José Ángel Llamas


El actor mexicano José Ángel Llamas junto a la venezolana Scarlet Ortiz protagonizó para Venevisión: ‘Alma indomable’. Llamas interpreta a Juan Pablo Robles, un tipo de clase media, que se gana la vida como el administrador de todos los bienes de don Patricio Sorrento. Juan Pablo es un hombre de corazón noble, trabajador, excelente persona y buen hijo. Sufre al ver a su madre sentenciada a vivir el resto de su vida en una silla de ruedas. Juan Pablo y Alma (Scarlet Ortíz) se conocen y se pelean constantemente. A él le gusta hacer rabiar a "la indomable" muchacha, pero de aquellas peleas interminables; nacerá un amor que se verá rodeado de celos, envidias, intrigas y grandes secretos a lo largo de la historia.

A lo largo de su impecable trayectoria artística, José Ángel Llamas ha sido protagonista de exitosas telenovelas que le han dado la vuelta al mundo y que han sido traducidas a varios idiomas, entre las que sobresalen: ‘Nada Personal’, ‘Cara o Cruz’, ‘La Venganza’, ‘Amor Descarado’, ‘Corazón Partido’, ‘El Amor de mi Vida’, entre muchas otras, solo por mencionar algunos de sus trabajos.

Actualmente, José Ángel regresó a su natal México para protagonizas ‘Mujer comprada’, de TV Azteca.

-¿Cómo te sientes nuevamente actuando en México, donde protagonizas ‘Mujer comprada’?
No tengo idea de lo que pasará mañana. Hasta este momento me siento a gusto de actuar, así como estar y disfrutar en México, mi país en el cual no había estado desde hace nueve años.

-Ahora protagonizas para TV Azteca...
En honor a la verdad, no sé qué pasó, me perdí un poco por estar afuera, lo que sí creo es que retorné en un momento interesante ya que cuando el trabajo me lo permite y puedo estar en la calle, el público habla de lo que se ha hecho en Azteca hasta ahora.

-¿Cómo es la calidad de las grabaciones en TV Azteca?
Es interesante porque en lo hecho en el Ajusco se nota un mejor manejo de producción, apuesta por los proyectos, algo que me encanta porque vivo de ello. Siempre que haya sustancia, que el tema sea interesante, la gente lo agradecerá, máxime cuando se trata de temas como el que abordamos aquí, como la inseminación.

-Se ha comentado que hay problemas entre algunos de los actores de la novela, ¿es cierto?
No hay ninguna crisis o problema, todo surge de manera familiar, lo cual nos complace a todos pues gracias a ello el público ve la telenovela, se ve en pantalla la buena vibra, ese es el resultado de hacer un gran trabajo. Cuando se convive durante tanto tiempo es normal que surjan algunos desacuerdos, pero en 'Mujer comprada', no es el caso, venimos y gozamos, porque esto es parte de la vida, pasa uno más tiempo con los compañeros que en la casa y si no se está cómodo, estamos fritos porque son muchas horas durante muchos meses, es mejor venir con buen espíritu. Me ha sucedido que la gente tiene un punto en común con la novela: la identidad.

-¿Cómo manejas las escenas de acción?
Me acuerdo que desde que hicimos 'Nada personal' con escenas de pelea y caídas, me comenzó a gustar la acción, sólo hay que estar en control.

-¿Es difícil rodar las escenas cuando son tórridas?
Ese tipo de escenas, pese a lo que la gente imagina, son súper complicadas de hacer y muy incómodas.

-¿Eres igual de romántico en la vida real que en las novelas?
Me gusta ser detallista, uno no puede dejar de ser romántico. Es muy lindo halagar a tu pareja, invitarla a cenar, llevarle flores, cocinarle. Eso es algo que ayuda a mantener el fuego en la relación.

-¿Qué es lo que más te gusta de una mujer?
La sencillez, la honestidad, el deseo de superación y la inteligencia. Estas son las cualidades que descubrí y me enamoraron de Mara, mi bella mujer.

-¿Tienes planes futuros?
No. Nadie sabe si estaremos mañana, eso Dios lo dicta. Me gusta ver que es como una ola y estás en la tabla de surf. Vas en ella, si piensas en cómo tomarás la ola siguiente pasarán dos cosas, desaprovechas la emoción que genera esa ola por pensar en la que viene o simplemente te caes. Por ello, hay que esperar a la orilla, una vez que se gozó de ella, se toma la que sigue.