estoy por Miami, voy con mis amigos de un lugar a otro.