Khotan Fernández


Khotan Fernández regresa por la puerta grande a la televisión de Estados Unidos con la telenovela ‘Perro Amor’. El actor mexico-brasileño interpreta a un singular cantante y bailarín en la nueva producción de la cadena Telemundo, donde su personaje Rocky se enamorará de la protagonista (Ana Lucía Domínguez), pero será un amor no correspondido.

Khotán repetirá como el antagónico de Carlos Ponce, pues ambos estuvieron juntos y fueron rivales en la ficción de la telenovela ‘Dame Chocolate’. Los televidentes también disfrutaron de la inolvidable colaboración del actor en ‘Protagonistas de la Fama VIP’ y otras producciones como ‘Eternamente tuya’, ‘Deseo Prohibido’, ‘Corazón Partido’ y ‘Vale Todo’, ‘Preciosa’, ‘Mi Pequeña Traviesa’, ‘Amor Gitano’, ‘Primer Amor, a mil por hora’ y ‘Alma Rebelde’.

En su vida tiene la influencia de dos mujeres: una, la actriz mexicana Helena Rojo, casada con su padre y a quien dice le ha aprendido muchísimo en el oficio actoral y por el otro lado, su pareja, la presentadora argentina Candela Ferro. Con 36 años y sangre brasileña por sus venas, el actor nos confesó que cuando era joven solía ser un poco perro, pero que la bella argentina lo domesticó y desde hace tres años rompe por completo ese dicho popular de que todos los hombres son infieles. Además le gusta que lo consientan y a los perros les aconseja que se busquen una entrenadora que los ponga mansos, pero que no se dejen poner la correa.

Acostumbrado a ser el villano, el mexicano está feliz de demostrar su talento como el bueno de la historia. Su temor a que lo encasillaran ha desaparecido. Los villanos han marcado su carrera, pero en ‘Eternamente tuya’ y ‘Perro Amor’ ha demostrado que sirve para cualquier papel.

-¿Cómo es tu personaje de ‘Perro Amor’?
Mi personaje es Rocky Pérez es un cantante que va a conquistar con su música, su alegría de vida y sus ganas por la justicia. Es un muy divertido y no sabes cuánto lo he disfrutado porque a la vez me acerca al mundo de la música con el cual yo crecí. Además estoy contento con el elenco.

-¿Por qué aceptaste el rol de Rocky?
Me entusiasmó mucho el personaje porque es el bueno de la historia y es músico y cantante y eso de alguna manera es cumplir un sueño, porque en algún momento quise incursionar en la música.

-¿Cómo te sientes en tu regreso a Telemundo?
Estoy feliz de regresar a la televisión de Estados Unidos, Telemundo me ha recibido con los brazos abiertos. ‘Perro Amor’ es un gran desafío en mi carrera, mi madre es cantante de Bossa Nova, me crié con música, así que interpretar a Rocky que es cantante y bailarín es un reto actoral que me cautivó desde que el guión llegó a mis manos y entonces estoy cumpliendo con un sueño mío, en algún momento quise incursionar en la música y no lo había hecho antes porque se me abrieron las puertas a la actuación. Yo me crié entre Brasil y México y por eso creo que hago parte de esas dos culturas con mucho sabor. Rescato de los cariocas esa alegría de vida que tienen, y mi mamá la tiene sin duda, es una mujer a la que admiro mucho, tiene una manera positiva de ver la vida y esa fuerza de los mexicanos, y por eso siempre digo que me siento como una caipirinha con tequila.

-En Telemundo se te ha visto en papeles de villano, ¿aceptaste este personaje para no encasillarte?
Exactamente, no quiero encasillarme. Como actor creo que hay que probar cosas nuevas.

-¿Qué piensas de los "perros" infieles que aparecen en la telenovela?
Mira, cada quien obviamente decide como ser, pero a mi personaje, Rocky, no le parece para nada ser así, eso le parece desleal. En mi caso creo que ser así es tener falta de ética, pero tampoco voy al extremo, pues creo que hay coqueteos que me parecen que no dañan, que no son malintencionados, y creo que si un hombre está soltero y sin compromiso y desea ser así, pues allá cada quien.

-Ahora nos vas a decir que nunca has sido "perro"…
Bueno, es que hay una cuestión hormonal ahí. Cuando uno es más joven el sentido de aventura influye, uno empieza a conocer la vida y el amor y de alguna manera uno por ahí puede llegar a ser perro y, si es de mutuo acuerdo que dos personas acepten eso, pues está bien, el problema viene cuando ya estás con alguien y te pones de perro, ahí si no se vale.

-Pero entonces, ¿eres de los que rompe la regla aquella de que todos los hombres son infieles?
Sí, yo la rompo. Yo diría que no soy perro, soy perrón. Creo que decir que todos los hombres son perros es generalizar y uno va cambiando su comportamiento según la persona con la que esté.

-¿Y cómo hiciste para conquistar a Candela Ferro?
Fui muy insistente con ella y lo bueno es que la convencí. Ya llevamos tres años y mira te puedo decir que sin duda ha sido mi relación más importante y por lo mismo me ha tocado madurar en muchas cosas. He aprendido con ella lo que es la convivencia en pareja y hemos compartido mucho. Hemos disfrutado mucho de nuestra compañía, hemos viajado, nos conocemos, sabemos nuestros gustos y es tan bueno todo que hasta podemos descifrar lo que está pensando el otro sin hablar.

-¿Cómo definirías a tu novia, Candela Ferro?
Candela es el corazón, estoy contento y tranquilo, ya tenemos tres años juntos; me acompañó en mis proyectos en México así como yo la he acompañado en los suyos, ha sido la manera de mantener fresca y viva la relación porque las distancias son difíciles.

-¿Si fueras un canino qué raza serías?
Mira, yo soy flaco, entonces sería algo así como un afgano o uno que me gusta mucho, el rhodesian ridgeback que es una raza que me encanta porque en la columna vertebral tienen el pelo encontrado y a ellos entonces hay que acariciarlos de la cola hacia la cabeza y yo soy así.

-¿Cómo así, te gusta que te acaricien de la cola hacia arriba?
No, no, no (risas) no lo digo literalmente. A mí que me acaricien todo, lo digo porque es una raza inusual, es diferente. Me gusta que me acaricien la espalda.

-¿Y cuál es tu consejo para los "perros" que andan por ahí ladrándole a todas las faldas?
Que no sean tan perros, que se tienen que buscar un entrenador que los amaestre, que tienen que ir a la escuelita para que los entrenen más o agarrarse una bien tremenda para que los amansen, como a mí que me amansaron un poquito y aunque soy tranquilo todavía no me gusta usar correa.

-Protagonizaste en México ‘Eternamente tuya’, ¿cómo fue esta experiencia?
Ya me tocaba un protagonista. Además, me vino muy bien que TV Azteca me ofreciera el papel porque me permitió regresar a México tras cinco años de ausencia.

-¿Pesó mucho ser el protagonista?
Sí. Debes demostrar cierta disciplina y tener buena actitud para contagiársela al resto de compañeros.