Pandillas, Guerra y Paz II

Farfán culpa a Ricardo Castro
del motín en la cárcel

El grupo comando puede perder sus beneficios
Preocupado porque el primer intento de rescate de la joven norteamericana falló, el Coronel de la policía le advierte a Ricardo Castro (Juan Sebastián Calero) y a su pandilla sobre lo que les puede suceder si no cumplen con la misión que les asignaron. Además, Rasputín (José Herley Rojas,) se meterá en líos por usar en el lugar y en el momento menos indicado, las armas que se le asignaron para su labor con el gobierno. De otro lado, mientras las muchachas del barrio ayudan a Susanita (Susana Bolívar) a alistar maletas para su viaje al exterior, Shirley continúa ilusionándose con quien para ella sigue siendo el hombre de su vida, Richard. Él por su parte, piensa en las consecuencias que podría tener una relación entre los dos.

Regresa Ricardo y su pandilla
Han pasado 3 años y la vida de cada de uno de los personajes ha cambiado, Ricardo (Juan Sebastián Calero) y su pandilla, se encuentran recluidos en la cárcel ‘La Cayena’; mientras Mateo (John Alex Ortiz), Maryori (Patricia Sánchez), Blanquita (Desney Bernuis) y demás jóvenes de la historia, han tratando de sobrevivir y sobrellevar un pasado de violencia e infortunio que los marcó para siempre. Lucía (Tanía Falquez), la Jefe del Departamento de Resocialización Carcelaria, está dispuesta a colaborar para que los integrantes de la pandilla se reformen y reintegren de nuevo a la sociedad, por lo cual tratará de evitar que algunos maleantes de alto calibre tengan contacto con ellos.

La policía le dispara al maestro Nostradamus, y Ricardo se escapa de su celda para ayudar a sus amigos
Nostradamus (Jose Luis Paniagua) y Pacho (Francisco Bolívar) son detenidos e interrogados por los policías antimotines, pero el maestro se escapa, evade los controles de seguridad y entra a la cárcel para conciliar con las Fuerzas especiales y sus amigos. sin embardo, injustamente recibe un disparo por parte de uno de los uniformados. De otro lado, la doctora Lucía (Tanía Falquez), Directora de la Oficina de Resocialización Carcelaria, llega a la cárcel con dos personas de la Comisión Humanitaria para ubicar a Ricardo Castro (Juan Sebastián Calero) y sus muchachos y evitar que vuelvan a sus andanzas.

El maestro Nostradamus resucita, y Farfán culpa a Ricardo Castro del motín en la cárcel

Luego de haber sido declarado muerto por las autoridades, el maestro Nostradamus (José Luis Paniagua) revive en la morgue, dejando estupefactos a los funcionarios de medicina legal. Por otro lado, Farfán (Pedro Mogollón), el Director del Penal, declara en la rueda de prensa que los únicos culpables de lo que sucedió en la cárcel son Ricardo Castro (Juan Sebastián Calero) y su pandilla, pues ellos atentaron contra la vida de los guardias del penal y de los demás reclusos. En el barrio, los amigos de los muchachos están muy preocupados por la suerte de cada uno de ellos.

Ricardo y su pandilla son llevados al patio de alta seguridad de la cárcel
Después de que Ricardo Castro (Sebastián Calero) y la pandilla sean acusados de ser los propiciadores del motín en la Cárcel ‘La Cayena’, Farfán (Pedro Mogollón), el Director Nacional Penitenciario, afirma ante la prensa que el programa de resocialización no es efectivo. Lucía (Tanía Falquez) trata de defender a sus protegidos, pero parece que no hay nada que hacer, pues los muchachos ya no tendrán beneficios y por el contrario serán llevados al sitio trasladados al patio de alta seguridad donde se encuentra Tetris (Rafael Uribe) y Alfil , dos peligrosos delincuentes. Como si fuera poco, Lucía es despojada de su cargo.


Del 6 al 12 de febrero de 2010