Andrés Sandoval


Durante estos diez años de carrera artística, Andrés Sandoval ha tenido varios cambios en su apariencia física para la interpretación de diferentes personajes. Ha llevado el pelo largo como lo hizo con su personaje de Albeiro en la serie ‘Juego Limpio’, Nicolás en la producción ‘Las muñecas del mafia’, también fue travesti en ‘Tiempo Final’ y hasta llegó a convertirse en cantante de rock en la novela ‘Novia para Dos’.

Curiosamente, RCN Televisión, fue su primera casa laboral. Con mucho cariño, el actor recuerda que su primera incursión en televisión fue en el programa ‘Héroes de Turno’. “En esta serie interpreté un joven loco que se va de rumba y debido a su irresponsabilidad, tiene un accidente que lo deja invalido. De ahí en adelante, seguí haciendo papeles pequeños hasta que en el 2003 empecé a interpretar personajes más importantes”, afirma el actor, que está casado con Pilar Gómez, quién comparte con él su gusto y pasión por la actuación.

Pero las ambiciones de Sandoval van más allá de la actuación. Es por ello, que ha escrito guiones para cine, ha sido productor, director y le gusta estar detrás de cámaras, pues según él, así es más fácil entender el trabajo del actor. Ahora interpreta a Antonio, en la serie ‘Rosario Tijeras’, un personaje con el que espera seguir demostrando su madurez actoral.

-¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?
Lo más bello de mi trabajo, es la capacidad de creación que me genera todos los días, tanto en teatro como en cine y televisión. En ‘Rosario Tijeras’, lo más bello fue conocer una gente con la que poco a poco estamos formando una productora de cine. Estamos escribiendo proyectos, ya tenemos algunas series que hemos escrito en conjunto. Ha sido muy chévere ese proceso de retroalimentación artístico. Todos estamos encaminándonos en la dirección, la producción, la fotografía, etc.

-¿Cuáles son las características de Antonio, tu personaje en ‘Rosario Tijeras’?

Este personaje es muy curioso, he tenido la oportunidad de hablar con Jorge Franco y lo que nos planteamos fue un personaje como se dice en televisión blanco, es decir un personaje bueno, pero realmente por los azares y las desavenencias que puede tener una relación afectiva, en este caso, una relación amorosa o un capricho, porque se vuelve casi una patología caprichosa por Rosario, termina volviéndose un personaje que se ciega y termina teniendo una cantidad de equivocaciones y metiéndose en un mundo completamente desconocido para él. Es curioso pero ahí se nota como la sociedad realmente puede pervertir y manipular.

-Eres un actor muy comprometido con cada uno de tus personajes, ¿qué retos tuviste que enfrentar para interpretar a Antonio?
Para interpretar a Antonio tuve que buscar en lo más profundo de mi timidez. En la primera parte de la historia el personaje tiene 20 años, y es muy tímido. En la segunda etapa, aunque ha madurado un poco, sigue los pasos de Emilio, su mejor amigo, que es el extrovertido. Antonio trata de aprenderle muchas cosas. Ya después de que crece un poco, va adquiriendo más confianza en sí mismo. Y ya cuando se enloquece por Rosario, se desfasa y empieza a gritar a todo el mundo.

-¿Antes habías tenido la oportunidad de conocer gente de comunas?
Sí, hace mucho tiempo tuve un grupo de rock cuando vivía en Medellín y tuvimos la experiencia de tocar en algunas comunas. Hice muy buenas relaciones con gente de esos lugares y empecé a charlar con ellos, para conocer sus términos y de ahí tomar herramientas para mi personaje.

-¿Cómo te has sentido trabajando con Sebastián Martínez y María Fernanda Yepes?
Muy bueno, al principio no nos conocíamos, pero yo siempre he tenido la filosofía de que no existen protagonistas así la historia requiera de ellos, para mi la protagonista es cada escena, para que no salgan los brotes de estrellas que muchas veces quieren sobresalir y se tiran la historia. Llegamos a entablar este tipo de conversaciones con ellos de que lo más importante es que la escena salga bien.

-¿Has llegado a amar a alguien como Antonio lo ha hecho con Rosario?
A mi esposa, llevamos 8 años juntos, 3 de matrimonio. Es una relación muy fuerte.

-¿Cómo es tu esposa?
Mi esposa se llama Pilar Gómez, ella también es actriz. Nos conocimos en el teatro, siempre hemos actuado juntos en muchas cosas, ahora tenemos una empresa de teatro virtual que creamos los dos.

-¿Qué lugar ocupa ‘Rosario Tijeras’ en tu carrera profesional?
Quedó increíble, es la primera vez que me he sentido tan feliz con un personaje en televisión.

-Tus personajes son siempre del hombre bueno, ¿por qué siempre te has ido por esa línea?

Sí, generalmente, sobre todo por la carita de niño bueno (risas), me llaman para este tipo de personajes. He tenido otro tipo de experiencias en ‘Sin Retorno’ y ‘Tiempo Final’, pero a Antonio yo no lo clasificaría como un personaje bueno, yo creo que es el personaje más humano que he hecho, el que más equivocaciones me ha permitido resaltar del ser humano.

-¿Qué has hecho el tiempo que estuviste alejado de la televisión?
Estuve en un proyecto que todavía está en proceso, terminé de escribir mi película con un amigo, estuve en la parte de edición de la película ‘Póker’ en la que también trabajé como Director de actores. Disfruto mucho además de actuar de estar detrás de cámaras para entender más la actuación, me interesa ver cómo es el espectro de la dirección, la fotografía, creo que un actor tiene que tener claro todos esos conceptos.

-¿Qué sientes cuando actúas?
Que estoy vivo.

-¿Cómo llegaste a la televisión?
A través del teatro, toda mi vida he estado metido en el teatro, toda la vida fui muy inquieto con ese tema del arte dramático. En una interpretación teatral me vio un cazatalentos de televisión y me preguntó si me interesaba actuar en televisión, pero en ese momento le dije que no porque no estaba muy preparado, así toda la vida hubiera estado metido en teatro, profesionalmente nunca había tenido esa experiencia en televisión. Como a los dos años, esta persona me volvió a insistir y ahí fue donde arranqué. Empecé en el jardín infantil, siempre fui el protagonista de todas las obras de teatro, las profesoras nos inculcaron el amor por el arte. En el colegio fui el protagonista de los centros literarios que se organizaban en el área de español, luego a los 10 años hice mi primer taller de teatro y a los 17 años empecé a estudiar teatro como profesión.

-¿Cuál es la diferencia entre el teatro y la televisión?
Hay una gran diferencia, porque en televisión se maneja un ritmo más acelerado y vertiginoso, mientras que el teatro que yo hago es más de grupo, entonces puedo demorarme uno o dos años en un montaje antes de sacarlo a la luz pública.

-¿Cómo recuerdas tu participación en ‘Las Muñecas de la Mafia’?
Decidí trabajar realmente porque en ese momento tenía pensado crear una productora, tener mi propio teatro. Entonces debía aprovechar cualquier oportunidad que sea artística pero también buena económicamente para lograr mis fines.

-¿Crees que estas historias de narcotraficantes deberían ser más cuidadosas a la hora de producirlas?
Todo depende de la óptica con la que se mire el asunto, pero que es una realidad trágica del país es algo indudable.

-¿Qué personaje anhelas interpretar?
Representar ‘Hamlet’ completa, poderla hacer al estilo colombiano no sólo en teatro sino poderla llevar al cine y algún día poder hacer una serie bien interesante y terminar mi serie de televisión apocalíptica en la que estamos trabajando para ver cuándo la empezamos a producir.

-Cuando no estás trabajando, ¿qué te gusta hacer?
Ir a cine, me encanta ir a comer, me encanta arruncharme con mi esposa, me encanta ver televisión chatarra y sentarme a comer un brownie con helado.

-¿Qué te alegra el día?
Muchas cosas. Ver a mi esposa al lado, saber que tengo trabajo, buena salud, que mi familia está bien, que estoy tranquilo, que vienen muchas propuestas, que hay muchas puertas abiertas.

-¿Qué te pone de mal genio?
Tantas cosas (risas). Que me despierten a la hora que no tengo que despertarme eso me puede poner pero tatacoa.

-¿A qué no renunciarías?
Al arte, sobre todo a la actuación, yo no renuncio a la actuación.

-¿Cómo te llaman cariñosamente en tu casa?
Gato, por lo ojos porque todo el tiempo me la paso desperezándome como un gato y porque soy muy juguetón.

-¿Cuál es tu talento escondido?
La cocina, me encanta cocinar, mi especialidad son las carnes en general y los pescados.